Headline »

September 30, 2016 – 4:56 am

“El Programa de Liderazgo de Verano para la Juventud Cubana se llevó a cabo los veranos (boreales) de 2015 y 2016, y ya ha terminado. Finalizó en agosto de 2016, con ajuste a la duración …

Read the full story »
Colaboraciones

Artículos y ensayos de colaboradores

Cuba

Noticias, notas y artículos sobre Cuba

eichikawa

Artículos y ensayos de Emilio Ichikawa

US-Mundo

Noticias y notas sobre Miami, US y el mundo

Correo

Opiniones y cartas del lector

Home » eichikawa

Sobre el primer encuentro entre Castro y Guevara

Submitted by on September 11, 2015 – 6:49 am

Sergio López Rivero

“Yo lo único que quiero después que triunfe la Revolución y quiera irme a luchar a Argentina -a su país-, es que no se me limite esa posibilidad, que razones de Estado no impidan eso”, recordó Fidel Castro que fue la única condición que puso Ernesto Che Guevara para incorporarse a su proyecto revolucionario, cuando se conocieron en el verano del año 1955. (Un encuentro con Fidel. Entrevista realizada por Gianni Miná. Oficina de Publicaciones del Consejo de Estado, La Habana, 1988, p.318). En otra ocasión, Fidel Castro añadió este matiz: “Desde que estábamos en México y se incorporó a nuestro Movimiento, me hizo prometer que después de la victoria de la Revolución en Cuba, se le autorizaría a volver a luchar en su patria o en América Latina”. (Fidel y la religión. Conversaciones con Frei Betto. Oficina de Publicaciones del Consejo de Estado, La Habana, 1985, p. 374).

Quien conozca un poco la historia de Ernesto Che Guevara, cuando menos le resulta curioso la manera en que se ha ajustado al máximo para la mitología revolucionaria, el guión de ese primer encuentro con Fidel Castro. Sobre todo, si tenemos en cuenta que hablamos de una persona alineada con la Unión Soviética, especialmente mordaz con quienes no compartían su alternativa política en aquel mundo bipolar de la Guerra Fría. De hecho, apuntarse a clases de ruso en el Instituto de Relaciones Culturales Mexicano Soviético, relacionarse con el funcionario de la Embajada de la URSS en México y agente de la KGB Nicolai Leonov y defender las tesis marxistas-leninistas durante los interrogatorios en la Secretaría de Gobernación de México, siempre han sido detalles de su vida recordados como relevantes por la historiografía oficial durante la preparación de la expedición del yate Granma.

“Oigan, ¿y ahora porque no se cuentan una película de cowboys?”, había reaccionado el joven argentino Ernesto Guevara cuando en el otoño del año 1953 coincidió en Costa Rica con refugiados cubanos que habían participado en las acciones violentas del 26 de julio de 1953 lideradas por el joven abogado cubano Fidel Castro. (Ricardo Rojo. Mi amigo el Ché. Sudamericana, Buenos Aires, 1997, p.57). Y seguro que algo de aquello planeaba todavía por su cabeza, cuando conoció a Fidel Castro en aquel verano del año 1955. Si nos atenemos a los hechos históricos, también resulta mucho más creíble su respuesta a Enrique Oltuski avanzado el año 1958, cuando este le propuso matizar los objetivos de la revolución para no enojar a los Estados Unidos de América: “Así que tú eres de los que creen que podemos hacer una revolución a espaldas de los americanos. ¡Qué comemierda eres! La revolución la tenemos que hacer en lucha a muerte con el imperialismo, desde el primer momento. Una revolución de verdad no se puede disfrazar”. (Enrique Oltuski. Gente del Llano. Imagen contemporánea. La Habana, 2001, pp. 193).