Cuba

Noticias, notas y artículos sobre Cuba

Colaboraciones

Artículos y ensayos de colaboradores

Correo

Opiniones y cartas del lector

US-Mundo

Noticias y notas sobre Miami, US y el mundo

ei

Artículos y ensayos de Emilio Ichikawa

Inicio » Cuba

El juicio a Marquitos (II)

Enviado por en diciembre 7, 2012 – 0:07 am

Arnaldo M. Fernández

Otro novelero del crimen de Humboldt 7 es el escritor y político guatemalteco Carlos Manuel Pellecer (1920-2009), quien dio a imprenta Útiles después de muertos (Costa-Amic, 1966) y aquí sindicó al Partido Socialista Popular (PSP) como autor intelectual por medio de su infiltrado en el Directorio Revolucionario (DR). Hacia 1961 Chomón habría manejado —como embajador de Cuba en Moscú— la detención de Marquitos en Checoslovaquia, para librarse de toda sospecha tras publicar Ventura sus Memorias (Miami, 1960 y México, 1961). Y luego de enredarse por no entregar a tiempo la carta de Marquitos, tachada de «chantaje» por Fidel Castro en el juicio de apelación, Ordoqui habría caído en desgracia por venganza de sus conmilitones ante semejante descuido, que puso al PSP en la picota pública. En novela más atinada (Un asunto sensible, Mondadori, 2009), el periodista español Miguel Barroso esclarece la caída de Ordoqui por obra y gracia del propio Pellecer, agente de la CIA encargado de diseminar documentos falsos para imputarle que había pasado información militar a EE. UU. durante la Crisis de Octubre (1961) y provocar así disensos dentro del castrismo.
Ya lo había soltado el desertor Philip Agee (1935-2008) en Inside the Company: CIA Diary (Penguin Books, 1975) y hacia 2009 el desertor de la inteligencia castrista Pedro Aníbal Escalante-Riera largó —en el programa «María Elvira Live» (MegaTV, Miami)— que Castro había instado a que Agee presentara a Ordoqui como agente de la CIA desde su exilio en México (1954-59). Así se explicaría por qué en la primera edición del libro (Allen Lane, 1975) Agee no refirió haber tenido esa «impresión», aunque siempre insistió en no saber si la CIA reclutó a Ordoqui.
Agee sí sabía y contó que la estación de la CIA en Ciudad México había desinformado sobre Ordoqui al G-2 castrista. Según Escalante-Riera, esta operación —denominada AMROD por la CIA— promovió «las investigaciones sobre Marcos Rodríguez». Brain Latell sigue la rima en su libro Castro´s Secrets (Palgrave Macmillan, 2012) con que el juicio a Marquitos habría sido realmente contra Ordoqui y aquel iría al paredón en su lugar porque este guardaba estrecha relación con Moscú. Sin embargo, así como no puede imputarse a Chomón el crimen de Humdoldt 7 porque lo dijo Ventura, el caso de Marquitos no puede derivarse de AMROD aunque se lo atribuya la propia CIA como the first reaction to the operation inside Cuba (Expediente CIA 80T01357A, Registro NARA 104-10118-10001, página 3).

-Primera parte

Share