Headline »

September 30, 2016 – 10:12 am

La Mesa Redonda de la TV Cubana les identifica como “Emisarios Latinoamericanos”. Se trata de los ciudadanos panameños Marcos Obando, Ricardo Ceballos y Paul Alba Caballero.
En esta edición del programa Mesa Redonda participa Iroel Sánchez como …

Read the full story »
Colaboraciones

Artículos y ensayos de colaboradores

Cuba

Noticias, notas y artículos sobre Cuba

eichikawa

Artículos y ensayos de Emilio Ichikawa

US-Mundo

Noticias y notas sobre Miami, US y el mundo

Correo

Opiniones y cartas del lector

Home » eichikawa

A propósito de la concentración de migrantes cubanos en Centroamérica

Submitted by on December 18, 2015 – 11:33 pm

49616-caricaturas-gEmilio Ichikawa

Se ha dado por sentado, sin cuestionamiento estadístico, que la cifra de migrantes que ha salido de Cuba en los últimos meses no guarda proporción con el número en que venían haciéndolo con anterioridad. Por lo que más que en presencia de la continuación de un fenómeno hay una ruptura cualitativa en la serie. Y disculpen la jerga dialéctica.

Algunos observadores acotan que aunque lo acontecido es efectivamente un hito, esto no quiere decir que sea algo nuevo; pues esos mismos hitos o explosiones migratorias son consustanciales a la “línea natural” del proceso migratorio cubano. Camarioca, Mariel y la llamada Crisis de los Balseros de 1994 alcanzarían para demostrarlo.

Hay algo por precisar: La acumulación de miles de emigrantes cubanos en Centroamérica, ¿se ha producido porque el flujo se ha multiplicado, o porque aun manteniéndose el mismo volumen de emisión la corriente se ha interrumpido porque ha aparecido un dique? Como ha dicho recientemente un amigo: “La salida se entonga porque Nicaragua cerró. Hasta el momento era un flujo constante de 150-200 diarios.”

Quienes han aceptado lo Segundo (como mi amigo), han identificado ese dique con:

1-Desarticulación por vía policial-penal de algunas de las bandas de coyotes que debían garantizar la fluidez de la emigración ilegal.

2-La voluntad política de algún o algunos gobiernos en que esta vía migratoria se clausurara. (Para lo que hubieran procedido a detener esos coyotes, de cuya existencia conocían o no; o simplemente decidido cerrar fronteras).

Sobre el presunto interés de algunos gobiernos o grupos de poder en cerrar el paso a la emigración cubana a EEUU a través de Centroamérica, se han esgrimido al menos dos motivaciones:

a-Crear una crisis que permita generalizar el debate sobre la Ley de Ajuste Cubano en EEUU con el decidido propósito de eliminarla.

b-Participar en las ganancias de un negocio que por tierra se les va de las manos, pero que por mar (vía directa Cuba-EEUU o con escala en México) podrían controlar.

Pero hay otro enfoque de este asunto que me resulta más interesante pues sitúa la causalidad de la migración en la racionalidad del propio emigrante.

Hay que gente que sugiere que el emigrante cubano habría dado un voto de confianza al gobierno de Raúl Castro para que llevara adelante sus reformas económicas. Según esta lógica, si las reformas de Castro-Murillo daban resultados tangibles ellos hubieran permanecido en la isla disfrutando de las buenas nuevas; pero al ver que las reformas no ofrecían frutos, que la fructificación demoraba, pues se largaron a montones. (Esto valdría también para los ciudadanos de países donde se hicieron primaveras árabes, como Libia y Túnez, y emigran a Europa en cantidad creciente, sin esperar las “ventajas” de la democracia).

Este razonamiento es un ejemplo de lo que se conoce como paralógica; es decir, silogismos que lucen coherentes pero resultan equivocados por la falsedad de sus bases.

Otra de las causas que se sitúan en el ámbito decisorio del migrante es la que asegura que los cubanos de la isla han sido atemorizados con la idea de que de un momento a otro la Ley de Ajuste Cubano se va a derogar y ellos, que a lo mejor tenían pensado emigrar más tarde, sin demasiada prisa porque quizás suponían que la Ley de Ajuste era eterna, se mandaron a correr hacia el mar, la Embajada de Ecuador u otras rampas migratorias. Esto es una falacia parecida a la anterior; e igualmente válida como “adhocismo” cuando no se intenta hacer un paciente esfuerzo para entender los procesos.

Entre todo esto creo que habría que considerar otras dos cuestiones, que no dejan de ser igualmente cuestionables:

I-Los términos ideológicos y morales en que se presenta públicamente el “proceso de actualización” migratorio eliminó en muchos cubanos partidarios (más o menos entusiastas) de la Revolución el tabú o principio ético vinculado al (no) abandono del país, que hoy queda como reserva patrimonial de algunos fidelistas radicales. La retórica utilizada no solo absuelve de culpas a los que hoy se van, sino a juzgar por algunos discursos oficiales hasta los glorifica.

II-Las concesiones ideológicas de la Revolución Cubana, que a través de algunos voceros ha reconocido que se va a sustentar económicamente en tratos con el capital extranjero, y que de algún modo va a instaurar un capitalismo nacional sui generis, termina con la motivación de muchos “revolucionarios” que se aferraban a una lealtad radical para permanecer en la isla.

Según los términos de la “reforma económica”, llegar al presente de EEUU, de Canadá o de España es casi lo mismo que llegar al futuro de la Cuba raulista.

-ILUSTRACION: Por Falco, en jr