Headline »

September 25, 2016 – 11:24 am

Emilio Ichikawa
En entrevista con Amaury Pérez Vidal, ante una pregunta obvia, Reinaldo Taladrid se auto victimiza a la ofensiva y despacha esta soberbia frase: “si quieren considerarme arrastrable, con orgullo me pongo una medallita aquí, …

Read the full story »
Colaboraciones

Artículos y ensayos de colaboradores

Cuba

Noticias, notas y artículos sobre Cuba

eichikawa

Artículos y ensayos de Emilio Ichikawa

US-Mundo

Noticias y notas sobre Miami, US y el mundo

Correo

Opiniones y cartas del lector

Home » Cuba

Granma: La obra de Raúl Cepero Bonilla (Sagua la Grande, sept. 28, 1920) tributa directamente a las bases de la ideología de la Revolución cubana

Submitted by on September 28, 2015 – 12:15 am

Andrés Zaldívar Diéguez

(G)-Transgresor de cánones y polemista incansable, fue capaz de refutar la tesis imperante de que “sin azúcar no hay país” para llegar a demostrar que la posición contraria a los intereses nacionales de los dueños de los grandes latifundios cañeros y del proceso industrial azucarero —la mayor parte de propiedad estadounidenses o estrechamente vinculada a esos intereses—, y quienes los representaban en los cargos gubernamentales, era lo que traía consigo la inexistencia de la nación de todos y para el bien de todos por el que se luchaba desde el siglo XIX. La necesidad de la nacionalización de la agroindustria azucarera; así como su crítica mordaz a la política económica del batistato, a las tesis de sus principales ideólogos y a instituciones como el corrupto Instituto Cubano de Estabilización del Azúcar, aparecidos sistemáticamente en artículos en Tiempo en Cuba, Prensa Libre y otros medios —con ideas luego incluidas en el libro Política Azucarera— tributaban directamente a las bases de la ideología de la Revolución cubana, cuya última etapa se gestaba en las entrañas de la sociedad cubana del momento. Basándose en la historia y en los estudios económicos Raúl Cepero Bonilla ofrecía argumentos que fueron hechos suyos por la Generación del Centenario y por la Revolución triunfante en enero de 1959, momento en que emergió como Ministro de Comercio y, posteriormente, Presidente del Banco Nacional de Cuba. (En Granma)