Headline »

September 25, 2016 – 12:45 am

Esta vez, el subterfugio utilizado, explicó Yailin Orta Rivera, directora del periódico Juventud Rebelde, dirigido precisamente a este grupo etario, han sido un programa que oferta becas de verano para estadio e intercambio juvenil en …

Read the full story »
Colaboraciones

Artículos y ensayos de colaboradores

Cuba

Noticias, notas y artículos sobre Cuba

eichikawa

Artículos y ensayos de Emilio Ichikawa

US-Mundo

Noticias y notas sobre Miami, US y el mundo

Correo

Opiniones y cartas del lector

Home » eichikawa

¿Parachoques civilizado?

Submitted by on November 18, 2015 – 12:10 am

region-united-statesAntonio García-Riestra

En el verano de 1993, el director del Instituto de Estudios Estratégicos John M. Olin (Universidad de Harvard), Samuel P. Huntington, publicó el ensayo “¿Choque de civilizaciones?” (Foreign Affairs) para indicar el próximo patrón global de conflicto: el enfrentamiento entre naciones o grupos de civilizaciones distintas, por rivalidad cultural antes que ideológica o económica.

Al concluir la Guerra Fría, la clásica división tripartita del mundo empezó a ceder a la lógica distributiva por civilizaciones, que Huntington define como entidades culturales dotadas de sentido en dinámica de ascenso y descenso, fisión y fusión. Su pronóstico cifraba la clave del futuro global en “la interacción de siete y ocho civilizaciones principales: occidental, confuciana, japonesa, islámica, hindú, eslava ortodoxa y, posiblemente, la civilización africana”, que a su vez entrañaba los conflictos más graves en las líneas de ruptura entre ellas porque:

· Las diferencias entre civilizaciones son reales y fundamentales, sobre todo por religión

· Las interacciones entre pueblos de diferentes civilizaciones se intensifican y se toma conciencia más plena de las diferencias y similitudes

· Los procesos de modernización económica y cambio social separan a la gente de sus contextos locales, debilitan al Estado-nación como fuente de identidad y la religión pasa a llenar este vacío, a menudo a través de movimientos fundamentalistas

· Occidente ocupa la cima del poder “y tal vez como resultado de ello” las civilizaciones no occidentales tienden al “regreso a las raíces”, como ocurre con la “reislamización” del Medio Oriente y los procesos de “rusificación, hinduización, asiatización…”

· Las diferencias culturales son más difíciles de resolver porque cambian menos que las diferencias políticas e ideológicas: estas últimas se asocian a la pregunta de qué lado está usted, que presuponen la posibilidad de cambiar de bando, mientras aquellas responden a la pregunta sobre un dato fijo: ¿Usted qué es?, la cual pudiera implicar hasta un disparo en la cabeza si se responde mal

El choque de civilizaciones sobreviene en dos niveles. A nivel micro chocan los grupos sociales contiguos en las líneas de ruptura de las civilizaciones por imperativo del control de territorios y personas; a nivel macro, los Estados de distintas civilizaciones compiten por el poder económico y militar, así como por la promoción de sus propios valores políticos y religiosos. Huntington señala que tras desunión post-soviética reapareció la división cultural entre el cristianismo de corte occidental por un lado y, por el otro, el cristianismo ortodoxo y el Islam. Para este último, la línea de ruptura es milenaria y Huntington predijo que la interacción militar entre aquel y Occidente “podría hacerse más virulenta”.

Ya en la Guerra del Golfo (1990-93), Saddam Hussein abjuró del nacionalismo árabe y largó un llamado explícito al Islam contra la coalición pro-Kuwait, que el scholar Safar Al-Hawali (Universidad Um Al-Qura) sancionó con que “no es el mundo contra Irak, sino Occidente contra el Islam”. Por esta cuerda Huntington concluye que “un mundo de choques de civilizaciones [es] indefectiblemente un mundo de leyes duales: unas se aplican a los países afines y otras, al resto. De ahí que el conflicto entre Occidente y todas las demás civilizaciones se perfile como el eje geopolítico del mundo contemporáneo e incluya las reacciones de las civilizaciones no occidentales al poderío económico, militar y cultural de Occidente. No habrá civilización universal, sino un mundo de civilizaciones distintas y el único parachoques sería el aprendizaje social que permita a cada una convivir con las demás.

IMAGEN: foreignaffairs.com