Headline »

September 30, 2016 – 8:10 pm

MIAMI AUDIO: eichikawa, conversando con Edmundo García en “La tarde se mueve” (Viernes 30 de septiembre, 2016)
(https://soundcloud.com/ltsm/09302016-viernes)

Read the full story »
Colaboraciones

Artículos y ensayos de colaboradores

Cuba

Noticias, notas y artículos sobre Cuba

eichikawa

Artículos y ensayos de Emilio Ichikawa

US-Mundo

Noticias y notas sobre Miami, US y el mundo

Correo

Opiniones y cartas del lector

Home » Cuba

Manuel Prieres: El Joturo del Guaso y la pasión por descifrar a Cuba

Submitted by on September 17, 2016 – 4:41 am

manuel-prieresEmilio Ichikawa

Manuel Prieres ha conseguido los rótulos más ocurrentes y perdurables, en resumen más exactos, para dar cuenta de la historia reciente de Miami. Por ejemplo, le llamó “Operación Bayamo” al intercambio cultural Cuba-EEUU, presagiando que este seguiría atreviéndose en su intento de “colonizar” el exilio hasta traer al bayamés Pablo Milanés a Tierra Firme Miamense. Y así fue.
Le advirtieron: “Manolito, pero si Pablo también está haciendo críticas a la dictadura de los Castro”. Pero no se dejó sobornar por las tretas dialécticas de quien, precisamente, ha dicho que jamás podría pisar Tierra Firme porque le inhibe. Prieres es un intuitivo de la política y sabe anticiparse a las celadas.
Manuel Prieres ha vivido con probada honestidad la política cubana y cubanoamericana. Y de algún modo también la española. Cuando parece que no acierta, cuando sus opciones se distancian del flujo dominante, no cambia el rumbo. Simplemente espera. Se torna discreto: postea con menos frecuencia en su sitio “Villa Granadillo”, se va de viaje, medita, revisita imaginariamente la historia de Cuba y la naturaleza de Guantánamo… Hasta que los nuevos hechos lo reencuentran.
Prieres disfrutó el ascenso de la carrera política de David Rivera; que no empezó con la ambición de llegar al Congreso de EEUU sino con el sueño de convertirse en Alcalde de Cienfuegos. También sintió la caída en desgracia del joven político cubanoamericano, sancionado por sus enemigos y negado por quienes debían ser sus amigos. Pero no huyó. Y tampoco lo hizo cuando su admirado Ted Cruz quedó fuera de la carrera por la presidencia de EEUU.
Dicen que el Joturo del Guaso es un pez endémico de las aguas guantanameras; que es tan independiente que tiene su propio alimento, lo que le evita enrolarse en reyertas poco aristocráticas. Aunque el Joturo es un pez fuerte, es también muy sensible a los agentes contaminantes y necesita un alto grado de pureza para subsistir. Manuel Prieres, como el Joturo, se implica pero no se mancha.
A pesar de que le gusta perseguir noticias, escribir leyendas y escuchar a John Lennon, la verdadera pasión de Manuel Prieres es descifrar a Cuba. En un espacio de su casa ha fundado un estudio, que llama Akademo, desde el que pretende descubrir cómo es que en la isla fue posible una revolución como la de 1959. Buscando respuestas, el insomne Manuel sospecha de emigrantes haitiano-franceses influenciados por la Comuna de París, anda a la caza de cripto republicanos españoles… y por estos días se ha levantado “en alma” contra las versiones cinematográficas del ICAIC sobre su tierra oriental. Anda en una cruzada interpretativa contra los filmes “El joven rebelde” (Julio García Espinosa, 1961), Realengo 18 (Oscar Torres, Eduardo Manet, 1961) y el “Guantánamo” (1965) de José Massip.
Prieres es además un justiciero. De los pocos, quizás el único, que protestó contra los excesos de los guardaespaldas de Yoani Sánchez cuando visitó la Torre de la Libertad de Miami. Fue también el primero en percatarse de las tendencias “divistas” de un conocido líder del exilio cubano de Miami y, por puro reflejo, sin siquiera pensar en una negación y menos en una traición, se movió humildemente a un lado y fundó sus Miami’s Rockies.

En el video donde aparece el análisis de Manuel Prieres y Arnaldo Pubillones sobre el Guantánamo tras algunos filmes ubicados en esa provincia, existen varios momentos extraordinarios. Como el plante de Prieres por el origen guantanamero del término “contestatario” en su actual connotación; y el rechazo a la mala fama que el uso de la Base Naval como cárcel ha conseguido: “Nosotros, los guantanameros, no nos merecemos eso”, apunta Manuel.

Aún en los momentos de máxima pasión ideológica Manuel Prieres es una persona amable y respetuosa. Del incansable afán periodístico por acercarse a sus compatriotas han salido miles de preguntas. Ninguna ofensa. Ningún reproche.

IMAGEN: Manuel Prieres: Villagranadillo

VIDEO: Los guantanameros Manuel Prieres y Arnaldo Pubillones sobre el otro Guantánamo tras “Realengo 18” y otros filmes. (Parte 1)