Headline »

September 30, 2016 – 8:10 pm

MIAMI AUDIO: eichikawa, conversando con Edmundo García en “La tarde se mueve” (Viernes 30 de septiembre, 2016)
(https://soundcloud.com/ltsm/09302016-viernes)

Read the full story »
Colaboraciones

Artículos y ensayos de colaboradores

Cuba

Noticias, notas y artículos sobre Cuba

eichikawa

Artículos y ensayos de Emilio Ichikawa

US-Mundo

Noticias y notas sobre Miami, US y el mundo

Correo

Opiniones y cartas del lector

Home » eichikawa

El sentido del humor ayuda al pueblo a soportar apagones y miserias

Submitted by on December 7, 2015 – 11:53 pm

1Emilio Ichikawa

El país está lleno de problemas.

Como al país realmente lo controlan los militares, retirados o en activo, y la prensa no dice lo que hace falta, los comediantes asumen la crítica social. El deseo de escuchar cosas nuevas es tal, que los géneros bufos cobran amplia demanda. Atraen tantas personas que, además de acaparar la credibilidad espistémica escamoteándosela a la ciencia, los chistes se convierten en un gran negocio. Los comediantes ya ganan tanto dinero como los músicos.

Son osados. Los cuentos sobre la corrupción de los abogados se hacen en clubes, fiestas y teatros a los que asisten jueces, fiscales y defensores de oficio. Es decir, los mismos aludidos; que entonces se ruborizan con sus travesuras morales. Los chistes sobre la prepotencia de la cúpula militar corren en las bodas de las hijas de los Generales y en los bautizos de los ahijados de las Coronelas. La burocracia coge lo suyo, en estudios de televisión donde concurren embajadores, ministros y administradores.

El pueblo se ríe a carcajadas del tratamiento dramatúrgico que hacen los cómicos de la clase dominante y gracias a esa descomprensión, por ese sentido del humor que caracteriza a la nación, se han podido sortear muchos años de apagones, incomodidades y escaseces.

Cuando se leen cosas como estas, y se cae en la cuenta de que se está hablando de los nigerianos y no de los cubanos, tiembla la acerita de la identidad, que durante tiempo hemos encofrado con vulnerables estereotipos.

Este sábado 5 de diciembre (2015) el periódico The New York Times publicó un artículo de Norimitsu Onishi titulado “Nigeria’s Comics Pull Punch Lines From Deeper Social Ills”. En el texto parece disfrutarse, con una mezcla de esperanza y negligencia, la ebullición social que existe en Nigeria a pesar de “algunos males” como el terrorismo y la corrupción. Las evaluaciones mejores en ese dinamismo son para los comediantes.

Un video del célebre comediante nigeriano conocido como Basketmouth (aliteralmente me quedo con “Boquepomo”), subido a YouTube por Al Jazeera con el título de “My Nigeria – Trash Talking”, muestra a un actor efectivamente muy talentoso. Se le ve explicar sus razones con inteligencia. Algunas escenas del video muestran parte de su público, compuesto por negros y blancos acaudalados, que ocasionalmente enseñan cierta incomodidad con los chistes.

Basketmouth hace diagnósticos sobre las diferencias clasistas en la sociedad nigeriana que, si nos movemos análogamente al circuito cubano, superan en agudeza a las de cualquier cubanólogo al uso. El estilo artístico de Basketmouth recuerda el proyecto de “Robertico”, que ha entendido notablemente a Cuba y a Miami. Aunque al nigeriano se le ve más aplomo intelectual y un nivel de roce social que no tiene el cubano.

No es accidental que estos comediantes coqueteen con el poder; ya sea para adularlo, cobrarle o incluso abordarlo. Es otro de los precipitados de la sociedad mediática; “laikera”: un nombre con resonancias a cánido cósmico (que es cómico, en “fisno”).

En los últimos tiempos hemos podido seguir la carrera política de Miguel del Sel, co-conductor del programa humorístico “Explosivos” del Canal 41 América Tevé de Miami. Del Sel perdió por poco las elecciones santafesinas, en Argentina. Como también se sabe, el casi estrenado Presidente de Guatemala Jimmy Morales es un cómico de profesión.

Otro de los cómicos nigerianos que tiene que ser considerado a la hora de planificar una fiesta con glamour, es el actor-empresario Ali Baba. En julio de 20l5 el canal TV 360 de Nigeria subió a YouTube un trabajo con Ali Baba titulado “Stand up Nigeria” donde ironiza sobre la “pobre” vida de los comediantes. En este video Ali Baba exhibe un nivel elaborado de crítica y comprensión de la sociedad.

Como suele ocurrir, la academia ha tratado de intelectualizar este proceso. En su artículo en The New York Times Onishi cita al profesor de literatura Ezechi Onyerionwu, quien disgrega: “Nigerians still go through all kinds of trauma in their daily lives because of the comatose nature of our leadership… So people look for areas in life where they can find succor, and that’s why comedy shows are sold out.”

En países históricamente ansiosos, este rol político-social que indiscutiblemente puede jugar la comedia, la música (especialmente la canción), el refranero y gracejo pop, crea exageradas expectativas respecto al cambio de régimen. Hace tiempo Jorge Mañach al abordar el tema del “choteo” cubano no fue concluyente respecto a si era una “expresión”, una “evasión”, una forma de “rebelión” o un anestésico espiritual que facilita la hegemonía y la “dominación”; es decir, el afianzamiento del poder.

Los estudiosos del teatro español como el profesor Víctor Roncero aseguran que “bufón” es una función que incluye dos ingredientes inexcusables: “Decir verdad + Hacer reír”. No es legítimo en “lo bufón” hacer reír con la mentira, o hacer llorar con la verdad.

Si esto es así, no queda otra que concluir que el bufón afianza al poder, ya que lo “informa” y lo “reconforta”. Pues, lo repara. Aunque esta es la consecuencia, no estoy seguro que las premisas sean inapelables.

IMAGEN: “A comedy showcase in Lagos, Nigeria, in October. Stand-up comedy is booming in the country”: Credit Glenna Gordon for The New York Times