Cuba

Noticias, notas y artículos sobre Cuba

Colaboraciones

Artículos y ensayos de colaboradores

Correo

Opiniones y cartas del lector

US-Mundo

Noticias y notas sobre Miami, US y el mundo

ei

Artículos y ensayos de Emilio Ichikawa

Inicio » ei

Las premisas cubanológicas de la USAID y la ficción de la libre competencia en la blogosfera

Enviado por en enero 19, 2013 – 15:55 pm

Emilio Ichikawa

El jueves 17 de enero (2013) el periodista Tracey Eaton, editor del proyecto CUBA MONEY PROJECT/ALONG THE MALECON, publicó un post titulado “Secrecy, politics at heart of Cuba project” (http://alongthemalecon.blogspot.com/2013/01/secrecy-politics-at-heart-of-cuba.html) que contenía varios documentos importantes acerca del plan del contratista Alan Gross en Cuba; donde se encuentra detenido y prisionero desde el 3 de diciembre de 2009. Entre esos documentos destaca uno de 8 páginas en formato PDF que contiene dos materiales; uno que lleva el título “Meeting Notes from USAID CDCPP Meeting. Tuesday August 26, 2008. Ronald Reagan Building. 11:00 AM”, más otro titulado “Memorandum of Conversation: CDCPP Staffing Update. Wednesday September 27,  2008. DAI. 11:30 AM”. (https://docs.google.com/file/d/0B6Mo1c2bIFLWc2NRTlo1dDdKUmM/edit). Sobre dicho texto quisiera hacer algunos comentarios.

El referido documento trata de una reunión entre la USAID y la DAI. La USAID es una agencia bajo la supervisión del Departamento de Estado de EEUU que esa vez premió con financiamiento a un proyecto que involucra a Cuba presentado por DAI; una empresa que tiene otros proyectos a nivel global que a su vez eligió la propuesta de Alan Gross para ser finalmente llevada a cabo dentro de Cuba. Como ya se ha señalado en este sitio, Gross “… marchó a Cuba bajo contrato de su corporación no lucrativa Joint Business Development Center (JBDC)…”. (http://eichikawa.com/2013/01/gross-entre-el-uso-y-el-desuso.html)

Según el documento que resume tratos USAID-DAI es obligación para las partes, llegado el caso, manejar el proyecto sobre Cuba como trabajo en el área de la promoción de la democracia, los derechos humanos y “visiones alternativas” (a las oficiales). El documento es explícito en cuanto a que lo que más le preocupa es sortear un posible escrutinio del Congreso de EEUU. Quizás porque en sentido general los objetivos rebasan la promoción de esas “ideas” o “visiones” alternativas y el proyecto termina pronunciándose por la realización de “actividades” dedicadas a la “capacidad para actuar” y crear redes comunicativas a través de la isla. Esta segunda parte tendría que ver más con la llamada “área operativa” y no con el ejercicio intelectual-discursivo que se produce en grupos de la oposición, la disidencia y la heterodoxia de las instituciones oficiales de la isla. Zona esta última desde la que, como propuso el profesor Alexis Jardines en una intervención durante la primera etapa de “Estado de Sats”, se podría hacer drenar personal calificado hacia las células de una sociedad civil naciente y autónoma. En todo caso lo que empieza a mostrar el documento USAID-DAI es que la finalidad operativa y propagandística prima sobre la aparente intención de estimular “un pensamiento alternativo en Cuba”. Se crea así una situación curiosa y hasta tragicómica: la condición del pensamiento como pretexto de la acción política no es algo que la USAID debería preocuparse por promover en Cuba pues más bien es característico de su historia (incluyendo la de sus exilios). Lo nuevo en Cuba sería en todo caso el estímulo al pensamiento independiente; o al menos en el grado de razonable autonomía en que se pueda concretar esa “independencia”. No independiente de la ideología oficial, sino independiente de cualquier ideología.

Un punto de interés que aparece en la segunda página del referido documento es que tanto la USAID como la DAI asumen como premisa de su proyecto una tesis “cubanológica” específica, rastreable en sus autorías y simpatizantes; una premisa “partidista” sobre el estado actual del problema cubano. Como ni la USAID ni la DAI son instituciones formalmente dedicadas a la producción de conocimiento, quedan abiertas al menos dos posibilidades:

1-Existen en la USAID o en la DAI funcionarios con excepcional capacidad o atribuciones para producir saber; en particular para producir “saber cubanológico”.

