Headline »

September 27, 2016 – 1:10 am

“¿Se enviarán divisiones del Pacto de Varsovia a Cuba si los imperialistas yanquis atacan a nuestro país, o incluso ante la amenaza de ataque de los imperialistas yanquis a nuestro país, si nuestro país lo …

Read the full story »
Colaboraciones

Artículos y ensayos de colaboradores

Cuba

Noticias, notas y artículos sobre Cuba

eichikawa

Artículos y ensayos de Emilio Ichikawa

US-Mundo

Noticias y notas sobre Miami, US y el mundo

Correo

Opiniones y cartas del lector

Home » general

Católicos de El Bosque (Matías Lira, 2015)

Submitted by on September 21, 2015 – 9:13 am

Emilio Ichikawa

El Bosque de Karadima” (Matías Lira, 2015) es la recreación fílmica del caso del sacerdote chileno Fernando Karadima, denunciado por varios fieles de la parroquia del Bosque por abusos sexuales y psicológicos. Denuncia que la Iglesia terminó de reconocer con fundamento, pero sin llegar a retirar a Karadima la condición sacerdotal.

La película de Matías Lira no es un documental que aspira a convertirse en referencia de archivo, ni constituye una “denuncia” en sentido estricto; pues si bien el Karadima que interpreta el actor Luis Gnecco es convincente en la expresión de un sacerdote lascivo y autoritario, tampoco escamotea rasgos de la personalidad, la familia y la sociedad que redondean a Thomas (Benjamín Vicuña) como un joven disponible para ser convertido en víctima dilecta.

La historia comienza en 1983. Thomas es un joven que vive en una residencia confortable con una familia desatenta; estudia medicina pero sus visitas a la parroquia lo han puesto bajo la influencia de Karadima, que ha montado en su entorno una estructura de poder donde rige como un Diosito; nombre que le dan algunos fieles. Karadima quiere que Thomas se convierta en seminarista y se entregue totalmente al sacerdocio, pero el joven no está convencido de su vocación. Ni para seguirla ni para abandonarla. Thomas no tendrá esto bien dilucidado jamás, ni siquiera cuando tiene una familia, hijos, y se ha graduado de doctor en medicina. Recaerá para siempre, con intermitencia, bajo la zona de influencia de Karadima, quien se vale de la confesión para sellar su dominio.

La turbia relación amenaza con extenderse a una nueva generación de abusados, y ese es el punto en que Thomas decide realizar una denuncia pública.

El vínculo de la Iglesia corrupta con la dictadura se presenta explícitamente en una breve escena en que la madre de Karadima le elogia por lograr que su entorno esté limpio de comunistas; algo que sabe agradecen los de más arriba.

También al inicio del filme hay una indicación de época, cuando Thomas cambia ansiosamente los canales de televisión y solo aparece Pinochet hablando.

Excurso sobre Cuba: Es nuevamente muy sospechoso y atípico que la disidencia cubana, enfrascada en una crítica a la Iglesia, no haya documentado un solo caso de pedofilia o efebofilia de ningún cura, obispo o arzobispo de la isla; que es casi lo normal en las condiciones actuales. Los opositores y periodistas de conciencia se han limitado a señalar que el Cardenal Jaime Ortega es homosexual, como también se decía de Mons. Carlos Manuel de Céspedes; pero resulta que la homosexualidad no es percibida de modo negativo en el mundo actual, ni siquiera dentro de la Iglesia Católica o el Ejército; como ha confirmado la reciente nominación de Eric Fanning por el Presidente Obama. Lo que tendría que acreditar la oposición anticastrista es una relación sexual que algún jerarca de la Iglesia hubiera conseguido en virtud del poder que le permite el ejercicio de su cargo. Y acaso denunciarlo ante el propio Cardenal Ortega; no ante Ileana Ros-Lehtinen.

IMAGEN: “El Bosque de Karadima” (Matías Lira, 2015): Tomada de La Tercera