Cuba

Noticias, notas y artículos sobre Cuba

Colaboraciones

Artículos y ensayos de colaboradores

Correo

Opiniones y cartas del lector

US-Mundo

Noticias y notas sobre Miami, US y el mundo

ei

Artículos y ensayos de Emilio Ichikawa

Inicio » general

CORREO DEL ABOGADO: La saga de Oswaldo Payá como español

Enviado por en enero 7, 2013 – 11:28 am

Carlos Payá ha recurrido a la ciudadanía española de su hermano fallecido para proseguir dando vueltas en el redil sin salida de una investigación independiente. Por simple principio del Derecho Penal, la ley cubana es aplicable a todos los delitos cometidos en el territorio nacional (Código Penal, artículo 4). Hic Rhodus, hic salta! Si tenían pruebas de que el conductor Ángel Carromero era inocente, la familia de Payá tenía que presentarse como testigos a la Fiscalía (parte acusadora) e incluso al Bufete de Servicios Especializados (defensor de la parte acusada) para plantear el caso en términos jurídicos apropiados. Sólo que prefirieron hacer declaraciones a la prensa extranjera y colgar videos en You Tube.

Después que el sueco Jens Aron Modig regresó a su país, Rosa María Payá reveló por twitter que este había enviado (julio 22, 2012) el mensaje de texto: «Ángel dice que un auto nos golpeó y nos sacó de la carretera». Esta ha sido la única prueba esgrimida una y otra vez por la familia de Payá, pero resulta que no tiene cuanto jurídico probatorio alguno.

«Ángel dice» coloca a Modig como testigo de oídas y hasta refuerza su versión de que venía dormido. Nada más que ocurrió el accidente, Ángel Carromero pudo decir perfectamente «que un auto nos golpeó y nos sacó de la carretera» para esquivar así su responsabilidad, pero a la postre la admitió y la alternativa de otro vehículo involucrado desapareció con su confesión y las pruebas coincidentes de peritos y testigos.

El hermano de Payá, como ciudadano español, tendría que solicitar a su gobierno que aclare cómo le consta que murió su hermano y compatriota, pero ha preferido imputar un pacto conspirativo entre La Habana y Madrid, que habría contemplado hasta que la cancillería española pagara indemnización a la viuda, Ofelia Acevedo.

Según Carlos Payá, «el plan era así de simple: Ofelia Acevedo acusa, Ofelia Acevedo recibe una indemnización, se cierra el caso y en 72 horas Ángel está en casa». La familia se habría negado, «porque quiere que se conozca toda la verdad», pero a tal efecto habría que empezar con que La Habana y Madrid no pudieron urdir semejante plan porque la premisa misma —que la viuda acusara— es falsa: la ley cubana no autoriza la acusación a instancia de parte afectada en casos de homicidio y en casi ningún caso.

Share