Headline »

September 25, 2016 – 12:45 am

Esta vez, el subterfugio utilizado, explicó Yailin Orta Rivera, directora del periódico Juventud Rebelde, dirigido precisamente a este grupo etario, han sido un programa que oferta becas de verano para estadio e intercambio juvenil en …

Read the full story »
Colaboraciones

Artículos y ensayos de colaboradores

Cuba

Noticias, notas y artículos sobre Cuba

eichikawa

Artículos y ensayos de Emilio Ichikawa

US-Mundo

Noticias y notas sobre Miami, US y el mundo

Correo

Opiniones y cartas del lector

Home » eichikawa

La jugada que se repite

Submitted by on October 4, 2015 – 2:32 pm

Antonio García-Riestra

La anécdota del discurso en que Fidel Castro lee la carta de despedida del Che tuvo su remake el 17 de julio de 1968 en conexión con la guerrilla del Che. Ese día, en el estadio de Batabanó, Fidel Castro inauguró (VIDEO) un nuevo reparto de 150 casas de mampostería, ubicado entre ese pueblo y Melena del Sur. Al acto asistieron los vecinos, alumnos de una escuela de cuadros del Partido e incluso becarios que concluían sus labores agrícolas en el Plan Arroz de la Costa Sur.
Había caído un aguacerito y la gente estaba loca por irse, sobre todos los becarios, listos para abordar los ómnibus escolares en que regresarían a La Habana.

Uno de ellos, ya viejo y exiliado, pero aún lúcido, cuenta que al alardear Castro con que en pocos años Cuba tendría una de las agriculturas más desarrolladas del mundo bajo la dirección de los cuadros agrícolas del Partido, la gente presintió que llegaba el final y aplaudió delirante porque ya se iban. Sin embargo, Castro cambió de tono tras los aplausos y planteó que todavía quedaba un problemita por resolver: ¿Qué nombre le vamos a poner a este pueblo?

Uno de los becarios de la segunda o tercera fila gritó: ¡Batabanó Chiquito!, y la gente empezó a hacer coro: Batabanó Chiquito, Batabanó Chiquito… Castro giró su cuerpo un cuarto de vuelta hacia la derecha, despegó esta mano de la tribuna y dejó apoyada la otra para soltar: ¡Ustedes lo han querido así; le pondremos Ñancahuazu!

La versión taquigráfica del Gobierno Revolucionario reza:

Falta solo resolver un problemita aquí que no resulta un problemita fácil nunca…  Ustedes se han apoderado de las primeras filas, a los vecinos los han dejado ustedes un poco a la retaguardia.

¿Dónde están los vecinos?  Que levanten la mano los vecinos.  Bien:  ahora viene el problema.  ¿Qué nombre le vamos a poner a este pueblo?

¿Los vecinos qué dicen?

(EXCLAMACIONES DE:  “Ñancahuazu”).

¿Cómo?  ¿Ñancahuazu?  Bueno, ¿ese es el nombre que quieren los vecinos?  Bueno, que levanten la mano los que estén de acuerdo con ese nombre.

(EXCLAMACIONES DE: “¡Sí!”)

Ya esto no se puede calificar de democracia, porque aquí han votado los que debían y hasta los que no tenían derecho a votar.  ¡Aquí ha votado todo el mundo ya!  (EXCLAMACIONES.)

Bueno, entonces entre todos, si están de acuerdo, vamos a llamarle Ñancahuazu a este pueblito (EXCLAMACIONES Y APLAUSOS).

¡Patria o Muerte!

¡Venceremos!

(OVACION)

La imaginación taquigráfica de que afloraran exclamaciones de “Ñancahuazu” entre los guajiros de aquella zona sería un buen tema de estudio para el Centro de Investigaciones Psicológicas y Sociológicas (CIPS) con sede en El Vedado.

IMAGEN: Ñancahuazu actual: © Normar Salgado