Cuba

Noticias, notas y artículos sobre Cuba

Colaboraciones

Artículos y ensayos de colaboradores

Correo

Opiniones y cartas del lector

US-Mundo

Noticias y notas sobre Miami, US y el mundo

ei

Artículos y ensayos de Emilio Ichikawa

Inicio » ei

MIAMI-LA HABANA: El revisionismo y las fuentes del pasado histórico inmediato

Enviado por en diciembre 26, 2012 – 7:39 am

Emilio Ichikawa

La democratización de las tecnologías y el abaratamiento del uso de impresoras por “inyección” han propiciado que proliferen en Miami una serie de “pequeñas editoriales” que han elevado la cantidad de material bibliográfico disponible en la ciudad; sobre todo el relacionado con la memoria inmediata y el pasado reciente de la historia cubana. Por otra parte, la nueva arribazón a Miami de cubanoamericanos retirados en estados del norte y el oeste de la unión americana; así como el reacomodo de otros compatriotas llegados desde terceros países por razones de la crisis económica global, inclinan a muchas de estas personas a insertarse lo más rápido posible en el espacio social miamense, para lo que expiden testimonios excepcionales en lo que es un gran tema de sociedad en Miami Dade County: la querella castrismo-anticastrismo. Además la longevidad de la revolución cubana, que en unos días entra en su aniversario 54, intensifica la ansiedad por hacer “auditorías personales” y establecer saldos de la participación individual (inocente, más o menos culpable) en este largo proceso.

Decía que estos elementos estimulan la aparición de material biográfico y autobiográfico en las librerías, emisoras de radio y televisión, cuya finalidad es a veces más terapéutica que científica o investigativa. De ahí que sea lógico que tiendan a practicar un comprensible revisionismo, generalmente de carácter apologético. La pandemia autobiográfica se ha extendido por todas las edades y ya se pueden adquirir memorias de personas que rondan los 30 y los 40 años de edad.

En los últimos años han aparecido historias de vida de Roberto Martín Pérez, de Ramón Barquín, de Francisco Tabernilla, de Antonio Llano Montes, de Eduardo Zayas Bazán, de Orlando Bosch, de Carlos Alberto Montaner… Y es realmente una pena que, por todo lo anterior, no se les pueda citar con confianza como una fuente de primer o segundo orden, siendo más aconsejable su lectura como “reconstrucción mitológica con pretensión veritativa”. Hay que filtrarles el sentido lógico de la ficción; no el aporte a la verdad.

Es recomendable prudencia incluso sobre los documentos que algunos relatos publicados están insertando en sus páginas; como actas, “transcripciones”, certificados, cartas y fotos. Claro que se pueden usar; con reservas.

Pero no solo revisa la memoria histórica en Miami el sector anticastrista. La advertencia sobre el revisionismo del pasado en las publicaciones recientes no estaría completa si no se habla de la que también está haciendo el grupo o la “sociedad civil” que se ha estructurado en Miami en torno a una posición favorable hacia el gobierno cubano, el diálogo y los viajes a Cuba. No es difícil percibir reconstrucciones hiperbólicas en torno al heroísmo de su “oposición” a la extrema derecha cubanoamericana, cuando la verdad es que dentro de este sector hay fortunas millonarias y vidas fastuosas. Quiero ser claro en este punto: no es posible negar el arrojo que estas personas tuvieron al enarbolar una posición más moderada hacia el castrismo en el Miami de las décadas del 60 y 70; ni tampoco se puede negar la valentía y el riesgo empresarial que corrieron al bregar por la franquicia política que les permitió montar negocios de envíos de remesas y viajes a Cuba en una ciudad con grupos que podían reaccionar con violencia. Pero tampoco se trata de héroes de una guerra civil; ni sus publicaciones fueron totalmente allanadas, quizás porque tampoco fue tan decidido el apoyo al castrismo ni tan frontal la enemistad con el anticastrismo como hoy se dice. Todo esto hay que estudiarlo mejor, pues anda lleno de lugares comunes.  

