Cuba

Noticias, notas y artículos sobre Cuba

Colaboraciones

Artículos y ensayos de colaboradores

Correo

Opiniones y cartas del lector

US-Mundo

Noticias y notas sobre Miami, US y el mundo

ei

Artículos y ensayos de Emilio Ichikawa

Inicio » Colaboraciones

Diciembre 26 (2000): Guerrillas en Cuba

Enviado por en diciembre 26, 2012 – 0:01 am

The Washington Post noticia la emergencia de otro ejército rebelde en la historia de Cuba: the Internet guerrilla. El estuche de laptop habría reemplazado a la boina como icono revolucionario entre miles de cubanos, en su mayoría jóvenes profesionales, que usan Internet al margen de la ley y se alzan como núcleos de resistencia antigubernamental con acciones como repasar las páginas de agencias de prensa extranjeras, oir música pirateada en otros sitios y hasta pasar cursos on line. Ahora los gurús son Bill Gates y Linus Torvalds, quienes entrañan la seria amenaza de romper con el monopolio de la información bajo el régimen castrista. A la fecha del reportaje, el propio WaPo estimó que sólo 40 mil funcionarios, negocios y ciudadanos extranjeros tenían acceso autorizado a Internet en Cuba, pero miles y miles de cubanos habían conseguido acceso ilegal. A tal efecto cundían las computadoras personales igual de ilegales, ya sea por adquisición completa o por montaje con piezas adquiridas en el mercado negro. WaPo dio hasta con un tal Stephen Marshall, experto británico que colabora desde 1995 con el gobierno de Castro para crear web sites y a quien le va tan bien que su oficina tiene mobilario antiguo, donó un millón a la salud pública en Pinar del Río e invirtió dos millones y medio en siete nuevos cibercafés, luego de abrirse los primeros en el Capitolio Nacional (al público) y en el Palacio del Segundo Cabo (a los miembros de la UNEAC). Entretanto la guerrilla se empeñaba en arañar la piedra para dar como sea con la conexión. Al cabo de una década de aquel reportaje, los ciber cafés (Foto © Melia Las Dunas, Cayo Santa Maria) y otras cosas cundieron, pero no los guerrilleros con ánimo de resistencia. Prevalece más bien la acomodación.

Share