Headline »

September 27, 2016 – 10:50 am

Desde el avión presidencial (septiembre 27, 1970), el consejero de Seguridad Nacional Henry Kissinger llamó a su asistente militar, coronel Alexander Haig, para que insistiera con el embajador soviético en Washington, Anatoli Dobrinin, en el …

Read the full story »
Colaboraciones

Artículos y ensayos de colaboradores

Cuba

Noticias, notas y artículos sobre Cuba

eichikawa

Artículos y ensayos de Emilio Ichikawa

US-Mundo

Noticias y notas sobre Miami, US y el mundo

Correo

Opiniones y cartas del lector

Home » Cuba, US-Mundo

Esdrey Roura, migrante cubano en Costa Rica, que triunfó en los ’90 y quebró en 2009: “Yo siempre quise evitar pasar esta indignidad de ser un hombre que deja la patria”

Submitted by on November 24, 2015 – 1:50 pm

(LP)-Esdrey Roura Olivera, de 39 años, —un excomerciante agropecuario que vio caer su negocio por las políticas del Gobierno cubano y que se convirtió en un migrante albergado en Costa Rica— resume sus últimos años en Cuba como un “infierno” en el que “fui de la riqueza a la pobreza”.

Hoy, en medio de la desesperación y la incertidumbre, recuerda la comodidad de agricultor y ganadero que consiguió durante 14 años de trabajo en los mercados agrícolas de Camagüey, la tercera ciudad más importante de Cuba, y que empezó a perder en 2009 cuando elu gobierno de los Castro prohibió el comercio libre.

Ahí, Olivera tenía casa y vehículo, pero renunció a todo porque el negocio de la producción agrícola en los mercados se vino a pique. Tras esta caída en el negocio, dice que intentó reactivarse de nuevo. Esta vez en la producción ganadera, pero los animales últimamente no cebaban tanto. Además que el Gobierno varió las leyes y lo obligaron a ser lechero, una actividad menos rentable en la isla.

Entre 2013 y 2014 el dinero de las ventas no era compatible con la inversión. “El negocio se estaba cayendo”. Entonces decidió emprender su travesía hacia los Estados Unidos.

“Yo siempre quise evitar pasar esta indignidad de ser un hombre que deja la patria atrás. Confié en que algún día las cosas tenían que cambiar. En un momento pensé que con mi familia, con mi casona y mi carro viejo, yendo de aquí para allá; yo estaba bien. Pero estaba equivocado, nunca supe lo pobre que realmente éramos. Con lo poco que he visto de otros pueblos y otras personas, creo que debí irme de Cuba muchísimo antes. Lo siento por mi familia, pero espero que me alcance el tiempo de mi vida para que por lo menos ellos algún día estén mejor”, relata el cubano. (Josué Bravo en LA PRENSA)