Headline »

September 29, 2016 – 7:17 am

Emilio Ichikawa
El presidente de Brasil Michel Temer envió una carta al presidente de Colombia Juan Manuel Santos transmitiéndole “uma mensagem de confiança e esperança com o acordo de paz selado com as Forças Armadas Revolucionárias …

Read the full story »
Colaboraciones

Artículos y ensayos de colaboradores

Cuba

Noticias, notas y artículos sobre Cuba

eichikawa

Artículos y ensayos de Emilio Ichikawa

US-Mundo

Noticias y notas sobre Miami, US y el mundo

Correo

Opiniones y cartas del lector

Home » eichikawa

El punto crítico de la diplomacia cubana

Submitted by on October 28, 2015 – 7:38 am

Emilio  Ichikawa

En la isla de Cuba se dan peloteros, músicos, bailarines, ajedrecistas… de primer nivel. Y también diplomáticos. Eso explica en gran medida que el Estado cubano disponga de una política exterior expansionista, activa y exitosa. Idénticamente a como si fuera, sin serlo, una potencia mundial.   

“El” estadista y “los” gobernantes cubanos saben jerarquizar el valor de los recursos humanos de que disponen, de ahí que Raúl Castro haya intentado embullar al combo de los economistas nacionales, proponiéndoles a los políticos como modelo: “Hay que situar la economía a la altura del prestigio político que esta pequeña isla del Caribe ha conquistado…”. En ese discurso del 20 de diciembre (2014) ante la Asamblea Nacional, Raúl Castro igual pudo haber dicho que la economía debe emular el ajedrez o la música que se hace en Cuba.

La diplomacia que se gasta la isla (en insólita combinación con telenovelas sin alcance y tamales mal envueltos) es de tan buena marca, que la empresaria Remedios Díaz-Oliver, una de las líderes del principal lobby anticastrista en Washington DC, llegó a establecer la siguiente comparación: “Hay que ser realista y aceptar que Josefina Vidal, la representante de Cuba en las negociaciones con Estados Unidos, le da ‘cuatro vueltas’ a Roberta Jacobson y a Nancy Pelosi.” 

El 28 de octubre de 2014 la Asamblea General de la ONU aprobó la resolución contra el bloqueo/embargo presentado por Cuba por 188 votos a favor, 2 en contra y 3 abstenciones: Micronesia, Islas Marshall y Palau.

Desde ese momento la diplomacia cubana se empezó a mover para superarse a sí misma. Fue con todo sobre el trío abstinente… y menos de un año después enseñó estos resultados:

-“En el marco de la 46 Reunión del Foro de las Islas del Pacífico que se desarrolla en esta capital, tuvo lugar la ceremonia oficial del establecimiento de las relaciones diplomáticas entre Cuba y Micronesia.” (MINREX)

-“Cuba e Islas Marshall establecieron relaciones diplomáticas en el contexto de los foros de alto nivel que tienen lugar en Naciones Unidas.” (CMKC)

-“El presidente de Cuba, Raúl Castro, y de Palau, Thomas Remengesau, encabezaron la ceremonia de establecimiento de relaciones diplomáticas entre sus respectivas naciones.” (PL)

En la votación de ayer martes 27 de octubre en la ONU pudimos ver una de las consecuencias de esta movida en política exterior: Las abstenciones desaparecieron, y el documento cubano fue aprobado con 191 votos a favor y 2 en contra.

Ante este resultado la diplomacia cubana se encuentra en un punto crítico ya que varios elementos indican que el score pudiera ser inmejorable. Es decir, no perfectible.

A diferencia de lo que sucedió con las abstenciones, el número menor al que pudiera llevarse la cantidad de votos en contra no es 0 sino 2. O lo que es lo mismo, que en el campus obtenido 0 = 2.

La sospecha sobre esta encrucijada quizás explique un poco la “kierkegaardiana” frase, por angustiosa, que el Canciller Bruno Rodríguez deslizó en su reciente discurso: “Mientras el bloqueo persista, seguiremos presentando el proyecto de resolución en esta Asamblea General.”

Convertir en un capricho interminable lo que hasta ayer ha sido una sucesión creciente de éxitos diplomáticos puede revertirse y conducir al marasmo de una solidaridad insustancial.

En este sentido me parecen atendibles las palabras del representante norteamericano ante la ONU Ronald Godard, tras escuchar al Canciller Rodríguez: “Si ‪‎Cuba piensa que esta resolución va ayudar, se equivoca… Nos parece lamentable que a pesar de nuestros progresos bilaterales entre los gobiernos, la Resolución esté casi idéntica a la de años anteriores. Los Estados Unidos no se va atar por una historia de la desconfianza.

IMAGEN: Tomada de Cubadebate