Headline »

September 24, 2016 – 7:41 am

Dr. Sergio López Rivero
El 10 de mayo de 1957 el Magistrado Manuel Urrutia Lleó llamó la atención de la élite del Movimiento 26 de Julio con su Voto Particular absolutorio de los acusados en la …

Read the full story »
Colaboraciones

Artículos y ensayos de colaboradores

Cuba

Noticias, notas y artículos sobre Cuba

eichikawa

Artículos y ensayos de Emilio Ichikawa

US-Mundo

Noticias y notas sobre Miami, US y el mundo

Correo

Opiniones y cartas del lector

Home » Cuba, US-Mundo

Mantener quieta a Cuba

Submitted by on August 20, 2015 – 12:52 pm

Jorge Riopedre

Herminio Portell-Vilá (Nueva Historia de la República de Cuba, La Moderna Poesía, 1986), relata que las instrucciones dadas por el gobierno interventor de Estados Unidos al abogado Charle Magoon como gobernador provisional de Cuba en 1906 era “mantener quieta a Cuba” para que no hubiese una “cuestión cubana” que alterase la campaña en la cual William H. Taft fue elegido presidente de los Estados Unidos. Ahora, después de más de un siglo, parece que Magoon ha reencarnado en el lobista cubano Arturo López-Levy, según el cual “Los contactos agrícolas entre Cuba y Estados Unidos son relevantes de cara a las elecciones estadounidenses de 2016″.

López-Levy, académico de palabra fácil formado en el materialismo dialéctico y señalado por el diario The New York Times como ex analista del aparato cubano, no parece experimentar conflicto ético alguno en la promoción de una mercancía vencida. Así vemos que no tiene reparos en proponer que “Fortalecer la seguridad alimentaria [de la isla] está en el interés nacional de Cuba y Estados Unidos”, como si el asunto figurara entre las máximas prioridades de Washington, cuando para el establishment norteamericano La Habana no es más que la capital de un país exótico a punto de desaparecer como museo tropical.

Semejante a la política de indulgencia seguida por Magoon para mantener a Cuba tranquila hasta después de las elecciones presidenciales en Estados Unidos, Lopez-Levy estira la argumentación hasta el límite al proponer que en Cuba, el cuentapropismo ya no debe ser calificado como sector no estatal, porque el régimen lo considera parte integral de su modelo económico. Modelo que dicho sea de paso, mantiene las fuentes de producción en manos del Estado, rechaza el libre mercado y no tolera la democracia.

Todavía Estados Unidos no cuenta con un candidato presidencial para el 2016, pero hay indicios de que a Cuba y a Washington les conviene dar la impresión de que el archipiélago se mantiene quieto, como en los tiempos de William Taft y su procónsul Charles Magoon. Es de imaginar que ya ambas orillas tienen sus candidatos preferidos con la mirada puesta en el subsidio de las compras agrícolas.