Headline »

September 26, 2016 – 5:35 am

I)-“Fidel Castro: ¿Uribe?
Uribe: ¿Sí?
Fidel Castro: ¡Aaaah! ¡Sabía que ibas a estar despierto! ¡Eres un ave nocturna como yo!”
El presidente Castro y yo nos llevábamos muy bien –para sorpresa de algunos, y en los últimos años …

Read the full story »
Colaboraciones

Artículos y ensayos de colaboradores

Cuba

Noticias, notas y artículos sobre Cuba

eichikawa

Artículos y ensayos de Emilio Ichikawa

US-Mundo

Noticias y notas sobre Miami, US y el mundo

Correo

Opiniones y cartas del lector

Home » Cuba

Guantánamo: Un caso de irracionalidad en la inversion estatal (La Embotelladora de Agua Mineral Natural Sierra Canasta)

Submitted by on December 11, 2015 – 4:47 am

Lilibeth Alfonso

(V)-Y así, luego de los controles sanitarios de rigor y de un régimen especial de vigilancia por especialistas de Higiene y Epidemiología, la flamante Embotelladora de Agua Mineral Natural Sierra Canasta volvía a producir a un ritmo diario de 700 cajas de 12 botellas cada una. El reinicio recibió, de nuevo, todos los honores y todos los augurios: la tercera embotelladora de agua mineral natural ya estaba de nuevo en posición de reinar en el mercado oriental en moneda convertible y, si todo seguía como en los primeros días, expandirse como un producto exportable para varios países del Caribe.

Pero la buena nueva duró poco. Ni dos meses después, a esta reportera le sorprendió la puerta cerrada de la fábrica un jueves a las 10 de la mañana, y solo dos semanas después, llegaba la confirmación terrible.

Sierra Canasta ya no sería una embotelladora de agua mineral natural, sino una de agua mineral tratada…, algo que no es un desastre en sí mismo pues investigaciones actuales revelan que en países como México -el mayor consumidor de este producto en el mundo- al menos el 40 por ciento de la que se comercializa es purificada o alterada en su contenido mineral.

El problema es la inversión sobre la inversión sobre la inversión. El problema es lo difícil que resulta creer que ninguno de los expertos de antes y de después haya sido capaz de prever que, en realidad, no era factible usar una fuente acuífera a la que era imposible imponerle toda la protección sanitaria requerida. El problema es también que a los 260 mil euros del equipamiento y los miles de pesos cubanos que fueron desembolsados por el Gobierno para la obra civil y los trabajos para asegurar el yacimiento, tendrá que sumarse para el nuevo empeño la compra de una planta de tratamiento y una tubería de acero inoxidable para sustituir a la novísima de polietileno que hoy encamisa el pozo. (En Venceremos)