Headline »

September 29, 2016 – 2:54 am

Yuniel Labacena
(JR)-Muchos consideraban revoltoso a Alejandro Sánchez Fernández en sus años de preuniversitario. Todo porque, como dirigente estudiantil y buen alumno, trató que sus compañeros fueran protagonistas de cuanta acción se realizaba en la escuela. …

Read the full story »
Colaboraciones

Artículos y ensayos de colaboradores

Cuba

Noticias, notas y artículos sobre Cuba

eichikawa

Artículos y ensayos de Emilio Ichikawa

US-Mundo

Noticias y notas sobre Miami, US y el mundo

Correo

Opiniones y cartas del lector

Home » general

Papeles de “B”

Submitted by on November 17, 2015 – 4:28 am

arddeeMe dice un amigo que hubo obra de teatro antes que película. Y que contó con muy buena actuación. La mantiene Pedro Casablanc en “B” (David Ilundain, 2015), la película sobre los llamados “papeles” de Luis Bárcenas, gerente y tesorero del Partido Popular (PP).

Si bien sobresale el trabajo de Casablanc, el resto del reparto actoral estuvo preciso, pues sin tener muchas oportunidades para destacarse en semi roles de gente que asiste a una vista judicial, los gestos, señas, muecas, susurros… se realizan con profesional exactitud.

Casablanc da un Bárcena que se hace entender; recita de corrido y con gran convencimiento los detalles de la lista de contribuciones de simpatizantes del PP, que llevaba personalmente en una contabilidad alternativa a la oficial.

Según advierten los créditos del filme, los diálogos son tomados de la transcripción original de la comparecencia de Luis Bárcenas ante la corte. Es interesante la traducción que hace el personaje de las claves de sus notas; donde salen a relucir políticos y empresas (como Libertad Digital) que se habrían beneficiado de esos fondos.

Se le llama “corrupción”, pero lo cierto es que la lógica y la persuasión actoral de Casablanc acaban mostrando los sucesos como rutinarios, normales: Si alguien hace una donación a un partido político, sea el PP u otro cualquiera, va a esperar algo de vuelta. Por lo menos, una invitación a una fiesta o cena donde se tenga acceso a gente influyente. Tras la entrega, no parece raro que se le tenga en estima. Para que esto funcione, se puede declarar “anónima” a una contribución para cumplir un requisito de Hacienda; pero la liturgia política exige que de una forma u otra se conozca la identidad del donante.

Tan normal es el mecanismo que el entrevistado acaba advirtiendo que no está seguro que las entregas de sobres con dinero en efectivo hayan dejado de circular simplemente porque a él lo tengan entre rejas.

Las cosas no debieran ser así, pero así son. De lo contrario, ¿por qué alguien debe hacer una donación a la política? ¿Por qué alguien se va a dedicar a hacer política? (e.i)

IMAGEN: fotograma.es