Cuba

Noticias, notas y artículos sobre Cuba

Colaboraciones

Artículos y ensayos de colaboradores

Correo

Opiniones y cartas del lector

US-Mundo

Noticias y notas sobre Miami, US y el mundo

ei

Artículos y ensayos de Emilio Ichikawa

Inicio » ei

Saltar los primeros capítulos de una biografía

Enviado por en enero 24, 2013 – 10:37 am

Emilio Ichikawa

Llegado a un punto de su vida una persona puede haber acumulado tantos éxitos o fracasos, felicidad o desdicha, notoriedad o insignificancia, que merezca una biografía. Incorporo lo de la “insignificancia” por aquello de las llamadas “gentes sin historia”, que igualmente pueden considerarse sobresalientes en el arte del hacerse pasar por nada. Estas cualidades narrables (biografiables) suelen manifestarse en la tercera o cuarta década de existencia; en los veinte o los treinta años, pero el editor o el escritor insistirán en rastrear en la infancia algunos índices que acrediten la aparición de lo excepcional.

Pero buscar –y luego escribir- la prehistoria de la celebridad en su infancia o adolescencia es un gesto fútil; al menos por dos razones:

-Si como dicen los estructuralistas radicales no tenemos nexos con el pasado y no se debe nada a lo que se fue, esa biografía en forma de historia personal es una invención o un “forro”.

-Si de verdad el pasado explica el presente de una persona, así como ese presente explicará su futuro, entonces todo se trata de un sobrentendido y no habría que escribir y mucho menos comprar biografías. En todo caso, es recomendable saltarse esos primeros capítulos y pasar directamente a las páginas donde lo diferente entra en manifestación.

Las biografías son finalmente prejuicios evolucionistas en baja escala. El rastreo de “cómo el mono se convirtió en hombre” se parece a la búsqueda de cómo Francisco se convirtió en el Caudillo o cómo Fidelito se convirtió en el Comandante en Jefe. A pesar de Katiuska Blanco, Luis Conte Agüero o Ignacio Ramonet no existe algo en Birán que “explique” la entrada de Fidel Castro en La Habana el 8 de enero de 1959. La vida política de Fidel Castro comienza cuando ya comenzó; como en toda evolución siempre notaremos el “eslabón perdido”. Claro que el relato infantil es interesante y ordenador (sobre todo para la exposición docente), pero carece de valor intelectual. No es útil desde la perspectiva causal porque una vez establecida la personalidad las huellas del pasado se pueden manipular sin demasiado esfuerzo. Para un fin o su contrario.

Las biografías de los exiliados y los emigrantes suelen encarecer demasiado la importancia del pasado. Tanto Edward Said como Juan Goytisolo han explicado y padecido ellos mismos ese síntoma. Más en sus entrevistas que en sus libros, es cierto. Aún en los informales comentarios de vida de los cubanos emigrantes-exiliados de Miami se nota cierta exageración de la importancia de lo que se hizo en Cuba (pasado) para presentar lo que se ha llegado a ser/hacer fuera de la isla. Los relatos suenan auténticos mientras corren en paralelo; cuando se les superpone con intencionalidad irrumpen en la farsa. Y hasta en la mentira de diseño.

-ILUSTRACION: Alen Lauzán: librodenotas

Share