Cuba

Noticias, notas y artículos sobre Cuba

Colaboraciones

Artículos y ensayos de colaboradores

Correo

Opiniones y cartas del lector

US-Mundo

Noticias y notas sobre Miami, US y el mundo

ei

Artículos y ensayos de Emilio Ichikawa

Inicio » Colaboraciones

Bruguera y su performance del partido

Enviado por en diciembre 18, 2012 – 9:53 am

Gustavo Silva

La artista Tania Bruguera parece haber marcado el colmo de la decadencia política de la nación cubana con «proyecto simbólico [que] pudiera convertirse en un proyecto real»: la recurva del Partido Revolucionario Cubano (PRC) en Cayo Hueso, bajo patrocinio de la Fundación Cisneros Fontanals Art, esto es: en estricta correspondencia con la ilusión de una Cuba libre forjada con dinero de otros, tal y como viene haciéndose con fondos federales de EE. UU.
De no ser otro performance, que evoca a Martí sin clubes patrióticos que aglutinar ni contribuciones de exiliados o inmigrantes cubanos, este PRC de Bruguera sería otra broma colosal como el gobierno exiliar presidido por Rodolfo Nodal Tarafa, la Asamblea para Promover la Sociedad Civil (APPSC) con 365 organizaciones, la diversidad ideológica: que Rafael Rojas percibe a distancia dentro de la Isla  —«hay organizaciones y líderes democristianos, liberales, socialdemócratas, socialistas democráticos y de los más variados nacionalismos»— o la cadena de documentos insensatos desde el Proyecto Varela (1998) hasta el Llamamiento urgente por una Cuba mejor y posible (2012).
De ser este PRC otro performance, como las tánganas de Vigilia Mambisa o esa Flotilla Democracia que rememora con fuegos artificiales el fiasco de Fernandina, Bruguera parece haber dado en el clavo de la política simbólica anticastrista: es ya solo cosa de performance.

Así y todo, la ocurrencia de reciclar al PRC dista mucho de ser arte original. Este arranque martiano bastardeó para siempre con aquel PRC Auténtico (1934) que sobrepasó con creces —en aquella república donde había mucho menos partidos legales que hoy ilegales bajo el castrismo— la cota de militancia (2% de los electores registrados) exigida para entrar al juego de la democracia y hubiera granado incluso la tercera ronda electoral (1952) de no ser por un general llamado Batista. Y por lo demás, El PRC brugueriano no tendrá jamás la fuerza de número de ninguno de los PRC anteriores, ni siquiera entre los espectadores.

-Foto: Tania Bruguera: Self Sabotage (Bienal de Venecia, 2009)

Share