Headline »

September 29, 2016 – 7:17 am

Emilio Ichikawa
El presidente de Brasil Michel Temer envió una carta al presidente de Colombia Juan Manuel Santos transmitiéndole “uma mensagem de confiança e esperança com o acordo de paz selado com as Forças Armadas Revolucionárias …

Read the full story »
Colaboraciones

Artículos y ensayos de colaboradores

Cuba

Noticias, notas y artículos sobre Cuba

eichikawa

Artículos y ensayos de Emilio Ichikawa

US-Mundo

Noticias y notas sobre Miami, US y el mundo

Correo

Opiniones y cartas del lector

Home » eichikawa

Estancados

Submitted by on December 17, 2015 – 7:22 am

53421-fotografia-gEmilio Ichkawa

Si la prensa de Miami cerró anoche a todo tren presentando la realidad de la isla como un territorio devastado por el hambre, la insalubridad, el miedo y la ganas de tomar la hembra, el macho, la mula o el arreo (Serrat dixit) para dejar el pueblo atrás, al despertar encontramos a la prensa de Cuba mostrando a esa misma isla como un mar de felicidad: Premio para Fidel en Honduras, premio regional para la pertiguista Yarisley Silva, nominaciones de películas cubanas en los Goya, premios para teatristas cubanos en New York, presidentes que llegan a La Habana para cumplimentar visitas amistosas o salen satisfechos de las ya consumadas, peloteros que se contratan en ligas extranjeras y peloteros que regresan en buena onda… En fin, o los cubanos continuamos aún atrapados en la trampa propagandística de una guerra fría anacrónica e interminable que no sabemos cómo superar, o de verdad existimos en 4D entre dos infiernos y dos paraísos simultáneos. Según se mire.

Se dice con frecuencia que los cubanos más jóvenes y recientemente llegados a Miami están desideologizados y solo les interesa el dinero. Es falso. Ojalá se tratara de eso.

Si así fuera, todas las Cubas pudieran salir de este enorme bache a través del pragmatismo que presupone el cinismo. Los jóvenes que llegan, digamos mejor que muchos de ellos, también están enredados en la dicotomía castrismo-anticastrismo.

De la peor manera; que es la que se vale de esa querella para “estar”, porque no conocen otra forma de socializar. Junto a un vino o un porro, en una piscina o en una cama, el cubano de Miami no habla de deporte, pintura, cine, viajes o negocios… Habla de castrismo. Y de anticastrismo. En Miami, el numeroso personal que se mueve en los ambientes de la prensa, la radio y la televisión, se califica a través de la labia que es capaz de mostrar en el tema de Castro. En ese fraseo muestra su valor; enamorando o decepcionando.

Recientemente, en la presentación de un filme del director Vilaplanas, cubanos muy jóvenes gritaban irreflexivamente “Muera el tirano”, “Abajo la dictadura”, “Democracia ya”. En una actual telenovela que presenta Telemundo sobre Celia Cruz, llena de lugares comunes, la cantante cubana (interpretada por Aymee Nuviola) le dice plásticamente a un estereotipado guardia, como salido del filme “Antes que anochezca” sobre la obra de Reynaldo Arenas: “Yo no colaboro con ustedes”. Mientras, Gilberto Reyes (el Mikimbín), que se tiene -que tenemos- como un cubano inteligente (en términos de actores), apareció ayer en TV anunciando el personaje de miembro de la Seguridad del Estado que hace en un filme del realismo anti-socialista miamense… Nada, que de esto parece que no se sale.

Y lo peor es que, aburridos del círculo viciante, los mejores cubanos se están desmarcado de la problemática nacional; zambulléndose definitivamente en la realidad de los países donde han fijado residencia o en sus micro entornos vestales. Tal y como hizo en Miami la mejor parte del exilio cubano de los años 60 y 70, que no participa, que en términos públicos es como si no existiera en el sur de Florida; dejándole el problema político de Cuba a los compatriotas más ignorantes y a los facinerosos.

NOTA 1: En la comparecencia televisiva de que hablo, bastante breve, el actor Gilberto Reyes (Mikimbín) afirmó que “hace un año que decidí no hablar más de Cuba”. Es decir, desde el 17 de diciembre de 2014, cuando Raúl Castro y Obama anunciaron sus pactos. Reyes hizo una imitación de la forma atropellada en que hablaría un pelotero cubano, agregando que esas emisiones guturales no tienen importancia, ya que detrás de ellas debe haber unos poderes funcionando que, por el gesto que hizo, no se pueden contrarrestar desde la televisión de Miami. Una apreciación muy realista.

NOTA 2: La fuerza gravitacional del anticastrismo-castrismo social es tan chupante, que hasta el último de los virtuosos, el escritor de origen pinareño Luis Agüero, ha tenido que ceder y lanzar un texto a través de una de esas “impresoras” (“editorial” sería un término inexacto) locales que concientemente prefería ignorar. Pero así seguro nos pasará a todos; porque, como se decía en La Habana: “Esto es muy fuerte”.

-IMAGEN: Falco: jr