Headline »

September 30, 2016 – 4:56 am

“El Programa de Liderazgo de Verano para la Juventud Cubana se llevó a cabo los veranos (boreales) de 2015 y 2016, y ya ha terminado. Finalizó en agosto de 2016, con ajuste a la duración …

Read the full story »
Colaboraciones

Artículos y ensayos de colaboradores

Cuba

Noticias, notas y artículos sobre Cuba

eichikawa

Artículos y ensayos de Emilio Ichikawa

US-Mundo

Noticias y notas sobre Miami, US y el mundo

Correo

Opiniones y cartas del lector

Home » eichikawa

¿Por qué las enfermedades contagio-infecciosas son las más útiles a la propaganda política?

Submitted by on August 5, 2015 – 10:09 pm

Emilio Ichikawa

No es cualquier crítica de que es merecedor el Sistema de Salud Pública de Cuba la que resulta de interés noticioso en el sur de Florida; sino especialmente aquella que garantice una transición inmediata a la crítica del actuar político del gobierno. Sobre todo si permite involucrar, evocar o invocar a Fidel Castro y Raúl Castro. Esta precisión  es importante para fijar el objetivo final de la crítica periodística, que ante todo está obsedida por influir en la percepción internacional del gobierno de La Habana.

Existen en la isla enfermedades estadísticamente elevadas que no sirven para montar sobre ellas una racha de propaganda desde la prensa. Por ejemplo, al tipo de periodismo anticastrista que realizan en Miami instituciones como Radio/TV Martí, Radio Mambí y el Canal 41 no les funcionan las enfermedades de origen genético que existen en Cuba; porque es más complicado (no imposible) persuadir al radioescucha o al televidente de que los Castro son culpables de mutaciones en el ADN de los individuos y en el mapa hereditario de la sociedad cubana, que convencerlos de que ambos son responsables de que los poblados de Palmarito de Cauto y Cifuentes se desagüen en diarreas.

Solo para ilustrar: En la provincia de Holguín, según reporta el periodista Alexis Rojas Aguilera, el Centro de Investigación y Rehabilitación de las Ataxias Hereditarias (CIRAH) tiene registrado una alta presencia de la Enfermedad de Huntington, un trastorno hereditario, neuropsiquiátrico, progresivo y degenerativo, en la zona de Samá en el municipio de Banes, al norte del territorio. ¿Puede culparse a Castro de esta situación? Es difícil pero, aunque se pudiera, no es lo suficientemente espectacular y expedita para que le interese a los periodistas de Miami. El 21 de mayo de este 2013 Prensa Latina/Cubasí reportaron que Teresa Romero, jefa de la Sección Integral para Control del Cáncer en la isla había declarado que el cáncer es la primera causa de muerte en Cuba y que “la situación es vulnerable, es decir, se pueden reducir las cifras de incidencia, mortalidad y aumentar las de supervivencia”. ¿Se ha hecho todo lo que se ha podido para enfrentar este padecimiento? La propia Dra. Romero reconoce que no, que se puede hacer más. Pero eso no lo aborda la prensa de Miami porque carece de información y porque seguramente el cáncer le resulta una enfermedad demasiado “lenta”, “oscura” y “discreta” para formar lo que los propios periodistas llaman “alharaca” o campaña. Para el activismo político lo efectivo es la manipulación de enfermedades de incidencia y propagación “social”, de contagio; como el dengue, el cólera, la malaria, etc. Todas ellas están ligadas explícitamente a la política de sanidad del gobierno, que es el leitmotiv de esta prensa. Y además tienen la ventaja antropológica adicional, “identitaria”, de calificar en el interés de una disciplina tradicional conocida como Medicina Tropical.

Las enfermedades “sociales” funcionan además como memorias del subdesarrollo. Precisamente por eso algunas notas sobre los brotes de cólera en Cuba han servido para conectar a la era Revolucionaria cubana con la Colonial; a la vez que para distanciar de la Colonia a la etapa Republicana.

Otro de los “motivos” fundamentales de muerte en Cuba como los accidentes de tránsito tampoco tienen interés propagandístico porque se trata de un índice característico de los países desarrollados. Curiosamente el Hospital como institución apenas se mencionó en las noticias sobre la muerte de Oswaldo Payá, mientras sí salió en las emitidas sobre la muerte de Laura Pollán. Sobre todo por involucrar al Hospital Calixto García, una institución en el epicentro del debate sobre la cubanidad; tan docente e investigativo como “social”. (En eichikawa.com)