Headline »

September 30, 2016 – 8:10 pm

MIAMI AUDIO: eichikawa, conversando con Edmundo García en “La tarde se mueve” (Viernes 30 de septiembre, 2016)
(https://soundcloud.com/ltsm/09302016-viernes)

Read the full story »
Colaboraciones

Artículos y ensayos de colaboradores

Cuba

Noticias, notas y artículos sobre Cuba

eichikawa

Artículos y ensayos de Emilio Ichikawa

US-Mundo

Noticias y notas sobre Miami, US y el mundo

Correo

Opiniones y cartas del lector

Home » eichikawa

Las “teorías” conspiracionista y economicista de un golpe militar en Cuba

Submitted by on August 30, 2015 – 8:56 am

Emilio Ichikawa

Entrecomillo la palabra “teorías” porque a lo que me voy a referir tiene que ver más bien con expectativas o comentarios razonables que obviamente no cumplen los requisitos epistémicos de lo que suele considerarse Teoría. Y los incumplen no por pereza o negligencia sino por imposibilidad, porque hay objetos sobre los que la aprehensión científica está vedada.

Registro las tales “teorías” por respeto fenomenológico a lo que existe; porque se trata de especulaciones que “son” y se escuchan con frecuencia. Se recurre tanto a ellas, que no hace falta otro indicador para considerar su influencia.

Y también porque si vamos a ser honestos es forzoso reconocer que lo sucedido con la historia contemporánea de Cuba, sobre todo a partir de las declaraciones de Raúl Castro y Barack Obama el 17 de diciembre de 2014, se parece más a las profecías conspiracionistas de Rodolfo Nodal Tarafa, Presidente del Gobierno de Cuba en el Exilio; que a los pronósticos cubanológicos de Juan Antonio Blanco, Profesor del Miami Dade College.

Lo anterior es fácil de comprobar si se compara (¡sin prejuicios!) el punto de llegada de la historia cubana hoy, con estos comentarios de los citados analistas:

Rodolfo Nodal Tarafa: “De un lado, un pueblo ignorante de las grandes fuerzas ocultas que gobiernan el poder en el mundo, quienes nos colocaron la tiranía que padecemos… y una llamada ‘dirigencia’ en el exilio e intramuros, en buena parte también fabricada” (En editoriallibertad.com)

Juan Antonio Blanco: “Es… altamente improbable que (el Pte. Obama) desee dar ningún paso significativo… respecto al estado y gobierno cubano incluido el tema de la permanencia en prisión del contratista Alan Gross. Para Obama es políticamente impagable acceder a canjearlo por los espías cubanos” (En Infolatam, noviembre 12 de 2014)

Los conspiracionistas prevén la llegada al poder en Cuba de una junta militar encabezada por Alejandro Castro Espín, como lógico colofón a una conspiración que se ha venido fraguando lenta y concienzudamente.

Desde esta perspectiva, la causa cardinal de tal variante política estaría en la ambición de poder; es decir, en un elemento de tipo subjetivo. Ya que se considera que el estamento militar es quien de hecho monopoliza lo económico en Cuba, ese momento obedecería más a la voluntad de exhibir el poder que de tenerlo.

La afirmación de que Alejandro Castro Espín sería la cara visible de una junta militar explícita y formalmente al mando en la isla, maneja índices de gran fuerza persuasiva en los debates públicos; como pueden ser la híper promoción de su libro El imperio del terror y un grupo de comparecencias principistas, muy “straights” en la perspectiva socialista y nacionalista; así como su mitificación como militar con batallas.

Esta percepción conspiracionista ha sido defendida por intelectuales de distintos ámbitos; por ejemplo: por periodistas de Radio Martí como Juan Juan Almeida; y por académicos del Instituto de Estudios Cubanos y Cubanoamericanos (ICCAS) de la Universidad de Miami. (Staff Report Noviembre 5 de 2013)

¿Cómo se concretaría ese paso? Nadie lo ha dicho. Como se sabe el 24 de febrero de 2018, como prevé la ley, el sistema político cubano colapsará formalmente durante unas horas hasta que la Asamblea Nacional consagre a los jefes del estado y el gobierno cubano por un nuevo periodo. Es improbable que ese día se viole el juego a la institucionalidad que Cuba se está auto imponiendo. Aunque en el citado punto cero de la legislatura, cualquier cosa posible es legal, y por tanto real.

La otra ruta hacia ese mismo destino que he llamado “economicista”, parte de un análisis de las consecuencias de la reforma económica. Tanto en el caso de que la reforma económica fracase (donde las desigualdades serían insufribles), como en el caso de que la reforma económica triunfe (donde las desigualdades serían escandalosas), se crearía una situación de injusticia inaceptable por una mayoría desfavorecida, y para colmo hipersensibilizada contra la ostentación de riqueza por medio siglo de demagogia del fidelismo (y de adláteres como Cintio Vitier) a favor de convertir la pobreza en un valor social.

En caso de enconarse un disgusto social extremo, la cúpula militar aprovecharía para salir formalmente a ejercer el poder; para lo que contaría incluso con cierta legitimidad si los militares consolidan una imagen de casta incorrupta. No hay encuestas, pero “me luce” que el de los militares es uno de los gremios mejor percibidos.

Hace unos días comenté sobre la posibilidad de estas variantes con dos amigos que piensan radicalmente distinto sobre la cuestión cubana (y de paso sobre la norteamericana). Me sorprendió que las dos respuestas fueran favorables al encumbramiento de los militares, porque podría ser tomado como evidencia de un peligroso consenso. Uno de esos amigos comentó: “Prefiero una dictadura de las FAR a una dictadura del Ministerio de Turismo o del Ministerio de Cultura”. El otro dijo: “Yo quiero ser el vocero de esa junta militar”.

IMAGEN: Alejandro Castro Espín. Tomada de Greece.greekreporter.com