En cualquier caso no es suficiente para que se les cite como paradigma de una resistencia heroica a la intolerancia miamense, como algunos jóvenes cubanoamericanos han llegado a creer y postular. Por ejemplo, como la “idealización” de la revista Réplica que hizo la Dra. Rommy Aranguiz en el programa “La Tarde se Mueve” en entrevista con el periodista Edmundo García, el miércoles 23 de mayo de 2012. Entonces dijo la Dra. Aranguiz, quien es miembro del grupo de jóvenes cubanoamericanos C.A.F.E.: “… mi familia vive en Miami hace muchos años y yo sé que en el pasado, personas que tenían una actitud más hacia el centro, digamos, fueron atacados y se dieron casos incluso con la revista ‘Réplica’ y cosas así, que hubo incluso actos de violencia, y te digo, hay gente que tiene miedo, hay gente que ha heredado ese miedo, como se han heredado muchas otras cosas en Miami, la gente ha heredado el miedo y ha heredado el odio.(Entrevista a la Dra, Aranguiz. Mayo 23 de 2012). Sobre una reacción a la idealización romántica de Réplica como resistencia a la extrema derecha de Miami ver el artículo “MIAMI-LA HABANA: Réplica y los niveles de tolerancia“.

La más reciente hipérbole del heroísmo de esta tendencia ideológica la hizo el Sr. Andrés Gómez, Director de la revista Areito y fundador de la Brigada Antonio Maceo, en una entrevista concedida a la periodista Arleen Rodríguez en la Mesa Redonda de la TV CUBANA el pasado lunes 24 de diciembre (2012). Repito, no es que el valor (de Gómez y de otros) no sea real, no es que no hayan y sigan siendo personas con coraje, el problema es la tendencia manifiesta a convertir todo esto (quizás, cosa lógica, por obtener reconocimiento en La Habana) en una epopeya que funcione como una especie de “Asalto al Moncada”, “Sierra Maestra” o “Misión Internacionalista” miamense. Y el obvio epifenómeno: La pulsión inevitable de existir personalmente como una versión o “réplica” de Fidel Castro en el sur de Florida. Mientras el otro (el real) estaba en Cuba dirigiendo la zafra de 1970 o el Congreso del PCC en 1975, se encarnaba a distancia en muchos Fideles que en los ’70 andaban por EEUU fundando la utopía de los viajes a Cuba y el abrazo entre las dos orillas. A pesar de ello, Gómez reconoció en la Mesa Redonda que no hubo ningún otro atentado después del cometido contra Carlos Muñiz Varela, Presidente de Viajes Varadero: “Después de Carlos no se materializó ningún acto de terrorismo… pero nosotros actuamos como si esto pudiera pasar… incluso con conocimiento de autoridades norteamericanas.” (Dicha Mesa Redonda transmitió la lectura de una Carta al FBI para el esclarecimiento de este hecho, que el hijo de Muñiz Varela hizo durante un concierto de Calle 13).

Así como Roberto Martín Pérez imagina haberle dado una tunda a Fidel Castro, Andrés Gómez aseguró a Arleen Rodríguez en la TV CUBANA haber tomado la iniciativa a las propias autoridades cubanas a través de la revista Areito y haber logrado un cambio histórico en las relaciones entre los cubanos del exterior y los de la isla. “No se sabía qué hacer con nosotros, un grupo de jóvenes cubanos que apoyábamos la revolución”, dijo Gómez, quien hizo depender el llamado diálogo de 1978 de la fundación en La Habana de la Brigada Antonio Maceo en diciembre de 1977. Preguntado por la periodista por el nombre escogido para la Brigada, Gómez dijo que “Yo ni siquiera sé por qué se llamaba Antonio Maceo”. Fundada en diciembre, Gómez debería averiguar si en ese mes no hay alguna fecha importante relacionada con Antonio Maceo.

No voy a transcribir la intervención de Andrés Gómez en la Mesa Redonda. Es muy extensa. Valga destacar que estuvo marcada por el personalismo, lógico en una persona que percibe su vida como la de una suerte de guerrillero urbano siempre a riesgo de que alguien le quite la vida en Miami; algo que igual choca con la imagen de héroe satisfecho, invulnerable y victorioso que transmite. Lo importante de estas anécdotas está marcado en el título: la escritura de la historia no debe ser obra acrítica de sus protagonistas. Sobre todo de la historia contemporánea de Cuba, donde la cuota de subjetividad está situada por encima de la norma; casi a punto de arbitrariedad.

-ILUSTRACION: www.stoa.org.uk

Share