Headline »

September 25, 2016 – 11:24 am

Emilio Ichikawa
En entrevista con Amaury Pérez Vidal, ante una pregunta obvia, Reinaldo Taladrid se auto victimiza a la ofensiva y despacha esta soberbia frase: “si quieren considerarme arrastrable, con orgullo me pongo una medallita aquí, …

Read the full story »
Colaboraciones

Artículos y ensayos de colaboradores

Cuba

Noticias, notas y artículos sobre Cuba

eichikawa

Artículos y ensayos de Emilio Ichikawa

US-Mundo

Noticias y notas sobre Miami, US y el mundo

Correo

Opiniones y cartas del lector

Home » eichikawa

Ideología insaciable: Criticar al embargo no basta

Submitted by on October 2, 2015 – 10:10 am

Emilio Ichikawa

Con votaciones rutinarias de 188 contra 3 a su favor en la ONU, ya Cuba no considera la crítica al embargo un indicador de solidaridad sino de sentido común. Y es que al intelectual o académico le conviene criticar el embargo pues de lo contrario sería mal visto en la amplia zona liberal de su gremio.

Estando el Presidente Obama y la virtual candidata Demócrata Hillary Clinton en contra del embargo a Cuba, a la disidencia le conviene ser crítica con dicho embargo para sintonizar con las opiniones del representante diplomático del gobierno norteamericano en La Habana.

El tipo de disidente cubano que ha tenido éxito, que ha triunfado en los últimos tiempos, es decir, el hombre nuevo anticastrista, es antiembargo. Y no es antiembargo por ideología y mucho menos por política: Lo es por hipoteca moral y porque es listo a la hora de medir lo que le conviene declarar.

Al disidente cubano de la era Obama se le ha hecho soñar con que es un profesional del periodismo, el arte, la oratoria; se le ha dado tan fácil, que ni siquiera puede relatar cómo laboró sus premios. No ha sido entrenado para decir la verdad sino para comunicar lo oportuno. Y ahora sabe que de cara a sus ambiciones profesionales lo conveniente es criticar al embargo.

Como decía al inicio, esto les consta a las autoridades cubanas, por lo que no se lo toman como una prueba de lealtad.

Hasta el anticastrismo más duro se ha inventado una serie de argucias para evadir una respuesta sincera sobre las sanciones económicas hacia Cuba; la mayoría de las cuales, con el paso del tiempo, sobreviven apenas como tretas carentes de imaginación. Pregunte usted a un disidente u opositor a Castro si está a favor del embargo y verá el patinaje verbal en que se sume.

El profesor Arturo López-Levy ha sido un crítico del embargo a Cuba. No lo ha sido de la manera en que he estado describiendo: López-Levy es crítico frontal y honesto de las sanciones económicas de EEUU a la isla; cierto que ligando una serie de observaciones sobre el modelo político cubano y la marcha de las reformas de Marino Murillo.

Hace unos meses el profesor López-Levy participó en el Congreso de LASA celebrado en Puerto Rico, donde conoció a unos historiadores rusos que habían estudiado minuciosamente el archivo de la Internacional Comunista en Moscú, basado en lo cual, desarrollan una interesante revisión de la historia de los movimientos comunistas latinoamericanos.

A partir de ese encuentro el profesor Arturo López-Levy fue invitado por sus colegas al “Segundo Foro Internacional Rusia e Iberoamérica en un mundo globalizado”, que se realiza en este mismo momento en San Petersburgo.

Había imaginado ese evento como una cita reducida, elitista, donde la posición moderada del profesor López-Levy, incluyendo por supuesto el punto de la crítica al embargo, podía aparecer como relevante al escribir la ecuación política-academia; sobre todo después de la sorpresa que me causara que las autoridades cubanas no invitaran al profesor López-Levy a la reciente reunión con Raúl Castro en New York.

Sin embargo, resultó que el evento en Rusia es amplio; y lo que es más significativo: el oficialismo cubano envió a él una delegación ideológicamente dura, casi chovinista, frente a la que las posiciones anti-embargo del profesor López-Levy apenas califican como deberes de un intelectual del Occidente democrático y desarrollado.

Hoy la agencia Prensa Latina cubre el juego lanzado en San Petersburgo por Felipe Pérez Cruz, miembro de la Unión de Historiadores de Cuba. En su ponencia, de 100 millas/h, titulada “Lecciones históricas de la Revolución Cubana, vista desde el siglo XXI”, Pérez Cruz llega incluso a cuestionarse la política “pueblo a pueblo” (que defienden hasta los más radicales partidarios del castrismo o la Revolución Cubana), como una maniobra para desconocer a los dirigentes de la isla.

IMAGEN: Foro Internacional Rusia e Iberoamérica en un mundo globalizado: sputniknews