Cuba

Noticias, notas y artículos sobre Cuba

Colaboraciones

Artículos y ensayos de colaboradores

Correo

Opiniones y cartas del lector

US-Mundo

Noticias y notas sobre Miami, US y el mundo

ei

Artículos y ensayos de Emilio Ichikawa

Inicio » general

CARTA a un Santa cubano (by Benjamin Willis. Tradución de Isa Alfonso: C.A.F.E.)

Enviado por en diciembre 25, 2012 – 0:02 am

Diciembre, 2012

Querido Santa:

Te escribo estas líneas para pedirte un regalo en estas Navidades antes de que ocurra alguna catástrofe. Sé que este año ha sido un verdadero reto para ti y tu equipo en cuanto a decidir quién se ha portado bien o mal. Por seguro la lista de los bien comportados se debe estar quedando cada vez más corta.

Con eso en mente, te pido este regalo: ¡Elimina a Cuba de la lista de estados que promueven el terrorismo!

Es lo único que realmente quiero. Estoy aburrido de los juegos de soldaditos de la Guerra Fría. Mi vagón rojo de la Helms-Burton está perdiendo las ruedas. El clique cubano-americano del Congreso me tiene cansado. Ileana, con su ceño fruncido y sus cacareos tiene a mis amigos asustados.  A Marco Rubio se le está saliendo el algodón de relleno por las orejas. Bob Menéndez sigue jineteando a su Dominican Barbie sin pagarle, mientras emplea a depredadores sexuales y a inmigrantes ilegales pretendiendo que todos los jueguetes está en orden. Ya nada de esto me divierte. Siento que estoy más allá de estos juegos de niños.

A juzgar por los rugidos de estos miembros del congreso cuando claman que Cuba promueve el terrorismo, pensarías que deben existir más evidencias incriminatorias. La página de Internet del Departamento de Estado sólo cita unas pocas relaciones tangenciales de Cuba con organizaciones terroristas. El último reporte por países es de julio 31 de este año, y compila toda la información del 2011 sobre conexiones con grupos terroristas. El capítulo 3 de dicho documento incluye una somera referencia a Cuba.  Tal como ha sucedido en los últimos 20 años, las alegaciones en contra de Cuba se quedan pequeñas en comparación con otras naciones que han aparecido en esta lista ignominiosa, tales como Irak, Irán, Sudán, Siria, Corea del Norte y Libia. El capítulo 5 contiene seis subsecciones concernientes a “paraísos seguros para terroristas”. Cuba no es ni siquiera mencionado. Las supuestas transgresiones de Cuba implican brindar refugio a miembros de las FARC. Gracias a las históricas negociaciones de paz entre este grupo y el gobierno colombiano sostenidas con el auspicio del gobierno cubano, habrá un una infracción menos en el párrafo del Departamento de Estado sobre Cuba el próximo año.

¡Oh, San Nicolás!  ¡Tú firmaste  los tratados del Concilio de Nicea!

De seguro puedes darte cuenta de que la misiva incriminando a Cuba no tiene sentido.

Para alguien como tú, que se pasa el año entero preparando listas, debe de ser fácil de discernir la diferencia entre un país que incurre en secuestros, asesinatos, lavado de dinero y violencia al por mayor, y otro que envía doctores a las comunidades más pobres del mundo, mantiene negociaciones de paz, y se destaca por la música, la literatura y el béisbol. Puede que Cuba no satisfaga tu definición de “nice” pero definitivamente no pertenece a la lista de los “naughty”.

Ya sé, ya sé. Es un proceso. No hay ni un regalo que contenga una declaración del Presidente Obama al Congreso, diciendo que el Departamento de Estado de los EEUU ha sacado a Cuba de la lista de países terroristas.

