Cuba

Noticias, notas y artículos sobre Cuba

Colaboraciones

Artículos y ensayos de colaboradores

Correo

Opiniones y cartas del lector

US-Mundo

Noticias y notas sobre Miami, US y el mundo

ei

Artículos y ensayos de Emilio Ichikawa

Inicio » ei

“Tras Bambalinas”: La detención de Raúl Castro en Chile y las amigas del Servicio Secreto en Cartagena de Indias

Enviado por en enero 23, 2013 – 13:31 pm

Emilio Ichikawa

Raúl Castro no tendrá ningún problema durante su estancia en Chile la semana próxima para la Cumbre de la CELAC. A lo mejor no hay ni manifestaciones de chilenos pinochetistas en su contra. A lo mejor no hay ni manifestaciones de cubanos anticastristas residentes en Chile en su contra. No se trata solo de su impunidad como jefe de estado; o de que Sebastián Piñera forme parte de esa “derecha racional” latinoamericana con la que dice la izquierda que se puede conversar. Es algo que ha considerado recientemente el Embajador Roy Chaderton en entrevista con TELESUR. Chaderton utilizó ese calificativo de “derecha racional” refiriéndose más bien al Presidente de Panamá Ricardo Martinelli; pero en verdad para esa “racionalidad” aplica hoy casi toda la derecha regional (que en verdad son solo “empresarios en el mundo de la política”), incluyendo al Presidente de Guatemala Otto Pérez y al ex Presidente Álvaro Uribe; y quizás desconsiderando apenas al ex Presidente hondureño Roberto Micheletti (“El golpista”, como le dice la izquierda).

Repito que no solo se trata de que el “racional” Presidente chileno ha declarado que se mantendrá en la agenda CELAC en su recibimiento a Raúl Castro, sino que el propio juez Mario Carroza a cargo de investigar el crimen de Jaime Guzmán ya declaró a RADIO COOPERATIVA de Chile que descartaba entrevistar a Raúl Castro. Tras lo que Patricio Melero, presidente de la UDI, dijo que en la estrategia de su partido tampoco se encuentra interrogar a Raúl Castro. Tras esto, no es necesario insistir en el asunto. Mas parece una reincidencia inevitable, porque ahora queda en manos de los infatigables ”agitpro” de partido y la prensa.

Aquí la cuestión es: Si los activistas de la UDI tienen todos los días del año para preocuparse por el caso inconcluso de Jaime Guzmán, ¿por qué ocupan precisamente los días de la Cumbre de la CELAC para ello? Pues por eso mismo, porque Chile estará lleno de cámaras y todo activista necesita estar en la foto.

Para parte de la prensa acreditada esta escaramuza en torno al “caso Guzmán” y Raúl Castro es una maravilla de evento, porque así disponen de un tema más llamativo y no tienen que esforzarse y pensar tanto. Sucedió lo mismo en la Cumbre de las Américas en Cartagena de Indias: aparecieron las amigas del Servicio Secreto y la visita de Hillary Clinton a la discoteca y los medios solucionaron su problema.

Hay que decir que este descentramiento temático es contraproducente para la derecha y en general para los críticos del Socialismo del Siglo XXI, porque mientras la farándula blinda informativamente la Cumbre la izquierda bolivariana continental se banquetea concretando pactos y pasando resoluciones. Lo mismo pasará en Chile durante la reunión de la CELAC, que para colmo o chiste entregará la Presidencia al propio “demandado” Raúl Castro.

Un periodista cubano de un medio televisivo de Miami bautizó a esta distracción periférica como “periodismo tras bambalinas”. Fue honesto y lo confesó durante las pasadas Olimpiadas de Londres-2012: Como a nuestros televidentes en Miami no les interesa el deporte sino la política, como no podemos defender la delegación deportiva cubana porque pareceríamos pro-castristas ni tampoco defender a la delegación deportiva norteamericana porque pareceríamos anti-cubanos, entonces tenemos que buscar los chismes “tras bambalinas”: El atleta que vende tabacos, la presencia de Juantorena como directivo del INDER o la de Antonio Castro Soto del Valle, Duque de Jaimanitas. “Tras bambalinas” e irrealistas augurios se irá entonces la mirada sobre la reunión de la CELAC en Chile la próxima semana. Y el 3 de febrero, “tras bambalinas” enviarán también a las elecciones de los diputados de la Asamblea Nacional Cubana. Así… por al menos 54 años más.

Share