Cuba

Noticias, notas y artículos sobre Cuba

Colaboraciones

Artículos y ensayos de colaboradores

Correo

Opiniones y cartas del lector

US-Mundo

Noticias y notas sobre Miami, US y el mundo

ei

Artículos y ensayos de Emilio Ichikawa

Inicio » Colaboraciones

Problema de género: artículo ciego

Enviado por en diciembre 12, 2012 – 12:04 pm

Gustavo Silva

Un tal Doug Bandow (foto) comienza su artículo “Time to End the Cuba Embargo” (The National Interest) con el silogismo de que la Casa Blanca lleva medio siglo de guerra económica contra el régimen de Castro, pero sin atinar con ella a liberar al pueblo de Cuba, ergo: hace rato que debieron levantarse las sanciones económicas, tras volverse Cuba estratégicamente irrelevante desde el fin de la guerra fría y reducirse a un país pobre que no entraña peligro para EE. UU. Solo que el tren lógico se descarrilla por echar mano a una justificación tan innecesaria como inconsistente: hacia 1998, la Agencia de Inteligencia Militar (DIA, por sus siglas en inglés) concluyó que “Cuba does not pose a significant military threat to the U.S. or to other countries in the region. Cuba has little motivation to engage in military activity beyond defense of its territory and political system.” Así queda servido en bandeja el contra-argumento de que semejante conclusión deriva del informe de la superespía castrista Ana Belén Montes, quien curiosamente lleva 11 años en prisión, pero continúa influyendo por entre el tiempo y la distancia en los «cubanólogos».
Al incluirse a Bandow entre ellos (los cubanólogos) ni siquiera tomó la precaución elemental de que en la discusión del problema cubano suelen campear por sus respetos los argumentos ad hominen. No importa que Bandow sea un experto en plantilla del think tank Cato Institute, haya trabajado como asistente especial del presidente Reagan, escriba para National Interest y The New York Times, bloguee en Huffington y Forbes, dispare comentarios por Fox News y CNN si padece de ceguera frente a Cuba. Al sable de traer a colación a Montes se sumará que Bandow tuvo que renunciar a Cato en 2005, luego de admitir que aceptó por casi una década pagos del cabildero Jack Abramoff para publicar artículos favorables a sus clientes. Es fácil recurrir a este precedente para que entre en sinergia no sólo con la cita de casi 15 años atrás y dudosa procedencia, sino también con que Bandow identifica al presidente del parlamento cubano como Roberto Alarcón. Y para remachar pudiera deslizarse que Bandow ha dado sobre el embargo contra Cuba una opinión tan miope como aquella que largó en el artículo “Israel’s Hamas policy threatens permanent war” (CCN, noviembre 26, 2012) al filo de la crisis en Gaza: Israel has a long history of attacking civilians as a matter of policy.

Share