Headline »

September 27, 2016 – 10:50 am

Desde el avión presidencial (septiembre 27, 1970), el consejero de Seguridad Nacional Henry Kissinger llamó a su asistente militar, coronel Alexander Haig, para que insistiera con el embajador soviético en Washington, Anatoli Dobrinin, en el …

Read the full story »
Colaboraciones

Artículos y ensayos de colaboradores

Cuba

Noticias, notas y artículos sobre Cuba

eichikawa

Artículos y ensayos de Emilio Ichikawa

US-Mundo

Noticias y notas sobre Miami, US y el mundo

Correo

Opiniones y cartas del lector

Home » eichikawa

Katiuska Blanco: Fidel Castro me convirtió a mí en editora; cuando se enferma, me pide a mí que vele

Submitted by on December 17, 2015 – 11:24 pm

katiuska blancoEmilio Ichikawa

Katiuska Blanco, una periodista a quien ya se le reconoce públicamente con el título de “biógrafa oficial de Fidel Castro”, concedió una entrevista a RT-A. De hecho el periodista Oliver Zamora Oria, quien la entrevista en su propia casa para esta ocasión, la presenta como la biógrafa del líder de la Revolución Cubana Fidel Castro”.

Zamora dice que Blanco lleva 20 años estudiando la vida y la obra de Fidel Castro; lo que realmente no es mucho, si tenemos en cuenta que existen historiadores que se dedican a esto mismo por más de 50 años, como Marta Rojas.

A Blanco se le adjudica, sobre lo anterior, haber sido una destacada reportera de guerra en Angola. Su referente profesional en este caso, según confesó, fue Pablo de la Torriente Brau; a quien además de como corresponsal define como militante solidario de la República Española, lo que confirma ese reflejo del periodista formado en Cuba (muchos de los cuales viven hoy en Miami), que solo funcionan cómodamente si se prenden de una causa social que les pre-determine la elección e interpretación de los acontecimientos. Un periodista cubano sin directiva política es un ser a la deriva.

Blanco, por ejemplo, no habla de los “cedros” porque le interesa la botánica ni porque es una paisajista, sino porque en Birán existe ese tipo de árbol y entre ellos se paseó Fidel. Todo, o casi todo, le llega al periodista cubano (no solo a Blanco) dictado desde la causa asumida. Extrínsecamente.

Katiuska Blanco afirma que hay que “involucrarse”, que el periodista no debe escribir desde un hotel; sin considerar que el trabajo de biógrafa de Fidel Castro es esencialmente sedentario, seguro, casi puede decirse que blindado. Y eso se comprueba incluso en los protectores globitos que le pichea Oliver Zamora durante la entrevista. Por ejemplo, esta pregunta de Zamora, timorata, de “tirencoge”, es vergonzante: “Katiuska, el líder de la Revolución Cubana Fidel Castro ha sido una de las figuras históricas más queridas de los últimos tiempos, pero también una de las más vilipendiadas; aunque todos reconocen, como dice García Márquez, su grandeza; en ese sentido, ¿qué importancia tiene que su vida, que la vida de su familia, de la propia, esté plasmada en libros digamos que para la eternidad?”.

No obstante haberle dejado el balón picando, a Katiuska Blanco le incomoda la afirmación de Zamora sobre que la figura de Fidel Castro es “también una de las más vilipendiadas”. Sencillamente no lo puede aceptar; no lo concibe. Y Blanco dedica entonces un alegato muy poco convincente para justificar lo anterior. Una respuesta delirante, donde de pronto pasa a emitir como propias ideas que obviamente ha memorizado de los textos de Fidel Castro sobre la globalización, la pobreza, la desigualdad… Lo que ya bordea el interés psiquiátrico.

Katiuska Blanco dice que una de las características de Fidel Castro es que nunca ha ofendido a nadie: “incluso, al hablar de los adversarios, lo hace con respeto, evaluando los errores, o los conceptos, o las vidas equivocadas, pero lo hace con mucho respeto y siempre teniendo muy en cuenta si hay, por ejemplo, descendientes vivos. Es muy cuidadoso. Él sabe que su palabra pesa, que su juicio es para siempre, al evaluar o al caracterizar una persona; o a una personalidad histórica también. Y entonces es muy cuidadoso… en todo lo que él dice”.

Como Blanco ha dicho que ahora está estudiando los discursos de Fidel, vamos a regalarle próximamente, sacada de esos mismos pronunciamientos, una decena de frases que ponen en entredicho esa forma “cuidadosa” que le adjudica a Fidel Castro cuando se ha referido a enemigos, o incluso a amigos con los que se ha cabreado.

Blanco recuerda su primer encuentro con Fidel Castro de esta manera: “El primero fue porque yo publiqué un libro que se llamaba ‘Después de lo increíble’, que abordaba la historia de la expedición del Granma; y bueno, cuando ese libro se publicó, los compañeros de la Juventud me pidieron que dedicara uno al jefe de la Revolución, al Comandante en Jefe. Yo recuerdo que le escribí: ‘Las palabras pueden obrar el milagro de la proximidad’… Unas 72 horas después fue que él me convocó allá a Palacio’”.

Katiuska Blanco se expresa de una forma poética, en estilo cantor, declamatorio, como si se estuviera refiriendo a una persona ya fallecida. Sus oraciones se alargan melancólicamente, impostando dulzura (me recuerda a Uva de Aragón cuando habla sobre Hernández Catá); algo que el entrevistador Oliver Zamora degusta y aprueba con una sonrisa no menos tierna. El entrevistador confiesa que al leer los libros de Blanco sobre Castro percibe “un sentido intimista, sentido de precisión tremendo, como si usted hubiera sido testigo directo de esos acontecimientos…”.

Pero si fue frívolo el comentario de Zamora al calificar como “tremendo” el rigor de Blanco, la confesión de la entrevistada acerca de su metodología desborda lo obvio: “Yo creo que es muy importante estudiar mucho, creo que es muy importante también empaparse de un tiempo, de una época, de un lugar…”.

“Sabes que Birán -le aclara Blanco a Zamora- es el lugar donde Fidel nació, en el oriente de Cuba”; esta “revelación” demuestra que esta entrevista sirve más para entender a lo que puede llegar un periodista al servicio de un encargo biográfico (no solo Blanco, recientemente otros periodistas cubanos como Amir Valle, han recibido encargos biográficos), que para enriquecer las investigaciones e interpretaciones sobre Fidel Castro. No se aporta siquiera un hecho de interés en una conversación que se extiende por casi media hora. (Video entrevista en RT-A)

NOTA: Ya que Katiuska Blanco enfoca a Fidel y Raúl Castro como un resultado de la Casa Birán (como se comprueba en la anterior entrevista), sus homólogos en España no serían los biógrafos de Franco sino más bien los especialistas en Casa Real. De modo que Blanco aplicaría como una suerte de Jaime Peñafiel cubana.