Cuba

Noticias, notas y artículos sobre Cuba

Colaboraciones

Artículos y ensayos de colaboradores

Correo

Opiniones y cartas del lector

US-Mundo

Noticias y notas sobre Miami, US y el mundo

ei

Artículos y ensayos de Emilio Ichikawa

Inicio » ei

China aumenta la guerra cibernética poniendo la seguridad nacional en peligro

Enviado por en febrero 27, 2013 – 21:40 pm

Frank de Varona

 China está en guerra cibernética con los Estados Unidos desde hace varios años. Desde antes que Obama fuera electo presidente, China nos viene robando nuestros secretos militares e industriales. Bajo la presidencia de Obama estos robos y espionaje han aumentado sin que nuestro presidente y el Congreso hayan tomado medidas enérgicas para detener a los chinos. En mi opinión el mayor fracaso del gobierno de Obama, en cuanto a seguridad nacional, ha sido su increíble negligencia al no  detener los continuos y crecientes ataques de China.

David E. Sanger, David Barboza y Nicole Perlroth escribieron un artículo llamado “Chinese Army Unit Is Seen as Tied to Hacking Against U.S.”  o “Unidad del ejército chino está involucrado en hackear en contra Estados Unidos“ en el periódico New York Times el 18 de febrero de 2013. Este  artículo muy extenso detalló cómo el ejército chino está aumentando los ataques cibernéticos contra nuestra nación y roba nuestros secretos industriales y del gobierno al igual que espía a congresistas y miembros importantes del gobierno de Obama. La BBC Mundo publicó un artículo llamado “Acusan a unidad militar china de prolíficos ataques cibernéticos” el 19 de febrero de 2013. El New York Times y la  BBC Mundo señalaron que en  un extenso reporte de  60 páginas de la compañía estadounidense de seguridad computacional y experta en robo cibernético Mandiant  acusó a una división secreta del ejército chino como uno de los grupos de espionaje cibernético más prolíficos del mundo.

Esta unidad del ejército chino opera en un edificio de color blanco de 12 pisos en las afueras de Shanghái y en esta zona el ejército chino tiene miles de guerreros cibernéticos. Ahí opera la Unidad 61398 del ejército de liberación popular de China. El reporte de la compañía Mandiant es similar al reporte clasificado del Estimado de Inteligencia Nacional, documento que colaboraron las 16 agencia de inteligencia estadounidenses.

Estos reportes indicaron que los guerreros cibernéticos chinos han penetrado la red eléctrica, gas y acueductos de la nación. Un objetivo importante de los chinos fue una compañía que controla el 60% de los oleoductos de petróleo y de gas en Norte América y también la compañía de seguridad de computadores RSA. La RSA usa códigos especiales para proteger los “databases” del gobierno y de corporaciones.

La compañía privada de seguridad computacional Mandiant aseguró que la Unidad 61398 se ha robado sistemáticamente información de al menos 141 organizaciones alrededor del mundo de 20 importantes industrias. Esta compañía señaló que desde el 2004 investigó cientos de hackeos desde China. Explicó que a partir de nuestras observaciones  esta unidad del ejército chino es uno de los grupos de espionaje más prolíficos en cuanto a la cantidad y la calidad de la información robada.

 Los chinos se han robado cientos de información, incluyendo planes de acción, de negocio, documentos de precios, credenciales de usuario, y medios y listas de contactos. Una vez que penetran los negocios y agencias del gobierno se quedaban dentro de la red hackeada un promedio de 356 días, con una duración máxima de hasta cinco años. Dos periódicos importantes de nuestra nación el New York Times y Wall Street Journal fueron víctimas de  espionaje chino de la Unidad 61398.

Durante cuatro años el presidente Barack Obama no acusó a China de esta devastadora guerra cibernética. Su silencio fue absoluto. Este escritor viene denunciando la guerra cibernética de China contra nuestra nación por más de dos años. No fue hasta que fuera reelecto y en su discurso del Estado de la Unión que Obama habló de este gran peligro que afronta nuestra nación. El presidente Obama expresó que “Sabemos que naciones extranjeras nos roban nuestros secretos corporativos, ahora nuestros enemigos están tratando de sabotear nuestra red eléctrica, instituciones financieras, y sistema de control de aviación. No podemos mirar a estos años desde ahora y preguntarnos por qué no hicimos nada”. El presidente Obama hizo un decreto ejecutivo el 19 de febrero de 2013 donde su gobierno compartirá información sobre los ataques cibernéticos con los proveedores del Internet. La administración de Obama ha dicho que planean decirles a los nuevos líderes chinos que asumen poder el 5 de marzo de 2013 que lo que están haciendo afectará la relación de China con nuestro país. ¿Pero porque esperar? El nuevo presidente de China será Xi Jinping.

