Cuba

Noticias, notas y artículos sobre Cuba

Colaboraciones

Artículos y ensayos de colaboradores

Correo

Opiniones y cartas del lector

US-Mundo

Noticias y notas sobre Miami, US y el mundo

ei

Artículos y ensayos de Emilio Ichikawa

Inicio » general

El reajuste norcoreano

Enviado por en enero 27, 2013 – 0:05 am

La prensa extranjera acreditada en Pyongyang acaba de entrevistar —en el Palacio Popular de la Cultura— a Kim Kwang Ho y Ko Kyong Hui (Foto © NKNews), quienes regresaron a Corea del Norte luego de haber desertado a Corea del Sur. Es la tercera vez en unos meses que se noticia «deserción en reversa» y los «analistas políticos» hablan ya de «tendencia», luego que una vocera de la Asamblea Nacional, Park Sun-Young, anunciara que se habían registrado 100 casos.
La pareja había escapado a China huyendo de la hambruna a medidados de los 90 y pasó a Corea del Sur en agosto de 2009, con ayuda del cura Ri Yo Sep, «involucrado en llevar ciudadanos norcoreanos a Corea del Sur» a través de la Confederación de Derechos Humanos para Refugiados del Norte», que preside Kim Yong Hwa.
Kwang Ho declaró que este último prometió de todo, pero a la postre pidió mucho dinero por entrarlos a Corea del Sur. Y Kyong Hui agregó que un tal Director General Ho propuso emigrar a Canadá, aunque al cabo entró en Corea del Sur, después de pasar por un campamento de refugiados en Tailandia. Kyong Hui reveló de paso que el compañero que la atendía por la inteligencia sudcoreana era el detective Sim Hyong Gu.
La pareja declaró que la decisión de regresar trajo su causa del desencanto con la cultura surcoreana y el impulso que les dio enterarse del retorno de la sexagenaria Pak Jong Suk, luego de haber pasado seis años en Corea del Sur.
Los expertos dicen que la mayoría de los desertores envían dinero a sus familiares y algunos regresan para reunirse con ellos e incluso con planes de sacarlos de Corea del Norte. Choi Seung-Chan, por ejemplo, escapó al sur y entre 1997 y 2004 ahorró $50 mil para regresar. Se reportó también el extraño caso de Kim Nam-Soo, quien regresó —vía China, en 2001— tras haberse sumido en la pobreza, solo que volvió a arrepentirse y retornó a Corea del Sur en 2003.
Entretanto los norcoreanos que arriban a Corea del Sur vienen rechazando las viejas etiquetas de «residentes desertores de Corea del Norte», luego de haberse conocido como «hermanos desertores» (1993), «bravos desertores» (1978) y «desertores» (1962), porque tienen connotación de traidores. El gobierno de Corea del Sur utiliza oficialmente —desde 2005— el término «nuevos residentes», pero esta categoría se está aplicando a inmigrantes del Sudeste asiático y la gente usa «desplazados» para diferenciar a los norcoreanos, quienes a su vez abogan por «refugiados», alegando que no tienen la culpa de que el país se partiera por el paralelo 38.

Share