Headline »

September 30, 2016 – 10:12 am

La Mesa Redonda de la TV Cubana les identifica como “Emisarios Latinoamericanos”. Se trata de los ciudadanos panameños Marcos Obando, Ricardo Ceballos y Paul Alba Caballero.
En esta edición del programa Mesa Redonda participa Iroel Sánchez como …

Read the full story »
Colaboraciones

Artículos y ensayos de colaboradores

Cuba

Noticias, notas y artículos sobre Cuba

eichikawa

Artículos y ensayos de Emilio Ichikawa

US-Mundo

Noticias y notas sobre Miami, US y el mundo

Correo

Opiniones y cartas del lector

Home » eichikawa

Si hay un anticastrismo contra el embargo, ¿por qué no hay un castrismo a favor del embargo?

Submitted by on September 20, 2016 – 11:53 pm

logo-1Emilio Ichikawa

Yoani Sánchez aterrizó en Brasil en febrero del 2013 y en pocas horas, en el mismo primer tiempo, ya tenía anotado en la cancha del Parlamento brasileño el “hat trick” de los reclamos a EEUU del gobierno cubano:

1-Levantamiento del embargo
2-Devolución de la Base Naval de Guantánamo
3-Liberación de Los Cinco

¿Qué necesidad tenía el gobierno cubano de conseguirse una embajadora adicional como Yoani Sánchez para que le defendiera internacionalmente el núcleo duro de sus reivindicaciones frente a EEUU? A primera vista ninguna necesidad. ¿Se trataba entonces de una duplicación fútil?

De ninguna manera: Aquella oposición de Yoani Sánchez al embargo, aquella denuncia de la ilegalidad de la Base Naval de EEUU en Guantánamo y su pedido de libertad para Los Cinco, tenía la delirante peculiaridad de que se presentaba como opuesta al gobierno cubano; es decir, a quien precisamente llevaba tiempo bregando por similar lista de reclamaciones.

El posicionamiento de Yoani, diseñado para Yoani (o para alguien como Yoani, porque el argumento la precedió), tenía un objetivo a pesar de contradecir el sentido común y lucir como un gesto irracional respecto a fines.

Contraviniendo la cordura, la opinión pública pudo escuchar esta vez la misma agenda del gobierno cubano, pero blindada en sofismas, argucias y tretas dialécticas que la maquillaban como reivindicación del anticastrismo.

Yoani Sánchez, que ese día presentó su descomunal itinerario internacional, limpiaba de sospechas las tres demandas fundamentales del gobierno cubano sobre todo para cuando le tocara visitar EEUU, particularmente Miami, donde aún existía un anticastrismo indomado, cerrero.

Como se observa en el VIDEO de su comparecencia ante el Parlamento de Brasil, cuando Yoani pide el levantamiento del embargo inmediatamente agrega un pretexto para apaciguar a la opinión anticastrista. La estructura será la misma en las otras dos peticiones. Dice Yoani: “el embargo es una posición injerencista, que quiere cambiar la situación interna de un país desde otro país, eso me parece injerencista… el embargo no ha funcionado… como método de presión es un fracaso”. Hasta aquí el argumento de Yoani puede ser suscrito por cualquier funcionario del gobierno cubano, pero justo cuando se la empieza a percibir como pro-castrista, inmediatamente agrega un sofisma para eliminar la sospecha: “debe terminar el embargo cuando antes, es que el embargo es hoy la razón fundamental que muestra el gobierno cubano para explicar el fracaso económico y la represión política y social… quiero que termine el embargo, para ver cómo va a explicar el gobierno cubano su fracaso”.

El patrón se repite cuando señala la ilegalidad de la presencia norteamericana en la Base Naval de Guantánamo: Primero esboza la demanda y luego viene la justificación: “Soy una civilista, una persona que quiere el respeto a la legalidad, por tanto no puedo estar de acuerdo con un lugar donde se viola la legalidad, en cualquier país que sea”.

Y también en el caso de la libertad de Los Cinco. Por delante la petición: “yo pienso que deberían liberarlos”. Después la legitimación anticastrista (el público al que intenta apaciguar): “La cantidad de dinero que está gastando el gobierno de mi país en esa campaña… la cantidad de horas que se emplean en hablar de esas personas… en aras de eso… sencillamente el país no puede seguir financiando una campaña desproporcionada que ya tiene más de catorce años”.

No está de más preguntarse: Si se puede ser enemigo del gobierno o la Revolución cubana y compartir sus principales demandas frente a los EEUU; es decir, si existen enemigos del castrismo que están contra el embargo, contra la Base Naval y a favor de Los Cinco, entonces: ¿por qué no hay amigos del gobierno cubano a favor del mantenimiento del embargo, a favor de la presencia norteamericana en Guantánamo y contra Los Cinco?

NOTA: Aunque es contra factual, irregistrable en la “vida real”, el castrismo pro-embargo es teórica y para-lógicamente posible pues, por ejemplo, podría decirse que con el recrudecimiento del embargo, con el bloqueo, las penurias económicas templarían aún más la voluntad del pueblo y consolidaría la soberanía de la nación. También dificultaría la consumación del “golpe suave”, el capitalismo y la penetración ideológica.