Sin embargo, hay algunos objetos que pudieras traer en tu viaje relámpago alrededor del planeta, que podrían ayudar:

  1. Un buró- Para John Kerry en la Secretaría de Estado en la oficina del Departamento de Estado. Desde ahí, Kerry podría seguir fustigando el papel de USAID en Cuba y el despilfarro que  Radio y TV Martí representan. Su liderazgo en el tema de Cuba sería apreciado, y un Departamento de Estado dirigido por él optaría por una aproximación diferente a la isla.
  2. Una silla- Para que Chuck Hagel se siente a la mesa del gabinete como Secretario de Defensa. Su rectitud hacia Cuba es refrescante. Hagel se ha referido a nuestra política hacia Cuba como un “sin sentido”. Sabría la diferencia entre una verdadera amenaza terrorista y un paria.
  3. Una guayabera- Para Bill Clinton. Queremos que luzca bien cuando se baje en un avión en La Habana para iniciar conversaciones formales con los oficiales cubanos. No más Senadores y miembros del Congreso enviados a la isla para toda suerte de tareas lacayas, por favor. Enviemos a un lanzador fuerte, con la gravedad de Clinton, a forjar el futuro de las nuevas relaciones entre las dos naciones. Este es el momento en que su carisma y experiencia deben ser puestos en uso, ahora que Hillary no está en la posición de prevenir que el ex presidente sea un agente de la diplomacia de los EEUU. La campaña presidencial demostró que él aún tiene mucho que dar. Los promotores del restablecimiento de las relaciones con Cuba quedarían agradecidos si a Clinton se le diera la tarea de comenzar de una vez un proceso de normalización.
  4. Un par de espejuelos de aumento- Para que el presidente Obama pueda leer sobre las reformas que están ocurriendo en Cuba. Tan sólo las reformas migratorias en Cuba son ya en sí mismas un objeto de investigación para nuestro líder, quien también tendrá que analizar con detenimiento las largas declaraciones del pasado noviembre vinculadas al voto anual de las Naciones Unidas en denuncia  al embargo a Cuba.
  5. Un cajón de papel timbrado- Para la Oficina de Control de Bienes Extranjeros (OFAC) para que empiecen a emitir más licencias de viajes de “pueblo a pueblo” y los ciudadanos norteamericanos visiten Cuba y vean por ellos mismos cuán “peligrosa” Cuba no es.
  6. Un camión de trapos sucios- ¡Todos los trapos sucios de Bob Menéndez!  Aunque parece que el Senador está vinculado a un par de escándalos recientes, y en consecuencia, a una interminable racha de mala prensa que le podría llevar a su despido, este sería un perfecto regalo para poner debajo del gran “abbolito” de la normalización. Habría con ello una amenaza menos de filibusterismo, lo cual va a ser necesitado eventualmente para revocar la Helms-Burton.

 Para Marco Rubio, Ileana Ros-Lehtinen, Mario Díaz-Balart, Dan Burton, Albio Sires, y todos los demás miembros del Congreso que quieren continuar con sus juegos de poder para perpetuar nuestra retrógrada política hacia Cuba- ¡Un saco de carbón es lo que se merecen! O un cubo de chapapote. Lo que te sea más fácil.

Con suerte, el arribo de una nueva era traerá verdaderos cambios. El mundo ya tiene suficiente para preocuparse de verdaderas amenazas de terrorismo, crímenes de odio, y violencia sin sentido. Eliminar a Cuba de la lista de países terroristas demostrará que entendemos cuáles naciones implican un daño real a nosotros y cuáles no.

Esto es todo lo que te pido este año Santa. No tienes que concedérmelo inmediatamente. Si tienes que poner uno o dos de los pedidos en lista de espera hasta más entrado el año, entiendo. Pero por favor, no más de la misma “miedda” que nos has estado dando por años.

¡Gracias!

Ben

PS: Disfruta el café cubano y los casquitos de guayaba con queso que te dejamos en la mesa. Ojalá uno de estos años podamos dejarte (legalmente) un vaso con ron Habana Club y un robusto para que disfrutes durante tus viajes transoceánicos.

Benjamin Willis es músico en Queens, NY y co-fundador de CAFE (Cuban/ Americans for Engagement)

Traducción del original: María Isabel Alfonso

Publicado originalmente en Counterpunch.com: http://www.counterpunch.org/2012/12/24/all-i-want-for-christmas/

Share