Headline »

September 25, 2016 – 12:45 am

Esta vez, el subterfugio utilizado, explicó Yailin Orta Rivera, directora del periódico Juventud Rebelde, dirigido precisamente a este grupo etario, han sido un programa que oferta becas de verano para estadio e intercambio juvenil en …

Read the full story »
Colaboraciones

Artículos y ensayos de colaboradores

Cuba

Noticias, notas y artículos sobre Cuba

eichikawa

Artículos y ensayos de Emilio Ichikawa

US-Mundo

Noticias y notas sobre Miami, US y el mundo

Correo

Opiniones y cartas del lector

Home » Cuba

¡Pero qué chévere! (Guaguas para emigrantes cubanos)

Submitted by on August 26, 2015 – 11:21 pm

logo 1Emilio Ichikawa

Representantes de seis países latinoamericanos (Guatemala, Costa Rica, México, Honduras, El Salvador y Panamá) se reunieron este lunes 28 de diciembre para decidir si abrían paso o no a miles de emigrantes cubanos hacia EEUU, que aún se encuentran trabados en Centroamérica.

¡Pero mira qué chévere! El sexteto de países resolvió, según un documento publicado en la página oficial del Ministerio de Relaciones Exteriores de Costa Rica, que “Los miles de cubanos que se encuentran en territorio costarricense podrán continuar su camino hacia los Estados Unidos”. Un artículo de Joel Suncar en el periódico guatemalteco Prensa Libre señala que los países propiciarán “en un corto plazo” una travesía ordenada a través de México, para que los migrantes logren “la finalidad de internarse en territorio de los EEUU”.

Pero… ¿con anuencia de EEUU?

El itinerario acordado es el siguiente: Los miles de cubanos saldrán de Costa Rica vía aérea hasta El Salvador. En este país abordarán guaguas (ómnibus o buses), atravesarán Guatemala, gran parte de México… y desde aquí alcanzarán los EEUU.

Según declaraciones del Canciller de Costa Rica Manuel González, para esta solución aplicarían todos los cubanos que en este momento se encuentren en territorio costarricense. Agregando que esta sería una medida “excepcional” que no beneficiaría a ningún cubano más; es decir, que llegue después de este acuerdo. De modo que, o los cubanos dejan de usar a Costa Rica como vía de tránsito a los EEUU; o la siguen utilizando bajo el riesgo de que, si son detenidos, sean devueltos a Cuba; como de hecho ya estaría sucediendo: “Migración informó de que un primer grupo de 56 antillanos ya se encuentra en el Centro de Aprehensión Temporal de Hatillo y que serán enviados a su país de origen siguiendo el debido proceso”, dijo el periódico costarricense La Nación el 26 de diciembre.

Por su parte el Canciller de Guatemala Carlos Raúl Morales dijo que su gobierno permitiría la travesía de los emigrantes cubanos por su territorio con dos condiciones:

1-Que se garantice que los cubanos no retornarán más a Guatemala (quizás previendo que algo pueda suceder en México o en la frontera con EEUU).

2-Que el traslado (el viaje en guaguas a través de Guatemala) no represente gasto para su país.

Aunque el Canciller Bruno Rodríguez comentó ayer lunes 28 de diciembre en la Asamblea Nacional de Cuba que “No tengo ningún dato de la reunión técnica del Sistema de Integración Centroamericana (SICA) que se está realizando hoy en Guatemala”, lo cierto es que en sus declaraciones hubo posiciones y hasta términos que luego se vieron aparecer en los documentos salidos de dicha reunión en Guatemala, como que la movida de cubanos tendría que ser “rápida”, a “corto plazo”. Agregó el Canciller Rodríguez: “Cuba solicita que la solución para los miles de migrantes cubanos en Costa Rica sea adecuada, tome en cuenta el bienestar de esos ciudadanos y sea lo más rápida posible”.

Por su parte EEUU se limita a tomar posiciones con cautela, como si las cosas no estuvieran sucediendo realmente. En un artículo de Gilberto Ariel Artola aparecido en el periódico nicaragüense El Nuevo Diario el día 19 de noviembre, la Embajadora de EEUU en Nicaragua Laura F. Dogu declaró que “Los Estados Unidos va a darles permiso de vivir (a los cubanos) si llegan a los Estados Unidos, ahora ellos están en otros países y estos tienen la responsabilidad de cuidar a esos migrantes que están pasando por su territorio”.

Aunque el contenido de lo tratado no trascendió, una nota del 30 de noviembre en el sitio del MINREX dio a conocer que en las conversaciones migratorias realizadas entre Cuba y EEUU salió a relucir “la situación creada en Costa Rica y otros países de la región”.

Lo anterior demuestra que si bien los extremos de la soga (EEUU como punto de llegada y Cuba como punto de partida) de este problema no son protagonistas en el escenario visible, estarían participando (por lo menos) en la tramoya del evento.

Lo que técnicamente podemos llamar “derecha cubanoamericana de Miami”, afiliada en su mayoría al Partido Republicano, favorable al candidato Jeb Bush pero proclive a simpatizar con las declaraciones sobre el tema migratorio hechas por Donald Trump, no se siente cómoda con el “tipo antropológico” de cubano que resulta de una mirada general a los migrantes en Costa Rica.

Este grupo político miamense suele comparar la situación actual con otros hitos migratorios, reconociendo que no ha guardado la misma actitud. Cuando en el año 1994, durante la llamada “crisis de los balseros”, el gobierno de Bill Clinton llevó a cubanos temporalmente a la Base de Guantánamo, en Miami hubo una amplia reacción de apoyo porque percibían a los balseros como “fugitivos políticos”. O incluso como emigrantes económicos que venían a comer carne de puerco, pero que no olvidaban disolver en el mojo, junto a la naranja agria, una porción de anticomunismo.

Varios periodistas y activistas miamenses han podido constatar en Costa Rica la negativa de algunos de los migrantes cubanos a considerarse desertores políticos. Y entre los que hacen críticas al castrismo, no todos resultan creíbles a Miami porque manejan consignas demasiado trilladas y por ello sospechosas. Ya es de dominio general que la isla produce, como inmejorable renglón exportable, expertos en zalamerías para seducir al Miami anticastrista con lo que este desea oír.

Conversando con algunas personas involucradas en este problema he podido conocer, de modo informal, que ocasionalmente los Congresistas cubanoamericanos mostraron deseos de presentarse en la zona de conflicto, y fueron desaconsejados de hacerlo; precisamente teniendo en cuenta el perfil electoral del votante miamense. También, que las autoridades administrativas de Miami han intentado que se considere explícitamente la existencia de una situación de emergencia (crisis) migratoria en la ciudad para recibir ayuda federal, sin obtener respuesta.

Pero el comentario más pintoresco que he escuchado, y que el protagonista lo calla por pudor, es que cuando gente del periodista Ramón Saúl Sánchez, líder del Movimiento Democracia, visitó en sus refugios a estos grupos de migrantes para ofrecerles apoyo, algunos de ellos fueron donde las autoridades costarricenses y les pidieron que, por favor, “no dejen pasar más a contrarrevolucionarios vinculados a Miami”.

Cierto estado de opinión ambiente en Miami sobre los actuales migrantes cubanos en Centroamérica, es quizás lo que recientemente llevó a Jeb Bush a hacer en Hialeah un malabarismo retórico, diciendo que apoyaba a los emigrantes pero que hay que seguir la ley, y a EEUU no se puede entrar como a la gente le venga en ganas… aunque exista el Ajuste Cubano.