Headline »

September 29, 2016 – 2:54 am

Yuniel Labacena
(JR)-Muchos consideraban revoltoso a Alejandro Sánchez Fernández en sus años de preuniversitario. Todo porque, como dirigente estudiantil y buen alumno, trató que sus compañeros fueran protagonistas de cuanta acción se realizaba en la escuela. …

Read the full story »
Colaboraciones

Artículos y ensayos de colaboradores

Cuba

Noticias, notas y artículos sobre Cuba

eichikawa

Artículos y ensayos de Emilio Ichikawa

US-Mundo

Noticias y notas sobre Miami, US y el mundo

Correo

Opiniones y cartas del lector

Home » Headline

La fuente se rompió

Submitted by on August 4, 2015 – 6:09 am

Emilio Ichikawa

Una de las desventajas de la TV y la radio en Internet es que de momento, al menos comercialmente, no admiten hacer zapping. Es decir, no te puedes poner a tontear relajadamente con un control en la mano y de repente encontrar, por azar, un programa que te detenga. Esto entraña una contradicción: La Internet ofrece un contenido cada vez más suave y veloz, para un usuario que debe ser más consciente en la búsqueda. Menos hedonista.

Amigos que tienen servicios de radio y TV en la red con comentarios habilitados, cuentan que las entradas disminuyen aceleradamente y que los mensajes son cada vez más decepcionantes. Sobre todo los halagüeños; por su brevedad, “sonoridad” y manifiesta incomprensión de lo que supuestamente elogian. Poca recompensa: un escueto “wow” por uno o varios días de trabajo.  

Los sitios escritos y audiovisuales sobre temas cubanos han perdido atractivo entre los usuarios tradicionales. Las causas son varias; pero hay una que concierne a los propios productores y editores de esos sitios, y es haber creado en el usuario un omnívoro marco de tolerancia por el aumento indiscriminado de las dosis de sensacionalismo.

La ataraxia adictiva que entumece las ofertas online se puede ilustrar por analogía clonando el proceso en una zona matriz, como puede ser la programación sobre temas cubanos en la televisión de Miami.

Hace unos diez años en la TV cubana de Miami se puso de moda la “primicia”. En el sur de Florida destacaron como portadores de primicias o “nuevas” (news), por poner dos ejemplos, Delfín Fernández (el Agente Otto) y el fallecido Teniente Coronel Juan Reynaldo Sánchez, escolta de Fidel Castro. Aunque ambos pudieron haber caído en una que otra novelería (estimulados por periodistas travestidos en genios del entretenimiento), ni Fernández ni Sánchez eran fraudes. Ambos sabían de lo que hablaban; la gente que decían conocer existía, con nombres y apodos que les identificaban; y generalmente presentaban fotos de los lugares que referían.

¿Que Fernández especuló con la “primicia” de Google Earth en la TV cubana de Miami? Es cierto. Pero mirándolo en la distancia, y comparándolo con lo que ha venido después, su esfuerzo tenía mucho de decencia y cortesía hacia el televidente. Fernández, que tiene sobresalientes condiciones como narrador, convirtió a Punto Cero en una geografía tan familiar en Miami que de pronto la gente se mostraba como vecina de vida de los Castro-Soto del Valle.

Pero las “primicias” solo lo son una vez, y se agotaron. De ahí que hubo un momento en que la TV cubana de Miami empezó a “construir” la noticia. El punto emblemático de ese desplazamiento fueron las huelgas de hambre de Guillermo Fariñas.  

La “construcción noticiosa” es una degeneración teórica y moral (no económica empresarial) en el periodismo de lo que los Filósofos llamaron “construcción de la Verdad.” Por supuesto que su recepción acrítica no es privativa de los periodistas de Miami; el propio Decano de la Facultad de Comunicación de la UH, Dr. Raúl Garcés Corra, es un entusiasta aficionado de esa opción epistémica. De hecho su tesis doctoral, defendida en el año 2006, se titula “La construcción simbólica de la opinión pública. Tendencias teóricas y prácticas mediáticas contemporáneas”.

La abstinente epopeya del disidente villareño, desde su comienzo hasta aquel sorprendente final que se conoció en Miami como “El Fariñazo”, fue reportada en primicia por el programa A Mano Limpia, que conducía el periodista Oscar Haza para el Canal 41. De lunes a viernes, abriendo programa a las 8:00 de la noche, Haza sostenía invariablemente una conservación telefónica con Guillermo Fariñas sobre su estado psicofísico; cosa que el célebre disidente aprovechaba para auto diagnosticarse usando jerga médica especializada y lanzar pronósticos sobre la política cubana.

En el equipo que por entonces producía A Mano Limpia para Oscar Haza había representantes tanto de la gnoseología clásica como de la epistemología “construccionista”. Frank Rodríguez, un cubanoamericano honesto y partidario del conservadurismo del Tea Party, se atenía a la regla “Veritas est adaequatio intellectus et rei” y creía que Fariñas se declaraba en huelga porque realmente estaba en huelga. Rodríguez sintió tan sinceramente la huelga #23 del Coco, que llegó a escribirle un obituario inspirado en La Piedad que partía el alma. En el polo opuesto de Rodríguez estaba el también productor Miguel Cossío, educado en los relajados patrones de permisibilidad del “hombre nuevo” (aunque moderado por la influencia de una íntegra familia) que si bien no decía que la huelga de Fariñas era una farsa, aceptaba que era una “construcción”. O como diría el Dr. Garcés: la huelga de Fariñas era una pieza (válida) de “teoría y práctica mediática contemporánea”, encaminada a lograr un efecto comunicacional.  

Pero así como dije que Delfín Fernández y Juan Reynaldo Sánchez, con todas sus novelerías, quedan como testimoniantes serios en esta historia; reconozco que “Fariña e’un mostro” (Cossío dixit) comparado con ciertas tendencias actuales en los hacedores de la TV de Miami.

Me cuenta una persona que ha vivido dentro de uno de los canales miamenses todo este proceso, que recientemente participó en una celebración del gremio y se le acercó alguien que hasta hace muy poco trabajaba en el ICRT y le propuso: “Tú me dices quien es la fuente; y si hay que singarse a la fuente, yo me singo a la fuente”. Me disculpan la expresión pero creo que sirve para indicar la apertura de un nuevo momento en el “periodismo de investigación” en Miami.

IMAGEN: Por Denys San Jorge. Artista de El Callejon de los perros. Bauta, Cuba.