Headline »

September 30, 2016 – 10:12 am

La Mesa Redonda de la TV Cubana les identifica como “Emisarios Latinoamericanos”. Se trata de los ciudadanos panameños Marcos Obando, Ricardo Ceballos y Paul Alba Caballero.
En esta edición del programa Mesa Redonda participa Iroel Sánchez como …

Read the full story »
Colaboraciones

Artículos y ensayos de colaboradores

Cuba

Noticias, notas y artículos sobre Cuba

eichikawa

Artículos y ensayos de Emilio Ichikawa

US-Mundo

Noticias y notas sobre Miami, US y el mundo

Correo

Opiniones y cartas del lector

Home » eichikawa

Universal

Submitted by on November 28, 2015 – 11:43 pm

untitledEmilio Ichikawa

Defender valores universales es defender valores “no relativos”; es decir, absolutos: que no dependen del tiempo ni del espacio. Valores que rigen lo mismo para los griegos antiguos que para los griegos actuales. Para los egipcios que para los guantanameros.

La idea de que hay valores universales se sustenta en la evidencia, “científica”, de que existen “constantes antropológicas”; signos compartidos entre comunidades humanas que no han tenido un tráfico cultural que lo justifique. Como que todas las civilizaciones y sus culturas han formado el plural agregando partículas y no restándolas; o que todas condenan el incesto y el parricidio… o que el cuerpo es el mismo y se tiene por ello igual perspectiva “antrópica” compartida. Como se sabe, se ha dedicado mayor esfuerzo intelectual a objetar esto que a confirmarlo. Seguramente porque a alguien le interesa.

La continuidad del cuerpo sería entonces la sabia premisa tras una de las definiciones más conocidas: “El ser humano es un bípedo-implume”. El alma matiza pero no define; la clave la tiene el cuerpo. ¿Que esto es un Sócrates anti socrático o un Platón anti platónico? Precisamente. Y es a demostrar esa paradoja a lo que el Prof. Alexis Jardines Chacón dedicaba al menos un tercio de su curso sobre Filosofía Griega Antigua.

Esas “constantes antropológicas” justificarían la existencia de una “axiología neutra” y, en consecuencia, una política justa.

Lo anterior puede parecerle abstracto y allanador de singularidades, pero fue el eje de las meditaciones de pensadores como Jurgen Habermas para avalar la existencia de la Unión Europea. Especialmente del Parlamento.

Junto a este proceso discursivo existe otro hecho: Occidente, la principal factoría de lo Universal, ha generado también una importante línea de pensamiento orientada precisamente al cuestionamiento (destrucción) de lo Universal mismo. Y es esta corriente crítica, y no la otra, la que ha triunfado en las últimas décadas. Desde la postguerra (1945) hasta la actualidad.

El principal enemigo de los valores universales no es el Islam radical; es el relativismo. Que el relativismo es lo opuesto del universalismo es un punto de partida que se explica por sí mismo. En esa perspectiva fraccionaria no existen valores absolutos para el ser humano porque ni siquiera el ser humano existe: lo que existen son géneros, razas, etnias, barrios, emos, etc.

Aunque la sensibilidad antiterrorista se ha actualizado con los últimos atentados, y lo saca de la moda intelectual, lo más consecuente con el relativismo (anti universalista) consagrado en Occidente sería escribir textos sobre el papel de las mujeres en el espionaje contra ISIS, o el aporte de los diplomáticos homosexuales rusos en el aislamiento de los extremistas islámicos, o la contribución de los periodistas vegetarianos a la crítica a los atentados, o sobre el rap como factor inspiracional de las tropas en Oriente Medio… Sin embargo, nada de esto se dice ahora porque parecería un desatino. Se le ha puesto a hibernar.

Hoy solo se habla de la defensa de los valores universales de Occidente. Como si la destrucción de esos valores no hubiera comenzado precisamente como un cuestionamiento de Occidente a sí mismo.

IMAGEN: Yo me quedo en Canarias: Por idln