Headline »

September 30, 2016 – 10:12 am

La Mesa Redonda de la TV Cubana les identifica como “Emisarios Latinoamericanos”. Se trata de los ciudadanos panameños Marcos Obando, Ricardo Ceballos y Paul Alba Caballero.
En esta edición del programa Mesa Redonda participa Iroel Sánchez como …

Read the full story »
Colaboraciones

Artículos y ensayos de colaboradores

Cuba

Noticias, notas y artículos sobre Cuba

eichikawa

Artículos y ensayos de Emilio Ichikawa

US-Mundo

Noticias y notas sobre Miami, US y el mundo

Correo

Opiniones y cartas del lector

Home » eichikawa

¿De qué debe saber o ser experto el Presidente de EEUU? (2do debate Republicano)

Submitted by on September 17, 2015 – 9:11 am

Emilio Ichikawa

En el extenso (unas tres horas) debate Republicano de anoche hubo dos preguntas, o una pregunta y un tema, donde Donald Trump salió con una desventaja ilegítima; típica de juego “no fair”.

Avanzada la corrida entre los aspirantes, a Trump se le pidió precisar, en controversia con Ben Carson, la relación vacunas-autismo. La zancadilla tampoco era arbitraria, pues venía de un libretazo del propio Trump; lo que la hace “no fair” es haberle obligado a que la sorteara bajo la marca de Carson, que es un médico, un neurocirujano graduado en Yale y University of Michigan.

Tres sucesos salvaron a Trump del ridículo: que Mr. Carson se comportara como un caballero y no ostentara sus conocimientos; que Rand Paul y Mike Huckabee también incursionaran en el punto, demostrando que no era fácil para nadie convencer sobre esa pregunta; y que el mismo Trump restara un poco de relevancia a lo que había afirmado.

Pero esta no fue más que una interrogante aislada. Lo que sí constituyó una encerrona fue encuestar a los demás participantes, como si constituyeran un sub-partido aparte, acerca de la confianza que les merecía Trump en el cargo de Comandante en Jefe de EEUU, en el hipotético caso de que llegara a la Casa Blanca. No Trump presidiendo un desfile de veteranos y marines impecablemente engalanados, o un 4 de Julio, sino Trump con el código nuclear a su disposición. Es decir, Trump y el miedo. El asediado contertulio se sintió tan a la defensiva, que tuvo que recordar que más allá del show mediático él era una persona calmada.

No obstante, la parcialidad del comienzo se resolvió a lo largo de la noche; y permitió que se pusiera ante la opinión pública una pregunta de interés histórico general: ¿De qué debe saber o ser experto el Presidente de EEUU?

Lo cierto es que anoche no había en el panel ningún estratega militar ni oficial de carrera. Aunque el Senador Rubio hablara con la convicción de un mariscal de campo y un veloz entusiasmo que por momentos me recordaba las peores características de la “identidad cubana”. Incluyendo la revisión de esa identidad en su fase histórica castrista.

El tema de la especialidad que, entre todas las otras, sería deseable en un Presidente de EEUU, o un político, me resultó interesante porque no son pocos los líderes anticomunistas cubanos, como Remedios Díaz-Oliver y Leopoldo Fernández Pujals, que han insistido en que la política mejoraría si cae en manos de los empresarios. O por lo menos, en líderes capaces de enfocar el mundo como lo enfocan los empresarios. Que es la profesión de Trump; como el propio aspirante se vio en la necesidad de recordar insistentemente.

Pero este segundo debate indica que ni siquiera entre Republicanos basta con tener altos ingresos y ser líder en los negocios para lograr reconocimiento en el gremio de los políticos; porque Carly Fiorina, Chris Christie y Jeb Bush exigen además que los negocios donde se “triunfe” han de ser éticos. De ahí que no les parecieran muy correctas las incursiones de Trump en las “industries” (renglones, campos) del juego y el entretenimiento.

La eticidad de los negocios, como de las profesiones, es un tema aparte. Baste recordar que para citar un “bisne” moralmente tan objetable como el juego no es necesario recurrir al narcotráfico; la construcción, los seguros, la educación… también pueden ser ocupaciones tan lucrativas como corruptas.

El Presidente de EEUU, un político, puede haber estudiado y adquirido experiencia en cualquier área. El juicio sobre su rol lo deciden las urnas y el tiempo. En todo caso, ser un empresario del truco, el timo y del pasar el tiempo (el transcurrir) no inhabilita para ser un buen presidente. Ni para lo contrario.

En el debate de anoche me simpatizaron, por este orden: Carson, Christie y Trump.

IMAGEN: Trump y Bush. Reagan Library. Miércoles 16 de septiembre, 2015: cnn