Headline »

September 27, 2016 – 10:50 am

Desde el avión presidencial (septiembre 27, 1970), el consejero de Seguridad Nacional Henry Kissinger llamó a su asistente militar, coronel Alexander Haig, para que insistiera con el embajador soviético en Washington, Anatoli Dobrinin, en el …

Read the full story »
Colaboraciones

Artículos y ensayos de colaboradores

Cuba

Noticias, notas y artículos sobre Cuba

eichikawa

Artículos y ensayos de Emilio Ichikawa

US-Mundo

Noticias y notas sobre Miami, US y el mundo

Correo

Opiniones y cartas del lector

Home » eichikawa

Algo menos que soñar

Submitted by on September 23, 2015 – 5:36 am

Emilio Ichikawa

Si Puerto Rico es la isla del encanto, Cuba lo es del ensueño. Loynaz lo advertía en su poema a aquel río famoso, cómplice de la fabricación de papel, el objeto que lo aguanta todo: el cubano tiene llena la siesta de alucinaciones y de sueños el camino; dura “amodorrado entre los juncos gráciles / pastando en los potreros de la Noche”.

Por eso, a no ser que algún teólogo ofrezca una interpretación complicadora, la invitación a soñar que hizo el Papa Francisco en el Centro Cultural Félix Varela de La Habana a través del kitsch católico, ronda los excesos: “están soñando y también haciendo ya realidad el mañana de Cuba”.

Quizás a algunos pudiera gustar, porque es un convite en el sentido inverso de las reformas raulistas, que tratan de poner a Cuba al nivel más realista de lo posible; de lo impospuesto. Del ayer y del mañana, cubanito te guarde Dios. 

¿Cómo invitar a soñar a un país despedazado por las utopías; a una política cultural que llevó el cine de Chaplin a las montañas e hizo considerar a los bailadores que podían gozar con Mahler y Tchaikovski?

Precisamente para despertar de los sueños y no para insistir en ellos (como propuso el Papa), una reciente asamblea de la Asociación Hermanos Saíz (AHS) en Villa Clara disolvió su sede en Sagua la Grande; la levantaron de la hamaca lafarguiana “debido a la carencia de calidad e interés en su trabajo”.

Enrique Ubieta, promovido a funcionario del Comité Central del Partido Comunista de Cuba (PCC), que copresidía la cita, puso el reloj despertador (la alarma) bien alto al significar con insomne realismo que “quien elige la música de concierto, escoge el hecho de no convertirse en popular, algo que la humanidad no ha podido cambiar”.

Y si la humanidad no lo ha hecho; si la humanidad ha preferido ser conservadora dejando la cerca donde estaba, ¿por qué habrían de moverla los cubanos, los villareños, los sagüeros en la Villa del Undoso? Tal vez el punto no es que un mundo mejor sea posible, sino que un mundo posible es mejor.

Dos utopías del Caribe hispano:

“Ojalá que las hojas no te toquen el cuerpo cuando caigan” (Trovador autodidacta)

“Ojalá que llueva café en el campo” (Bachatero-merenguero graduado en Filosofía por la Universidad Santo Tomás de Aquino)

(IMAGEN: cinematecacubana.com)