Headline »

September 27, 2016 – 10:50 am

Desde el avión presidencial (septiembre 27, 1970), el consejero de Seguridad Nacional Henry Kissinger llamó a su asistente militar, coronel Alexander Haig, para que insistiera con el embajador soviético en Washington, Anatoli Dobrinin, en el …

Read the full story »
Colaboraciones

Artículos y ensayos de colaboradores

Cuba

Noticias, notas y artículos sobre Cuba

eichikawa

Artículos y ensayos de Emilio Ichikawa

US-Mundo

Noticias y notas sobre Miami, US y el mundo

Correo

Opiniones y cartas del lector

Home » eichikawa

Radicalismos y moderacionismos

Submitted by on November 21, 2015 – 12:39 pm

dennys-san-jorgeEmilio Ichikawa

Hasta cierto punto, de cierta manera, y para empezar por esas cosas que dejé en La Habana, creo que es posible considerar que (por citar una dupla) tanto Iroel Sánchez como Roberto Veiga son partidarios del régimen/sistema socialista instaurado en Cuba. Solo que mientras predicamos del primero que es “radical”, del segundo afirmamos que es “moderado” en el compromiso.

No digo que sea cierto, solo que es predicado. “Modo”, como diría Spinoza.

Si en Cuba se hiciera política (“interior” quiero decir, ya que la política exterior cubana no solo existe sino que es de primer nivel) y no, como acertadamente dice Alejandro Armengol y se cabrea Nicanor León Cotayo en CUBASI, “farsa” (teatro, pose), Sánchez y Veiga entenderían que tienen más intereses en común que diferencias. Pero como a ambos les (pre)ocupa “quedar”, “parecer” distintos, toman distancia uno del otro y se definen de forma cruzada como “enemigos”.

Sánchez cree a Veiga capaz de dañar al socialismo mediante un golpe suave; Veiga a Sánchez capaz de retardar las reformas de Murillo con dogmas de la economía política de izquierda que demonizan la libre iniciativa privada.

Tal vez ya aquí están los matices ideológicos para que si en el futuro Cuba es invadida por ISIS o la Guardia Suiza, podamos ver a Iroel alzado en armas contra los invasores en el Macizo de Guamuhaya; y a Roberto dialogando con los terroristas en Roma o en Raqqa para evitar muertes innecesarias.

Y lo mismo ocurre en Miami entre Carlos Saladrigas, un crítico “moderado” del castrismo; y Ninoska Pérez Castellón, tenida por una crítica “radical”.

El problema aquí es determinar dónde están las causas de la “moderación” y las causas del “radicalismo”.

Cuando existe una Escritura Sagrada que da Fe de la existencia de un tiempo fundante donde el grupo permaneció uno y homogéneo ante la autoridad creadora, no es difícil explicar el “origen” del “radicalismo” y el “moderacionismo” como el resultado de la “lectura” de El Texto.

Pero esa, la “interpretación”, no sería más que una de las “fuentes” citables en el “origen” de esas bifuraciones desde lo Uno. Con seguridad existen otras; como los intereses económicos, los temperamentos y la voluntad de poder.

Producto de lo que sugería Armengol y que encojonó a León Cotayo, que estas posiciones pudieran considerarse “farsa”, poses conscientemente actuadas para “quedar” con cierta imagen ante los medios, las redes sociales o la supervisión de una autoridad, no hay política real (secreto ontológico) por descubrir y el análisis fatalmente naufragaría, convertido en mera descripción, en una Fenomenología del Descaro.

IMAGEN: Por Denys San Jorge: En “isliada.org”