Cuba

Noticias, notas y artículos sobre Cuba

Colaboraciones

Artículos y ensayos de colaboradores

Correo

Opiniones y cartas del lector

US-Mundo

Noticias y notas sobre Miami, US y el mundo

ei

Artículos y ensayos de Emilio Ichikawa

Inicio » Colaboraciones

El camarada Oltuski y el renegado Bosch

Enviado por en diciembre 17, 2012 – 11:55 am

Luis T. Panero

El deceso de Enrique Oltuski O[z]sacki (1930 — 2012), ingeniero graduado en la Universidad de Miami, ex coordinador provincial del Movimiento Revolucionario 26 de Julio en Las Villas, ministro de Comunicaciones, vicepresidente de JUCEPLAN y viceministro de la Industria Pesquera, concitó de nuevo la memoria afectiva de su libro autobiográfico Gente del llano (2000). El periódico Vanguardia (Santa Clara) repicó el episodio en que Fidel Castro manda a deshacerse de Orlando Bosch, luego de arribar a Santa Clara (enero 6, 1959) y pernoctar en casa del doctor Guillermo Rodríguez, donde también vivía Oltuski, casado con Martha Rodríguez, hija de aquel.

Oltuski relata que, en medio de una reunión por la mañana, un escolta avisó que «alguien de apellido Bosch» quería entrar. Oltuski habría dicho a Castro que se trataba «de un médico que dice que fue amigo tuyo en la Universidad y que ha colaborado con el Movimiento [MR-26-7]». Castro repuso: «Ese Bosch no es amigo mío y nunca lo fue, sino un gánster y un politiquero cuando era dirigente estudiantil en la Escuela de Medicina de la Universidad. Desháganse de ese bandido. Eso no sirve para nada. No lo dejen entrar y desháganse de él» (página 247).

Se torna difícil de tragar que Oltuski se refiriera así a Bosch para presentarlo a Castro, después de haber puntualizado en el mismo libro que «Bosch trabajó con entusiasmo. Fue ganando mi confianza. Con el tiempo fue uno de mis segundos» (página 180). Bosch no era simplemente alguien que «ha colaborado», sino lugarteniente de Oltuski, tal y como consta en el periódico local El Villareño: «Dr. Orlando Bosch subcoordinador del del MR-26-7 en Las Villas» (febrero 18, 1959). Oltuski se vuelve menos creíble todavía por eludir esta constancia con que Bosch «se autotituló en el cargo»: la orden tajante de Castro forzaba al desmentido allí (Santa Clara) y entonces (febrero de 1959).

La cosa es peor aún. Para el libro Camilo, señor de la vanguardia (1979), tanto Oltuski (página 313) como Guillermo Rodríguez (página 305) dieron testimonios al cronista William Gálvez que atribuyen a Rodríguez la operación de suministro de armas desde Miami (noviembre – diciembre 1958) a las columnas rebeldes en Las Villas, como si no se hubiera reportado en la revista Carteles (mayo de 1959, páginas 56-7 y 71-2) que Bosch se encargó de esta operación desde comprar las armas y la embarcación Cape Home hasta pasar el cargamento a pescadores de Caibarién para entregarlo al comandante Camilo Cienfuegos. Por haber renegado Bosch del MR-26-7 castrista no hay que alterar ni silenciar la historia para refirmarse como camarada.

Share