Headline »

September 28, 2016 – 2:52 pm

Jorge Riopedre
Hace unos cuantos años, cuando se produjo el “desmerengamiento” de la Unión Soviética, nos tocó a nosotros reír de buena gana por un vuelco tan inesperado que ni los mejores cartógrafos políticos podían predecir: …

Read the full story »
Colaboraciones

Artículos y ensayos de colaboradores

Cuba

Noticias, notas y artículos sobre Cuba

eichikawa

Artículos y ensayos de Emilio Ichikawa

US-Mundo

Noticias y notas sobre Miami, US y el mundo

Correo

Opiniones y cartas del lector

Home » eichikawa

Auto-hackeo

Submitted by on November 10, 2015 – 1:12 pm

Emilio Ichikawa

Todavía el 26 de marzo de 2014 podía leerse en una ventana de la web oficial de la Unión de Periodistas de Cuba (UPEC), una lista de los corresponsales “de medios extranjeros” (varios de los cuales eran cubanos) acreditados en la isla.

Precisamente un corresponsal acreditado en Cuba confirma (ya me lo había dicho un periodista de Miami) que ellos se acreditan ante en Centro de Prensa Internacional, que es una dependencia del MINREX.

Como dicha lista no parecía ser una información delicada, sensible para “la seguridad nacional cubana”, la compartimos (marzo 26 de 2014) con unos amigos sin tener cuidado de archivarla. Solo salvamos cuatro nombres de los 159 (aunque no es difícil recordar otros), cuya acreditación resultaba interesante: DAYSI FRANCIS MEXIDOR, que aparecía como fichada por el alemán “Junge Welt”, y se había hecho muy conocida en Miami como articulista de Prensa Latina, agencia para la que entrevistó al médico de Guillermo Fariñas en la fase más célebre de su huelga de hambre; MANUEL A. RAMY ALVAREZ y AURELIO PEDROSO PIREZ, corresponsales en La Habana del portal miamense “Progreso Semanal”, que editaba Francisco Aruca en la zona izquierdista del espectro ideológico, y que actualmente Álvaro Fernández ha movido hacia el centro-derecha; y TAHIMI ARBOLEYA DELGADO, fichada para la revista OnCuba que dirige el empresario Hugo Cancio.

El término “fichada” no es gratuito… y hace poco comentaba sobre esto con un amigo.

Antonio “El Niño” Conte, quien fungió como entrenador de la “prensa independiente” en la época de Rosa Berre en Cubanet, contó un día sobre los trabajos que pasó formando a periodistas que eran seleccionados por sus “potencialidades” profesionales dentro de los grupos de disidentes y opositores a Castro. El trabajo era arduo y la inversión cuantiosa.

Tanto que al final las mesas editoriales anticastristas han seguido, respecto a la prensa, el modelo de los que realmente saben hacer negocios con los “recursos humanos”: los cazatalentos de las Grandes Ligas.
Lo scouts de Grandes Ligas no buscan peloteros prometedores en los Círculos Infantiles o en los Palacios de Pioneros para cargar con su formación y después capitalizarlos; mejor los eligen después que se han probado en los Juegos Escolares, en las EIDE y las ESPA, en la Serie Nacional y los torneos en el extranjero. Con ese método, fallan muy pocas veces.

De similar manera, los actuales fichadores de periodistas cubanos no hacen pesquisas en los partidos y organizaciones opositoras para buscar luchadores anticastristas que puedan metamorfosear en periodistas (como hacía Antonio Conte); ahora los scouts de “comunicadores” esperan a que se gradúen en las universidades cubanas y luego, si acaso, les pagan un barnicito de unos meses en una academia extranjera… Y listo.

¿En qué grupo opositor o disidente, salida de qué UNPACU o reservada en cuál Estado de Sats pueden los fichadores miamenses de periodistas encontrarse una Nora Gámez, una Aida Calviac, una Miosotis Parapar, una Tahimí Arboleya…?

Como la lista de corresponsales de medios extranjeros la había consultado en marzo de 2014, y era obvio por las noticias relacionadas con periodistas en Cuba que después del 17 de diciembre de ese año se había producido un cambio notable, tuve la ocurrencia de provocar con una nota que llevaba el siguiente título: “La UPEC sin actualizar desde octubre de 2013 la lista de corresponsales extranjeros acreditados en Cuba”.

Resultado (hablo solo de hechos que se suceden, no que una cosa sea causa de la otra, como prevenía Hume): La UPEC decidió mantener el encabezado, pero no solo no actualizó sino que eliminó la lista de nombres que seguía debajo.

Es decir, que de algún modo la UPEC se “auto-hackeó”.

De igual forma que la UPEC se han “auto-hackeado”, obstruyendo el estudio de su propia historia, medios como El Nuevo Herald, Granma y el referido Cubanet, que disponía de uno de los mejores archivos para la comprensión de la historia “inmediata” de Miami. Lo peor es que todos ellos (exceptuando quizás al Granma, que ha declarado que se siente satisfecho como Órgano Oficial del Partido Comunista) juegan hipócritamente a la transparencia y a la libertad de expresión.