Desgraciadamente usted señor Presidente no ha hecho casi nada y ¿qué espera? Cuando le preguntaron a la Casa Blanca si estaba consciente de estos ataques, el vocero del National Security Council Tommy Vietor expresó “nosotros hemos repetidamente expresados nuestras preocupaciones a los niveles más alto del gobierno chino sobre el robo cibernético, incluyendo las fuerzas armadas, y continuaremos haciéndolo”. Esta declaración no asustará al gobierno chino y mucho menos a los generales de su ejército que ven a nuestra nación como su mayor enemigo. Hasta un ministro de Defensa chino dijo que la guerra con Estados Unidos es inevitable.

El presidente Obama tiene que imponer sanciones severas  contra China hasta que pare el descarado y peligroso robo cibernético de los secretos de nuestras industrias y de nuestro gobierno. Usted tiene que decirle al presidente chino que de no parar los ataques cibernéticos, los Estados Unidos comenzará un contraataque masivo cibernético para penetrar su gobierno y todas sus industrias. Haga lo mismo que nos ha hecho China y si no tiene el valor y determinación, alce la bandera blanca y ríndase.

Gran parte del problema es que el presidente Obama depende de esta nación enemiga para financiar los déficits de más de 1 trillón de dólares de cada año de su gobierno. Tendrá miedo que los chinos dejen de comprar la enorme deuda nacional provocada por su irresponsabilidad  con el despilfarro de dinero y los gastos astronómicos de su gobierno.

A una semana del 1 de marzo de 2013 donde comienza el llamado ”sequester” donde habrán cortes de 85 billones de dólares al año al Pentágono y a otras agencias del gobierno, el presidente Obama no ha hecho ningún compromiso con los republicanos en el Congreso para evitar este descalabro. La semana pasada se fue a Palm Beach por tres días a jugar golf con sus amigos. Su propio secretario de defensa Leon Panetta y los Mandos Conjuntos de las Fuerzas Armadas (Joint Chiefs of Staff) han declarado una y otra vez que los cortes severos del presupuesto de las fuerzas armadas ponen en grave peligro la seguridad nacional.

Si no hay un arreglo con el Congreso antes del 1 de marzo, las fuerzas armadas perderán 500 billones de dólares por los próximos 10 años. A su vez el presidente Obama quiere reducir unilateralmente un tercio de nuestro arsenal nuclear. El mensaje que envía el presidente Obama a China y a Rusia es de una completa debilidad, algo extremadamente peligroso en los tiempos turbulentos en que vivimos.

Otra firma de seguridad computacional Digital Bond declaró que había sido atacada y esta firma presta servicios a compañías mineras, acueductos y plantas eléctricas. Jaime Blasco, que trabaja para la firma de seguridad computacional AlientVault, dijo que el ejército chino había atacado a la firma canadiense Telvent que provee software a compañías de oleoductos de petróleo y de gas y operadores con control remoto que tienen acceso a las válvulas y a los sistemas de seguridad.

La firma canadiense tiene los planos de más de la mitad de todos los oleoductos de petróleo y gas en Norte y Sur América y tiene acceso a todos sus sistemas. En septiembre de 2012 la firma canadiense le dijo a sus clientes había sido atacada y que habían penetrado sus sistemas y la habían robado su información.

China también ha penetrado a una compañía privada que trabaja para la National Geospatial-Intellengence Agency y la National Electrical Manufacturer Association.

Los ataques cibernéticos de China también han sido dirigidos contra el Departamento de Defensa, el Departamento de Estado y las fuerzas armadas de los Estados Unidos. Nuestra marina de guerra recibe 100,000 ataques cibernéticos por hora. ¿Existe alguien que duda que estamos en una guerra seria con China? China también se encuentra en una guerra de divisas contra nuestra nación y tiene como objetivo de destruir el dólar como moneda internacional.

Robert S. Mueller, el director del FBI, ha dicho que los ataques cibernéticos, particularmente de China, pronto reemplazarán al terrorismo como la preocupación número uno de su agencia. A finales de marzo de 2012 el agente del FBI Shawn Henry testificó ante el Congreso que a una corporación estadounidense le robaron toda la información de un proyecto de investigación y desarrollo por más de 10 años por un valor de $1 billón de dólares en una noche. El general Keith B. Alexander, jefe del comando cibernético del Pentágono, declaró que el robo cibernético es “la mayor transferencia de riqueza en la historia”.

Richard A. Clarke, experto en contra espionaje y contra terrorismo, quién trabajó en este campo con varios  presidentes, en una  entrevista con el periodista Ron Rosenbaum de la revista Smithsonian (abril de 2012) nos reveló información extremadamente alarmante. Clarke dijo que es posible que los Estados Unidos esté siendo derrotado en la guerra cibernética con China. Clarke cree que hemos perdido nuestro poderío militar por esta guerra cibernética. Por ejemplo, todos los detalles sobre la fabricación de nuestra nueva generación de bombarderos, el F-35, ya se lo robó China. Los billones que nos gastamos en “research and development o R&D” (investigación y desarrollo) en mejorar nuestro armamento ya se lo ha robado China y lo usan para mejorar su arsenal militar.

