Headline »

September 27, 2016 – 1:10 am

“¿Se enviarán divisiones del Pacto de Varsovia a Cuba si los imperialistas yanquis atacan a nuestro país, o incluso ante la amenaza de ataque de los imperialistas yanquis a nuestro país, si nuestro país lo …

Read the full story »
Colaboraciones

Artículos y ensayos de colaboradores

Cuba

Noticias, notas y artículos sobre Cuba

eichikawa

Artículos y ensayos de Emilio Ichikawa

US-Mundo

Noticias y notas sobre Miami, US y el mundo

Correo

Opiniones y cartas del lector

Home » eichikawa

La “normalización” de relaciones Cuba-EEUU y el precio de los pasajes a la isla

Submitted by on September 16, 2015 – 10:23 am

Emilio Ichikawa

En la edición de este lunes 14 de septiembre del programa La tarde se mueve (Minuto 36:40), que conduce en Miami el periodista Edmundo García, un sagaz oyente que se identificó como “Alberto” dio par de hits bien colocados.

En un momento preguntó a García si Cuba pensaba montar una campaña por la libertad de Ana Belén Montes de la misma magnitud que la realizada para liberar a Los Cinco. La cuestión es aguda. O peliaguda.

Por un lado es cierto que de algún modo el gobierno cubano se la debe a Montes, ya que estaba espiando a su favor; por otro la situación es complicada, pues si en el caso de Los Cinco se podía esgrimir que el interés no era espiar a EEUU sino a los grupos de Miami, en el de Montes esto es insostenible pues era una analista del Pentágono.

El oyente también pidió (más de una vez) que el programa La tarde se mueve abriera los micrófonos para conversar con el co-presentador Eddie Levy; cosa que, en efecto, inmediatamente ocurrió en la edición de este martes 15. Precisamente es con la presencia de Levy que se relaciona lo que quiero comentar ahora.

Por su textura política y cultural, el lector u oyente no debe esperar que Eddie Levy sea un emisor de sentido demasiado “objetivo”, imparcial o neutral; pues tiene predeterminaciones muy fuertes: Es judío; es votante y contribuyente del Parido Demócrata y es accionista de la compañía de viajes a Cuba Xael Charters, Inc. Sin embargo, la sabiduría, experiencia y un natural sentido de la justicia, dan balance a las opiniones de Levy; de modo que también coincido con “Alberto” en el disfrute de sus útiles comparecencias.

Hacia el final de La tarde se mueve de ayer (a partir del minuto 53:40) dos oyentes se dirigieron a Eddie Levy principalmente para indagar sobre un tema que no deja de aparecer en las conversaciones de los cubanos residentes fuera de la isla: ¿Cómo influirá, si es que influirá, la nueva etapa de relaciones Cuba-EEUU en el precio de los pasajes?

La inquietud se debe en primer lugar al hecho de que a 8 meses de los anuncios realizados por Barack Obama y Raúl Castro los precios de los pasajes a/desde Cuba y de la facturación de documentos no bajan notablemente. Así que al menos en este punto no se puede hablar de una “nueva etapa” sino de la prolongación del viejo régimen de cosas.

De hecho una de las personas entre quienes consulté ayer para lograr este apunte consideró que los precios de los pasajes podrían mantenerse altos (por encima de los $400 o $500) aún cuando entren definitivamente en el juego las grandes aerolíneas norteamericanas, porque el mercado permitiría que una agencia de viajes fuerte compre a una compañía de vuelos, por ejemplo, todos los pasajes que dicha aerolínea pudiera tener disponibles un diciembre a $200, para luego revenderlos por el doble o el triple. Insisto en que solo se trata de un ejemplo.

En cuanto al precio de los trámites de documentos, esta sí sería una decisión que no depende tanto del mercado sino de la voluntad política del gobierno cubano. Al respecto se habla de que podrían venir algunas rebajas en normativas anunciadas por Cuba, pero serían mínimas si se comparan con las expectativas del viajero común.

(Cualquiera puede entender que al anticastrismo anticomunista, de “derecha” -dicen que hay anticastrismo rojo, de izquierda-, le sería ideológicamente más cómodo criticar un alza de precios que tiene que ver con la arbitrariedad del gobierno que con la lógica del mercado).

Contribuye además a mantener el alza de los pasajes el enlace en cadena que las agencias de viajes están haciendo con los negocios de transportación y hospedaje en la isla, pues en este momento hay una sobre demanda que permite el encarecimiento; dada la situación reconocida como de “crisis” en la oferta de habitaciones de hoteles en la isla.

“Bienvenidos al capitalismo”, dijo una antigua funcionaria cubana que reside ahora en Miami, y que tiene intereses en este giro.

Según un conocedor del tema, hay en este momento (no solo incluye Miami) 13 compañías de vuelos o “charteadoras” que se disputan o compiten (algunas se han ido a cortes; otras se han fundido; par de ellas quebrado, sobre el 2012) por el mercado.

“Mercado” que sigue siendo un asunto difícil cuando se refiere a una circunstancia donde esté involucrado lo cubano. Precisamente por eso los oyentes se la ponen en la esquina a Eddie Levy, cuando sugieren que algunos operadores de viajes a Cuba pudieran estar aventajándose de una lealtad política al gobierno de La Habana; que por demás les parece obsoleta en el ámbito de la llamada “nueva etapa” de las relaciones Cuba-EEUU.

Como las repuestas de Eddie Levy se pueden escuchar en el segundo de los audios recomendados, no voy a transcribir sus palabras. Solo quiero añadir que Levy estuvo sereno, diáfano y valiente (para no decir desafiante); sobre todo al salir un punto que aludía específicamente a Andrés Gómez.

Para cerrar este apunte quisiera decir que las preguntas de los oyentes de La tarde se mueve me parecen legítimas, independientemente de que su motivación pudiera oscilar en el rango de estas razones:

-Preocupación natural de los emigrantes/exiliados más humildes por las dificultades para costearse un viaje a Cuba.

-Recurso de la prensa y activismo anticastristas para crear malestar en torno a los viajes a Cuba y pesimismo sobre lo que realmente puedan conseguir las “nuevas” relaciones Cuba-EEUU y las reformas raulistas.

-Inquietud de empresarios del giro que pudieran sentirse menos favorecidos que otros aún cuando hayan defendido posiciones afines con el gobierno cubano en el pasado.

-Inquietud de nuevos empresarios que quieren introducirse en los negocios de viajes a Cuba y se encuentran con agencias y oficinas tradicionales, bien asentadas y en apariencia inamovibles en competencia legítima.

-Cuestiones puestas a rodar por las grandes compañías en acecho, para recaudar información.

IMAGEN: okviajero/Xael Charters, Inc