Cuba

Noticias, notas y artículos sobre Cuba

Colaboraciones

Artículos y ensayos de colaboradores

Correo

Opiniones y cartas del lector

US-Mundo

Noticias y notas sobre Miami, US y el mundo

ei

Artículos y ensayos de Emilio Ichikawa

Inicio » Cuba

El periódico VANGUARDIA pregunta a Oltuski: “¿Es cierto que Orlando Bosch militó en las filas del Movimiento 26 de Julio?”

Enviado por en diciembre 30, 2012 – 1:34 am

-VANGUARDIA: Oltuski, ¿Es cierto que Orlando Bosch militó en las filas del Movimiento 26 de Julio?

-OLTUSKI: La respuesta a esa pregunta la doy en mi libro Gente del Llano. Allí de manera textual refiero lo siguiente y cito:

Orlando Bosch había tratado durante meses ingresar al 26 de Julio. Yo me había opuesto. Bosch ejercía la medicina en Santa Clara. Había sido compañero de Guillermito –me refiero a Guillermo Rodríguez del Pozo, actual General de División (r) y fundador del 26 en Las Villas– en la Universidad y a través de él insistía para que lo aceptáramos en la organización.

«Yo no lo conocía de antes, pero sí recordaba que algunos amigos míos hablaban de él cuando era líder estudiantil, como un elemento politiquero y gansteril. Se decía que había utilizado su condición de dirigente universitario para aceptar favores de Prío. Cuando todos eran unos simples estudiantes, ya Bosch poseía dos automóviles».

VANGUARDIA: ¿Qué hizo usted entonces?

OLTUSKI: Ante la insistencia de Bosch con Guillermito, decidí un día hablar con él, para exponerle abiertamente las razones del rechazo. Fue en casa de Guillermito que nos vimos. Fui al grano.

VANGUARDIA: ¿Qué le dijo exactamente?

OLTUSKI: Ante tu insistencia hemos decidido darte una explicación. Nosotros tenemos la impresión de que tu pasado no está claro. Se dice que traicionaste varias veces el movimiento de protesta estudiantil, aceptando favores de Prío, que lo único que te movía era la ambición.

«Miraba a Bosch mientras hablaba, para medir el efecto de mis palabras. Pero no pude leer en sus ojos. Estas son opiniones generalizadas. Algo debe de haber».

VANGUARDIA: ¿Cómo reaccionó Bosch?

OLTUSKI: Tomó la palabra, los espejuelos resbalaban por su ancha nariz: «Es falso todo lo que dicen de mí. Se trata de habladurías, quiero hechos concretos. Fidel fue mi compañero en la Universidad, pregúntale a él. Si he sido culpable de algo que manche la revolución, fusílenme».

VANGUARDIA: Qué pasó después de esa conversación?

OLTUSKI: Orlando Bosch pasó a colaborar con el Movimiento. Poco después, ingresado en una clínica de La Habana, cayó en manos del sanguinario coronel Esteban Ventura. Gestiones del Colegio Médico lograron salvarle la vida. Autorizamos su salida a Miami.

VANGUARDIA: ¿Nunca tuvo Fidel Castro la posibilidad de responder aquella pregunta de Bosch?

OLTUSKI: Sí. El 6 de enero de 1959 el Comandante en Jefe arribó a Santa Clara al frente de la Caravana de la Libertad. Estábamos conversando cuando uno de los escoltas se acercó y dijo:

Hay alguien afuera llamado Bosch que insiste en entrar.

¿Quién? –dijo Fidel–, ¿Bosch?

–Sí –respondí yo–, Orlando Bosch es un médico que dice fue amigo tuyo en la Universidad y que ha colaborado con el Movimiento.

–Eso no es verdad, no es mi amigo sino un gánster y un politiquero cuando era dirigente en la Universidad. Desháganse de él.

Descaracterizado por el propio Jefe de la Revolución, el sinuoso personaje abandonó el país a los pocos meses del incidente. Se radicó en Miami, Estados Unidos, desde cuyo territorio, y de manera impune, ha cometido a lo largo de estos 45 años crímenes de lesa humanidad todavía por juzgar y saldar.

-IMAGEN: Tomada de VANGUARDIA

Share