2-La USAID o la DAI no producen saber pero han estado atentas a aquellos sujetos que sí producen conocimiento sobre Cuba y lo exponen en Congresos, radio, TV, Internet… Y a partir de aquí han elegido como más eficiente o verdadero un diagnóstico científico sobre otros acerca de la situación cubana.

¿Cuál es ese diagnóstico con que trabaja USAID y la DAI? El documento lo expone con toda claridad: “Since Raul Castro assumed power there has been marginal change in the economic sphere, but still no opening has ocurred”. Frase que se repite en español todos los días; particularmente “manifiesta” desde 2009-10 en que se popularizó el “desencanto raulista” creado por los propios “raulistas entusiastas”. Es decir, se trata de la posición cubanológica “anticastrista moderada” (o “castrista crítica”)  que reconoce que Raúl Castro ha hecho algunos cambios económicos pero todavía no la apertura política.

Esta posición “teórica” de la USAID, presuntamente la del Departamento de Estado, difiere al menos de otras dos opciones disponibles en la batería discursiva de la cubanidad:

1-La de aquellos que opinan que no hay tal reforma económica sino otra de tantas improvisaciones; por demás reversible.

2-La de aquellos que creen que la reforma económica de Raúl Castro es estructural en lo económico y óptima en lo político.

La constatación de que existen percepciones de la situación cubana diferentes a la que maneja la USAID es importante por varias razones; citemos una. Cuando en los medios de difusión del sur de Florida como Mega TV, Canal 41, Telemiami, etc., se presentan analistas políticos cuyo punto de vista coincide con lo que dice la USAID y presuntamente el Departamento de Estado: ¿Cómo explicar esa coincidencia? ¿Es un acuerdo casual, una duplicación accidental (poligenética) o es un trato convenido? La misma interrogante vale para algunos casos donde esa posición “anticastrista racional” rebasa lo personal y parece como la posición editorial de ciertos espacios de prensa y sitios en Internet.

En el documento citado la USAID recomienda explícitamente al personal enrolado formarse una idea sobre Cuba a partir de fuentes muy específicas. USAID sugiere al personal clave leer un blog llamado “Babalú”, que define como hecho por cubanoamericanos conservadores que apoyan a los programas norteamericanos relacionados con la “libertad de Cuba”. También recomienda el sitio “Cuban Triangle” de “X Peters”, como dice el documento previamente censurado en oscuro. Pero “Cuban Triangle” no es más que el blog de “Philip Peters”, director del programa Cuba del Lexington Institute, que es tenida por una institución académica. El documento recomienda también consultar respecto a Cuba materiales de The Miami Herald y El Nuevo Herald.

Quiere esto decir que en la llamada “blogosfera cubana” muchas cosas están pre-cocinadas. Si bien existe una blogosfera que se identifica como “revolucionaria” u “oficialista”, también existe otra sostenida por instituciones y agencias del gobierno norteamericano. La libertad de competencia en el tema cubano en la red es por el momento una ficción dado el empuje monopólico de las mega fuerzas políticas reales. O un esfuerzo en el trapecio que por momentos parece conducir a la nada. En el caso del ciber exilio-emigración cubano, poco de todo esto tiene que ver en verdad con la llamada libertad de Cuba. Tiene que ver realmente (y no lo critico) con el éxito y el prestigio intelectual personal y grupal. Se trata de la competencia por lograr financiamiento para sostener proyectos periodísticos, investigativos y culturales sobre el tema de Cuba, fuera de Cuba. Y sucede que aún en ese limitado y para algunos cuestionable ámbito, la competencia no es legítima.    

-ILUSTRACION: “From Alan Gross memo: Internet in a backpack”. Internet en una mochila. Aparece en la propuesta de Alan Gross (JBDC) “PARA LA ISLA”. DAI/JBDC. 27 de septiembre de 2009 (https://docs.google.com/file/d/0B6Mo1c2bIFLWLWZaNDdSTWxGR1E/edit).

-NOTA: En el esquema de Alan Gross que ilustra el texto, nadie ha podido explicar todavía a qué se refiere el cuadro que dice “LOCAL TV”.

Share