Headline »

September 26, 2016 – 5:35 am

I)-“Fidel Castro: ¿Uribe?
Uribe: ¿Sí?
Fidel Castro: ¡Aaaah! ¡Sabía que ibas a estar despierto! ¡Eres un ave nocturna como yo!”
El presidente Castro y yo nos llevábamos muy bien –para sorpresa de algunos, y en los últimos años …

Read the full story »
Colaboraciones

Artículos y ensayos de colaboradores

Cuba

Noticias, notas y artículos sobre Cuba

eichikawa

Artículos y ensayos de Emilio Ichikawa

US-Mundo

Noticias y notas sobre Miami, US y el mundo

Correo

Opiniones y cartas del lector

Home » eichikawa

Visite La Habana, no es necesario que le de la mano a Raúl Castro

Submitted by on August 16, 2015 – 1:44 pm

Emilio Ichikawa

El periodista Jorge Ramos entrevistó en la mañana de hoy domingo para su programa Al Punto de Univisión al poeta de protocolo Richard Blanco, quien dijo unas oraciones en la ceremonia que recientemente presidió el Secretario de Estado John Kerry en la Embajada de EEUU en La Habana.

Antes, en la era revolucionaria, cuando los poetas norteamericanos visitaban La Habana eran perseguidos… como Allen Ginsberg.

Ahora, en la era reformista, cuando los poetas norteamericanos visitan La Habana, disfrutan lo mar… como Richard Blanco.

Pero no solo eso marca la diferencia. También la originalidad y autenticidad de lo que dicen sobre la experiencia cubana; es decir, se distinguen además en algo tan esencial como la perspectiva poyética.

A Ginsberg se le ocurrió decir: “Mis sueños eróticos no son con Fidel sino con el Che”, y lo echaron de Cuba. Mientras para donde echa Richard Blanco cuando llega a Miami es para Univisión, a explicar por qué no le daría la mano a Raúl Castro.

Al preferir al Che sobre Fidel en 1966 el poeta Ginsberg se afincaba más consecuentemente en la marea izquierdista, que había desplazado hacia el argentino el simbolismo de la revolución. En tanto Richard Blanco, al alardear de que no le daría la mano a Raúl Castro, se blinda de las críticas del exilio anticastrista de Miami.

La frase de Ginsberg muestra sentido del humor, valentía e idealismo.

La excusa de Richard Blanco es cobarde y tiene incluso un efecto instrumental favorable al castrismo, pues puede servir como slogan turístico para que hasta el propio senador Marco Rubio supere la resistencia a viajar a la isla: Visite La Habana si, total, no es necesario que le estreche la mano al tirano Raúl Castro.

Fructuosito Rodríguez también fue y volvió a Miami diciendo que en La Habana había peste y suciedad. Y después de sus gestiones en la capital cubana Rosa María Payá trajo a Miami la nueva de que la represión en la isla había aumentando. Así que hasta se puede subir la parada: Viaje a Cuba… Porque usted jamás podrá ser un verdadero demócrata anticastrista, si no comprueba los desastres de la tiranía in situ.

Información relacionada:

-Emilio Ichikawa: Más que una pregunta, esta es una petición de recuerdo: ¿puede decir algo más testimonial de aquella visita del poeta Allen Ginsberg a La Habana? ¿Es cierto que llevaba el pelo largo y eso disgustó bastante a las autoridades?

Fausto Canel: Ginsberg, al igual que la gran mayoría de los estudiantes de Berkeley que visitaron Cuba en 1964 llevaba el pelo largo. Y eso no gustaba a las autoridades, pero tampoco nadie se lo criticó, ya que los guías/segurosos del Instituto de Amistad con los Pueblos estaban aleccionados en ese sentido. Recuerdo que Ginsberg estaba borracho todo el tiempo – o tal vez fumado, o probablemente borracho y fumado-. Pero insisto en que, dado que se trataba de los primeros estadounidenses que viajaban a Cuba después del rompimiento de relaciones y de la crisis del Caribe, la táctica oficial era la de hacerse de la vista gorda. En ese viaje Ginsberg no se comportó con la desfachatez de 1966, cuando le expulsaron de Cuba por su comportamiento público. En esa ocasión le reprocharon su relación con Reinaldo Arenas, un verdadero proscrito para el castrismo, y sobre todo la boutade que le valió la salida en el primer avión: “Mis sueños eróticos no son con Fidel,” dijo, “sino con el Ché.” Comentario de lesa majestad. (Emilio Ichikawa, Entrevista a Fausto Canel. Mayo 11 de 2007)

IMAGEN: “Allen Ginsberg, José Lezama Lima, J. M. Cohen, Nicanor Parra & Jaime Sabines/ the Jury of the Casa de las Américas Poetry Prize of 1965”. Texto al pie de foto e imagen tomadas del sitio ACLAIIR blog

No Comment »

1 Pingbacks »

  • […] Emilio Ichikawa » Visite La Habana, no es necesario que le de la mano a Raúl Castro. Share this:Hac clic para enviar por correo electrónico a un amigo (Se abre en una ventana nueva)Haz clic para compartir en Twitter (Se abre en una ventana nueva)Comparte en Facebook (Se abre en una ventana nueva)Haz clic para compartir en Tumblr (Se abre en una ventana nueva)Haz clic para imprimir (Se abre en una ventana nueva)Haz clic para compartir en Google+ (Se abre en una ventana nueva)Haz clic aquí para compartir en LinkedIn (Se abre en una ventana nueva)Haz clic para compartir en Reddit (Se abre en una ventana nueva)Pincha para compartir en Pocket (Se abre en una ventana nueva)Haz clic para compartir en Pinterest (Se abre en una ventana nueva)Me gusta:Me gusta Cargando… […]