Headline »

September 30, 2016 – 10:12 am

La Mesa Redonda de la TV Cubana les identifica como “Emisarios Latinoamericanos”. Se trata de los ciudadanos panameños Marcos Obando, Ricardo Ceballos y Paul Alba Caballero.
En esta edición del programa Mesa Redonda participa Iroel Sánchez como …

Read the full story »
Colaboraciones

Artículos y ensayos de colaboradores

Cuba

Noticias, notas y artículos sobre Cuba

eichikawa

Artículos y ensayos de Emilio Ichikawa

US-Mundo

Noticias y notas sobre Miami, US y el mundo

Correo

Opiniones y cartas del lector

Home » eichikawa

La honestidad es tristona

Submitted by on September 14, 2015 – 2:52 am

El filme “Durak” (Yuriy Bykov, 2014) se ubica en la era post soviética de la historia de Rusia. Si no fuera por algunos discretos signos, o porque en un diálogo se refiere explícitamente al comunismo en tiempo pasado, el espectador puede pensar que se trata de los tiempos de Stalin, Kruschev, etc.

Y es que “Durak” parece proponer que en la Rusia post soviética los hábitos “burocráticos” pueden haber desaparecido o contraído en el sector privado, pero los funcionarios estatales (sobre todo los regionales) siguen en la mismas.

Un joven plomero que trata de sacar sus estudios sobre construcción se percata de que el edificio donde vive junto a otros cientos de personas, tiene una inclinación de más de tres metros desde la perpendicular tirada desde la base a la azotea y está a punto de derrumbarse. Cosa que además confirma una grieta que asciende por varios pisos.

Se trata de una urbanización para personas muy pobres, por lo que el joven recurre a los funcionarios de vivienda para que evacúen a los inquilinos. No lo pueden hacer porque costaría millones de rublos, y los dirigentes se han robado el presupuesto.

El “combativo” joven sigue luchando y Nina, la matrona local, mueve sus fichas para tapar el desfalco. Lo cierto es que si bien en la película “Durak” los funcionarios aparecen como unos corruptos, los personajes honestos (el joven y su padre) lucen bastantes tristones. Son incomprendidos, pero también hay cosas que ellos mismos no comprenden. (e.i.)