Headline »

September 30, 2016 – 10:12 am

La Mesa Redonda de la TV Cubana les identifica como “Emisarios Latinoamericanos”. Se trata de los ciudadanos panameños Marcos Obando, Ricardo Ceballos y Paul Alba Caballero.
En esta edición del programa Mesa Redonda participa Iroel Sánchez como …

Read the full story »
Colaboraciones

Artículos y ensayos de colaboradores

Cuba

Noticias, notas y artículos sobre Cuba

eichikawa

Artículos y ensayos de Emilio Ichikawa

US-Mundo

Noticias y notas sobre Miami, US y el mundo

Correo

Opiniones y cartas del lector

Home » eichikawa

CUBA. Fan con móvil: “¡Eso sí es reguetón, no el reguetón de ahora!”

Submitted by on September 22, 2016 – 4:34 am

elvis2Emilio Ichikawa

El documental “La verdad del reguetón cubano”, realizado por La Madrina en homenaje al desaparecido reguetonero Elvis Manuel, confirma que dos de las percepciones sobre el reguetón cubano, la celebratoria (de las promotoras musicales de Miami) y la objetora (representada por las autoridades culturales de la isla), son reduccionistas.

Lo son porque limitan un proceso a su resultado. Porque un fenómeno cultural que tiene su historia aparece como un acto. Varios de los jóvenes músicos y aficionados entrevistados para el mencionado documental hablan del reguetón cubano en dos tiempos: el de “antes” y el de “ahora”. ¿A cuál de esos dos reguetones se refieren los sujetos de la política cultural cubana cuando aseguran que el reguetón no es música o es música de mala calidad? Creo que a ninguno, porque aprecian el hecho sintética y no analíticamente.

Entre los cuestionamientos más frecuentes al reguetón cubano está el de considerarlo portador de una moralidad rendida ante el consumismo y la objetomanía. Puede ser. Pero en todo caso, a juzgar por la gran mayoría de los testimonios recogidos en el filme, Elvis Manuel no aplica para ese concepto. Insisten en que era un joven de barrio, sencillo, que lo que logró ganar le dio para arreglar la casa de familia. En su testimonio para este trabajo de La Madrina dice Meysel: “Elvis iba por las calles, le compraba comida a los pobres, veía a alguien sentado y le compraba una caneca de ron. Era muy muy muy noble… Incluso a veces (lo) era demasiado.”

Tampoco podría decirse que fue frívolo o banal, porque dicen que vivió grave y carnalmente entregado a la música.

Para las empresas comercializadoras el reguetón no es arte porque es economía; para los funcionarios tampoco, porque es ideología. En los dos casos un pretexto actualista, carente de pasado y de futuro.

Se ha convenido en que Elvis Manuel debuta profesionalmente en el 2007. Tenía 17 años. Para dar algunas pistas sociales de la época, digamos que por entonces Raúl Castro recién había recibido una buena parte de las funciones que tenía Fidel, y se lanzaba internacionalmente el que llegaría a ser famoso blog de Yoani Sánchez: El lindero cubano para marcar la llegada a la Presidencia de EEUU de Barack Obama, con su perculiar visión de “la forma” de una política hacia Cuba.

En el documental una fan insinúa la temporalidad del reguetón cubano al decir refiriéndose a Elvis Manuel: “La verdad que, en su tiempo, sonó”. Por su parte William El Magnífico recuerda la existencia de una etapa dorada del reguetón cubano “Allá en Mantilla; cuando aquello las cosas eran un poco más espirituales”.

Henry Lazo abunda en los signos de aquel tiempo originario, en que Elvis Manuel impuso “una música que impactó a todos los jóvenes en este país; en ese momento la música se podía decir que ‘era de palo’ porque todos los backgrounds eran plagios, eran backgrounds puertorriqueños donde todos llegábamos y grabábamos encima…”.

Por su parte Pipey recordó que Elvis Manuel “llamó la atención del género para las masas. Él llegaba con un sello en la voz… una armonía que repetía muchas veces… tenía un tremendo talento… hay cosas que suceden en estos tiempos, porque hay gente que no tiene talento y está cantando. Si hay algo que recuerdo de Elvis es que se paraba en el escenario, sin moverse, y hacía subir las manos de la gente en el barrio. O sea que la voz de él llegaba al corazón”.

En efecto, la voz de Elvis Manuel no está estandarizada electrónicamente por una aplicación para teléfono celular. Más bien empata con otras voces penetrantes de la canción cubana, como las de Benny Moré y Carlos Embale.

El Jhona (Yhona) aclaró bastante el encantamiento que existe con el mítico reguetonero al apuntar que “Con Elvis Manuel fue cuando se empezó a hacer en el reguetón melodía, porque en el reguetón era más rappeado todo, underground; él fue el que mayormente introdujo la melodía en el reguetón”.

En cualquier caso, quienes tienden a sospechar del reguetón como género musical en un país mimado precisamente por su música, podrían reconocer que en ese panorama que consideran gris y uniforme Elvis Manuel es una indiscutible excepción; y además considerar la posibilidad de un análisis más histórico del reguetón, por etapas, con sus avances y retrocesos.

No fue un crítico de arte sino una muy joven fan del reguetón cubano quien comentó para el documental de La Madrina: “‘Ditú’, ‘Petróleo’, las tengo aquí en el móvil. El otro día estábamos en unos quince y pusimos todas las canciones de él. ¡Eso sí es reguetón, no el reguetón de ahora!”. A lo mejor el frívolo y banal este, y no el reguetón cubano por definición.

NOTA: Uno de los pocos (tal vez el único) testimonios explícitamente “políticos” del documental afirma que a Elvis Manuel no se le pudo concretar un homenaje anteriormente por irse, sino por la forma de irse.

IMAGEN: Elvis Manuel. En “cubaton.it”