Cuba

Noticias, notas y artículos sobre Cuba

Colaboraciones

Artículos y ensayos de colaboradores

Correo

Opiniones y cartas del lector

US-Mundo

Noticias y notas sobre Miami, US y el mundo

ei

Artículos y ensayos de Emilio Ichikawa

Inicio » general

DISCURSO de Lincoln Diaz-Balart por el natalicio de Martí (Tampa, 27 de enero de 2013)

Enviado por en febrero 4, 2013 – 16:21 pm

Lincoln Diaz-Balart

Conocí al patriota cubano Alfredo Moreno durante mis años de estudiante universitario en el New College, de Sarasota, Florida (1973-1976). Yo formaba parte durante esos años de una organización estudiantil que trabajaba por la libertad de Cuba, llamada Abdala. Era el único miembro de Abdala (y el único cubano) en el New College en Sarasota.

Un día salió publicada una breve nota en el Sarasota Herald-Tribune sobre el hecho de que en New College había un joven estudiante cubano, miembro de Abdala. Y entonces se apareció, en mi dormitorio universitario una tarde, una delegación de patriotas cubanos que vivían y trabajaban en Sarasota, dirigidos por Alfredo Moreno. Recuerdo que uno de ellos era el “Maître D” del Restaurante “Columbia” en Sarasota, Claudio Guinart. Alfredo Moreno también trabajaba en un restaurante del área. Los patriotas cubanos que vivian en Sarasota y yo compartíamos el amor y la devoción por Cuba, y nos hicimos grandes amigos. Alfredo Moreno me invitó a participar junto a él en un acto conmemorando la lucha y muerte del General Antonio Maceo frente al ayuntamiento de Sarasota.

Han pasado casi 40 años, y mi amistad con Alfredo Moreno sigue inalterable. Igual que continúa nuestra devoción y nuestro amor por Cuba y los cubanos, y nuestra lucha por Cuba libre.

Alfredo Moreno es ahora el Presidente de La Casa Cuba de Tampa. Allí estuve en la mañana del domingo 27 de enero, acompañado por mi colaboradora del Instituto La Rosa Blanca, la doctora Diana Arteaga, celebrando el 160 aniversario del natalicio del Apóstol de la libertad de Cuba.

Más tarde ese día, tras haber visitado el Club Cívico Cubano, donde los patriotas cubanos el Coronel Orlando Rodriguez y Nilda Plasencia muy gentilmente nos enseñaron el importante museo de cubanía existente allí, nos reunimos unos 150 cubanos en un almuerzo convocado por La Casa Cuba, para recordar nuevamente a Martí y pensar juntos sobre el futuro de Cuba y su libertad.

Durante el almuerzo, les dije a los presentes que, aunque el tirano cubano (y su hermano, el tirano en funciones) continúan controlando la chequera de Chávez (de los fondos que el régimen chavista les roba al pueblo venezolano), y que los Castro están orquestando la transición venezolana para continuar controlando la chequera de Chávez aún más allá de la vida de Chávez, con el visto bueno de la Administración Obama, la libertad de Cuba se acerca.

Se acerca la libertad de Cuba porque a los Castro ya solo les queda la represión para mantenerse en el poder y han logrado que todo el pueblo cubano sienta repulsión por ellos. Es solo cuestión de tiempo.

Los héroes de la oposición interna crecen, en número y en heroísmo, cada día. El loco endemoniado, fuente de toda idea de la tiranía por 54 años, pronto pasará de ser cadáver insepulto a cadáver sepultado. Entonces el tirano en funciones no podrá mantener intactas las estructuras de poder del régimen. Inevitablemente y de forma inexorable, la tiranía se pudre, se fosiliza, se desmiembra.

Y es importante tomar conciencia de lo que significará para el futuro de Cuba el poder político cubano-americano en Estados Unidos. Y, muy en especial, el amor por Cuba que llevan en sus corazones dos millones de cubano-americanos. Las nuevas generaciones de cubano-americanos quieren ver a Cuba feliz, próspera, y libre. Y la devoción por Cuba que llevan los jóvenes cubano-americanos en sus almas se debe a sus abuelos, al amor por Cuba que siempre vieron y sintieron en sus abuelos. A esos abuelos, cientos de miles de nobles patriotas cubanos, Cuba siempre les estará agradecida. Si quieren realmente saber de qué estoy hablando, vayan al hermoso hogar en Tampa de Mario y Caruca Quevedo y vean el bello cuadro y el escrito, obras de la nieta de ellos dedicadas a su abuelo, el patriota cubano Mario Quevedo.

Yo siempre les estaré agradecido, a mi gran amigo Alfredo Moreno y a todos los patriotas de La Casa Cuba y del Club Cívico Cubano de Tampa, por el cariño que me demostraron, y especialmente por su amor por Cuba.

Share