Los “chips, routers and hardware” que importamos de China para nuestras computadoras y redes digitales vienen con “logic bombs, trapdoors and Trojan horses” (dispositivos internos para su destrucción). Los chinos los pueden activar cuando quieran para destruirnos. Clarke informa sobre un artículo recientemente publicado en una importante publicación de estrategia militar llamada Orbis. El título del artículo es “Cómo los Estados Unidos perdieron la guerra naval de 2015”. Esta es la triste situación de nuestra nación y ¿qué ha hecho Obama para protegernos?

Clarke advirtió a los presidentes Bill Clinton y George W. Bush que Al Qaida nos iba atacar en nuestro territorio con un ataque devastador y que los Estados Unidos tenía que tomar medidas agresivas para evitarlo. Ambos presidentes ignoraron su consejo y sufrimos el peor ataque en nuestra historia el 11 de septiembre de 2001. Después con toda honestidad Clarke declaró a la bipartidista Comisión del 9/11 que pedia perdón a los familiares de las víctimas del 9/11 porque “Su gobierno fracasó en protegernos”.

 Ahora Clarke nos vuelve a advertir que nuestro gobierno está fallando una vez más en protegernos. No tenemos protección contra un masivo ataque cibernético que  destruiría toda la infraestructura electrónica, la cual incluye el “power grid” (red eléctrica), sistema bancario, telecomunicaciones, ferrocarriles, aeropuertos, sistema de acueductos  y hasta nuestro sistema de comando militar.

Clarke expresó: “Mi mayor miedo no es un Pearl Harbor digital, sino una muerte del mil cuchillazos. Nosotros perderemos nuestra habilidad de poder competir al perder por el robo continuo de China de todas nuestras investigaciones y desarrollo (R&D). Los billones de dólares que nos gastamos en nuestras industrias y para fines militares van a China gratuitamente…Y después de un tiempo no se puede competir”. Clarke está convencido que: “Todas nuestras principales corporaciones e industrias ya han sido penetradas por China y que el gobierno británico ha dicho que lo mismo ha ocurrido en su país”.

Clarke teme que si hubiera en el futuro una confrontación militar con China, como ocurrió en 1996 cuando el presidente Clinton se apresuró a enviar dos portaaviones y barcos de apoyo para prevenir una invasión de China a Taiwán, nuestra nación no pudiera responder militarmente. Clarke piensa que el Pentágono no quisiera o pudiera defender a Taiwán por miedo a que un ataque cibernético de China cegara y paralizara a nuestra marina de guerra.

En el  libro  de Richard Clarke con Robert K. Knake, Cyber War:The Next Threat to National Security (2010) o La guerra cibernética: la nueva amenaza a la seguridad nacional, explican los autores que mientras los Estados Unidos ha desarrollado una capacidad para conducir ataques cibernéticos, no ha desarrollado una defensa para protegernos de ese tipo de  ataques de otras naciones ahora y en el futuro.

El 2 de abril de 2012 Richard A. Clarke publicó un artículo en el periódico The New York Times llamado “Cómo China nos roba nuestro secretos” donde criticó al Congreso y al presidente Obama por no pasar una ley que autorizara a los Estados Unidos a intervenir agresivamente y parar el robo masivo de los hackers extranjeros. Escribió Clarke que el 94% de las corporaciones que utilizaban una firma de seguridad contra hackers llamada Mandiant no sabían que ya habían sido víctimas de su propiedad intelectual. Explicó Clarke que el gobierno de Obama no necesita autorización del Congreso para actuar. Bajo la autoridad de aduana el Departamento de Seguridad Nacional puede inspeccionar lo que entra y sale por el espacio cibernético y bajo la Ley de Inteligencia el gobierno federal puede monitorear el tráfico del internet y parar este tipo de robo.

Clarke explicó que algunos funcionarios de su gobierno piensan que parar el robo de China sería una violación de privacidad, otros que dañarían las relaciones con China o que China pudiera atacar nuestra infraestructura completa. Nos dijo Clarke que el gobierno de Obama ni siquiera ha intentado hacer algo sobre este grave problema de seguridad nacional.

El gobierno chino y su ejército han aumentado y expandido la guerra cibernética con nuestra nación y representa una amenaza creciente a nuestra infraestructura y nuestro gobierno. El presidente Obama tiene que responder con fuerza contra China o seremos una colonia de esa nación. Como dijo el congresista Mike Rogers, presidente del Comité de inteligencia de la Cámara de Representantes “ahora en este momento los chinos no tienen ningún incentivo para parar lo que están haciendo, sino le ponemos un precio alto, lo que están haciendo continuará en aumento”.

¡La espantosa negligencia de Barack Obama y del Congreso   pudiera resultar que algún día  China comunista conquistara a los Estados Unidos sin disparar un solo tiro!

-FOTO: Frank de Varona: libertadusa

Share