Cuba

Noticias, notas y artículos sobre Cuba

Colaboraciones

Artículos y ensayos de colaboradores

Correo

Opiniones y cartas del lector

US-Mundo

Noticias y notas sobre Miami, US y el mundo

ei

Artículos y ensayos de Emilio Ichikawa

Inicio » Colaboraciones

Elecciones en Cuba: quinto llamado

Enviado por en febrero 3, 2013 – 0:07 am

Arnaldo M. Fernández

En sesión (diciembre 27, 1991) del X Período Ordinario de la III Legislatura de la Asamblea Nacional del Poder Popular (ANPP), Fidel Castro dio su opinión de que en el futuro «no serán los delegados quienes elijan a los diputados, [sino que] postularán a los diputados para que el pueblo los elija». A lo dicho, hecho. La reforma constitucional (1992) y la nueva Ley Electoral (1992) pusieron a los candidatos a diputados de cara a la gente.

Hasta Fidel Castro quedó expuesto a la votación popular en el colegio electoral 799 del distrito 7 del municipio Santiago de Cuba, pero no había soltado en balde que «para hacer unas elecciones como estas es preciso hacer primero una Revolución tan profunda como la que ha tenido lugar». En The Irony of Democracy (Wadsworth Publishing Co., 1970), el tándem Thomas Dye-Harmon Ziegler habían descifrado ya que si la gente —en lugar de ciertas minorías— tomara en serio el activismo político, la estabilidad se resentiría, ergo: la «apatía constructiva» de las masas es clave para todo orden político.

A lo hecho pecho: el 12% del electorado manifestó de algún modo su oposición: 0.4% no fue a votar, 3.9% dejó la boleta en blanco, 3.1% anuló la boleta y 4.6% votó sólo por algunos y no —como promovía el gobierno— por todos los candidatos (Voto Unido) en las listas correspondientes. Las elecciones siguientes (1998, 2003 y 2008) dieron continuidad a la tiranía de los números con voto unido por encima de la base (88%) sentada en 1993 y parecidos niveles de asistencia a las urnas, siempre superiores al 95%.

En las pasadas elecciones generales, Raúl Castro fue el candidato con mayor votación popular (99.37%), por el municipio Segundo Frente (Santiago de Cuba). Solo tres más pasaron del 99%: la maestra Antonia Cámbara (99,32%), presidenta de la Asamblea Municipal de Buey Arriba (Granma); Eduardo Caraballo (99.17%), director municipal de Servicios Comunales en Yateras (Guantánamo); y José Luis López (99.11%), director municipal del INDER en Maisí (Guantánamo). En su histórico distrito 7 de Santiago, Fidel Castro se alzó con el 98.26%.

La disidencia u oposición y los demás enclaves anticastristas despachan rápido el asunto tachando de farsa estas elecciones, pero la minoría gobernante en Cuba examina los resultados con seriedad. La votación del 74.7% que consiguió Misael Enamorado, primer secretario del Partido en Santiago, hubiera sido landslide en cualquier lugar de Occidente, pero en Cuba sellaron su desgracia política: Lázaro Expósito apareció como primer secretario del Partido en Santiago y Enamorado no reapareció en la lista de candidatos para estas elecciones generales 2013.

Sus resultados son predecibles, pero no desechables con tanta ligereza a que los núcleos opositores nos tienen acostumbrados. A fin de cuentas, la disidencia anticastrista siempre recurre a tales o cuales números de firmantes para golpear con tales o cuales proyectos o llamamientos. Entretanto el castrismo prosigue haciéndolo con los votantes en cada llamamiento a las urnas.

-TAXONOMIA DE LA ASAMBLEA NACIONAL: Parte I, Parte II, Parte III, Parte IV

-NOTA: En las elecciones de hoy domingo 3 de febrero, aunque el círculo a marcar por todos los candidatos es el mejor ubicado en la boleta, y se puede percibir en los medios cubanos la preferencia por ese voto mancomunado, no se ha insistido como en ocasiones anteriores en que esa sería la opción “más revolucionaria” para los votantes. En la exhortación de GRANMA a participar en las elecciones solo se dice: “Momento especialmente significativo en este Año 55 de la Revolución será el de mañana (hoy-ei), cuando cubanas y cubanos estemos presentes en las urnas y con nuestro voto por uno, por varios o por todos los candidatos, les concedamos la distinción de representarnos en los órganos superiores del poder estatal en el país y las provincias.”

-Foto © vtv

Share