Cuba

Noticias, notas y artículos sobre Cuba

Colaboraciones

Artículos y ensayos de colaboradores

Correo

Opiniones y cartas del lector

US-Mundo

Noticias y notas sobre Miami, US y el mundo

ei

Artículos y ensayos de Emilio Ichikawa

Inicio » Colaboraciones

Buena mañana tenga febrero con cuatro efemérides al tiro

Enviado por en febrero 4, 2013 – 9:47 am

El 4 de febrero de 1987, el ex capitán de la policía secreta chilena Armando Fernández Larios es condenado a cinco años de cárcel por complicidad en el asesinato de su compatriota Orlando Letelier y de la asistente Ronni Moffit. Al declararse culpable y expresar remordimiento y arrepentimiento, Fernández Larios logró que el juez Barrington Parker concediera derecho a libertad condicional en abril de 1988. Fernández Larios señaló como autor intelectual del crimen a Pinochet, pero el fiscal federal Joseph DiGenova aseguró que arreciarían las gestiones para extraditar al general Juan Manuel Contreras y al teniente coronel Pedro Espinoza, jefe y jefe de operaciones, respectivamente, de la Dirección de Inteligencia Nacional (DINA), de quienes Fernández Larios recibió directamente la orden de supervisar la operación, aunque Espinoza dijo que venía de arriba.

El 3 de febrero de 1958, el director de la Oficina de Asuntos Mesoamericanos (Departamento de Estado), William Wieland, escribió al embajador americano en Cuba, Earl Smith (Foto © The Cuban History), que la negociación de carros blindados para Batista no proseguirá hasta que no diera pasos políticos decisivos hacia un clima electoral acceptable, más allá de restaurar las garantías constitucionales. Wieland acotó que opositores como Felipe Pazos y el general Jorge García Tuñón (golpista del 10 marzo converso en exiliado antibatistiano) se mostraban más conciliatorios e inclinados a la solución electoral.

El 2 de febrero de 1965, Manolo Ortega anunció «una entrevista cuya trascendencia no podrá negarse» y compareció ante la radio y televisión cubanas el comandante Eloy Gutiérrez Menoyo (II Frente Nacional del Escrambray) junto con sus co-infiltrados Noel Salas Santos, Domingo Ortega Acosta y Ramón Quesada, quienes fueron detectados por campesinos y terminaron siendo apresados cerca de Baracoa por milicias serranas y tropas de la división 50 (Ejército de Oriente). Ya habían circulado un avance de las declaraciones de Gutiérrez Menoyo, quien fue interrogado por dos oficiales del G-2 ante las cámaras. A la vuelta de casi medio siglo circularía por los mentideros de la blogosfera cubana que la única entrevista a Menoyo prisionero había tenido lugar cuatro meses después, en la prisión de Isla de Pinos, pero la foto misma del autor (Copyright © 1965, 2012 by Norberto Fuentes) —con el agente del G-2 Jorge González a la derecha— acredita que en CMQ hubo mejor ambiente periodístico.

El primero de febrero de 1958, The New York Times informó (página 3) que las autoridades militares habían confiscado en Oriente unos 25 mil ejemplares de la revista Bohemia y detenido a su jefe de ventas y distribución en Santiago de Cuba, Armando Arrué, porque la edición traía reportajes y fotos sobre Fidel Castro y sus guerrillas. Se precisó que en las calles los soldados arrebataban la revista a quienes acababan de comprarla. También se confiscaron y pasaron a maculatura ejemplares del semanario habanero Zig Zag, que reprodujo fotos de Castro publicadas en Look Magazine (EE. UU.). Estas imágenes se propagarían por doquier [Foto © Dysis Guira: «Cuba: espectáculo en dos tiempos», Revista Mundo Argentino, marzo 12 de 1958].

Share