Cuba

Noticias, notas y artículos sobre Cuba

Colaboraciones

Artículos y ensayos de colaboradores

Correo

Opiniones y cartas del lector

US-Mundo

Noticias y notas sobre Miami, US y el mundo

ei

Artículos y ensayos de Emilio Ichikawa

Inicio » ei

El “NO” y las izquierdas chilenas

Enviado por en febrero 13, 2013 – 17:50 pm

G. Melo

La película “No” (Pablo Larraín, 2012) es un film aceptable pero que como toda simplificación de la vida y la historia, deja de lado aspectos relevantes de esa historia. La campaña en TV, se dio si no me equivoco un mes antes del plebiscito, cuando ya los registros electorales estaban cerrados.

En Chile hasta 2012 para votar en una elección debías estar inscrito en los registros del Servicio Electoral, por tanto cualquiera que quisiera votar y no cumpliese con ese requisito, no tenía derecho a voto. La primera dificultad que tuvo la oposición y la mayor a mi juicio, fue convencer a la gente que se inscribiera en esos registros, pues existía el convencimiento generalizado, que el Plebiscito estaba perdido de antemano pues sería controlado de principio a fin por Pinochet.

En Chile en 1987 había dos oposiciones: una que dio origen a la Concertación y la otra que, siendo menor, se agrupaba en torno al PC. La posición de los comunistas chilenos al inicio fue de negarse a participar a en el plebiscito, pues su estrategia de Rebelión Popular perseguía acabar con todo vestigio de la institucionalidad de Pinochet y no fue hasta que Fidel Castro les aconsejara (junio-julio del 88) cambiar de posición que aceptaron hacerlo, bajo el lema de: ¡No hasta vencer! Una ex diputada del PC, María Maluenda, madre de uno de los tres dirigentes del PC degollados en 1987 por la Dictadura viajó hasta La Habana para que Fidel intercediera en que el PC se sumara al esfuerzo de enfrentar unidos toda la oposición al dictador chileno en el plebiscito de 1988.

Si no se hubiese dado la circunstancia de la que la oposición fuese unida y no se hubieran inscritos, una vez persuadidos, de la posibilidad de vencer al dictador chileno, ninguna campaña, por más creativa que fuese hubiera dado resultado, pues no hubiesen existido los votantes que sustentasen mayoritariamente el votar la opción “NO”.

Aun así el PC se preparó para que ganase la opción del “Sí” y eso creara las condiciones una vez perpetuado Pinochet como presidente, para una salida revolucionaria y radical a la dictadura chilena. La transición chilena tuvo muchos aspectos que hoy uno mira de forma crítica, pero en lo esencial se evitó un enfrentamiento radical, de resultado aun más dudoso.

Share