Headline »

September 25, 2016 – 12:45 am

Esta vez, el subterfugio utilizado, explicó Yailin Orta Rivera, directora del periódico Juventud Rebelde, dirigido precisamente a este grupo etario, han sido un programa que oferta becas de verano para estadio e intercambio juvenil en …

Read the full story »
Colaboraciones

Artículos y ensayos de colaboradores

Cuba

Noticias, notas y artículos sobre Cuba

eichikawa

Artículos y ensayos de Emilio Ichikawa

US-Mundo

Noticias y notas sobre Miami, US y el mundo

Correo

Opiniones y cartas del lector

Home » eichikawa

Manuel Urrutia, penitente permanente

Submitted by on September 23, 2016 – 11:21 pm

sergio-lopez-headline-tamanho-okDr. Sergio López Rivero

Más que un recuerdo vivo, el Magistrado Manuel Urrutia Lleó duerme silenciosamente en la memoria de ese fenómeno histórico conocido como Revolución cubana. Sin embargo, su relevancia en la consolidación de Fidel Castro en el poder, alcanzó la altura de los protagonistas mejor cotizados. No se trata sólo de aquel Voto Particular absolutorio de los acusados en la Causa No. 67 de 1956, que legitimó el uso de la violencia contra Fulgencio Batista, desde su posición como Presidente de la Sala Tercera de lo Penal de Santiago de Cuba. Ni de su responsabilidad en el ascenso de Fidel Castro, de Delegado General del Presidente ante los institutos armados a Comandante en Jefe de las Fuerzas de Aire, Mar y Tierra. Si nos fijamos, no hay hecho trascendente desde el primero de enero hasta su exclusión del cargo de Presidente Provisional de la República el 17 de julio de 1959, en que Manuel Urrutia no participara con entusiasmo a favor del proyecto (o la variedad de proyectos) de Fidel Castro.

Otra cosa ocurrió a partir de entonces, cuando Manuel Urrutia se transformó de protagonista en uno de los principales antagonistas de esta historia. Decir que Manuel Urrutia fue uno de los principales críticos del giro hacia el comunismo de Fidel Castro, parece un cliché. Pero no lo es. Desde el exilio, uno de los principales valedores de Fidel Castro, se reinventó como un azote de la incipiente historia oficial.

Pasemos de puntillas sobre los detalles. Digamos que títulos como Fidel Castro y Compañía, S.A. (Herder, Barcelona, 1963) y Democracia falsa y falso socialismo (Vega Publishing Company, Inc., Englewood Cliff, New Jersey, 1975) constituyen verdaderas joyas bibliográficas para los estudiosos de aquellos años fundacionales. Eso sí, con el cuidado propio de los historiadores. La ansiedad por borrar (o justificar) huellas e indicios de su pasado castrista, condujo a Manuel Urrutia a algunos deslices innecesarios. Como cuando se refiere a la invitación a ocupar la candidatura del Movimiento 26 de Julio a la Presidencia de la República, luego de la fracasada Junta de Liberación Cubana, que le hizo por carta Armando Hart en nombre de la Dirección Nacional del Movimiento, el 15 de diciembre de 1957. Aparecer como candidato “de una juventud que lo está dando todo a cambio sólo de la honra de ser fiel a la tradición mambisa” (página 27), transcribe en Fidel Castro y Compañía, S.A. A lo cual añade en Democracia falsa y falso socialismo (página 86): “Es decir, a la tradición puramente democrática y en modo alguna comunista, de nuestros libertadores o mambises”. (El subrayado es nuestro).

DOCUMENTO: Tesis Doctoral del Dr. Sergio López Rivero en la Universidad de Valencia.Título: “De los Clubes Patrióticos 26 de Julio al Consejo Revolucionario Cubano. Diseños, comportamientos y transformaciones de la emigración cubana radicada en los Estados Unidos, 1955-1961. ” 475 páginas en PDF: (http://roderic.uv.es/bitstream/handle/10550/41749/Tesis_Sergio_correcion_FINAL_(2).pdf?sequence=1)