Cuba

Noticias, notas y artículos sobre Cuba

Colaboraciones

Artículos y ensayos de colaboradores

Correo

Opiniones y cartas del lector

US-Mundo

Noticias y notas sobre Miami, US y el mundo

ei

Artículos y ensayos de Emilio Ichikawa

Inicio » general

Noviembre 27 (1954): Liberan a super espía

Enviado por en noviembre 27, 2012 – 0:07 am

El abogado y funcionario gubernamental estadounidense Alger Hiss (1904 – 96) sale de la prisión federal de Lewisburg tras cumplir 3 años y 8 meses de la condena (enero 25, 1950) a 5 años por perjurio en el segundo juicio generado por acusación de espionaje para la Unión Soviética, formulada (agosto 3, 1948) por el renegado Whittaker Chambers (1901-61), editor de la revista Time, ante el Comité de Actividades Anti-Estadounidenses de la Cámara de Representantes (HUAC, por sus siglas en inglés). Hiss sostuvo por siempre su inocencia y dio a imprenta sus descargos: In the Court of Public Opinion (Harper Collins, 1957), que giran alrededor de la falsificación de unos papeles para presentarlos como mecanografíados por Hiss. Tras el fin de la URSS, Hiss pidió revisar los archivos de inteligencia para verificar si aparecía en ellos. El general retirado Julius Kobyakov revelaría, luego de examen cuidadoso de los archivos de la seguridad soviética (KGB-NKVD) y los servicios afines, que Hiss no había tenido jamás relación alguna con ellos. Hacia 2007, la investigadora rusa Svetlana Chervonnaya ratificó que Hiss no constaba por ningún lado en los archivos soviéticos, pero Mark Kramer, director de Estudios de la Guerra Fría (Universidad de Harvard) soltó en conferencia (2009) del Centro Wilson que no creía ni una sola palabra de lo que decía Kobyakov. El historiador Ronald Radosh remacharía allí mismo con que había encontrado, entre los papeles del mariscal Voroshilov, dos notas de la inteligencia militar soviética (GRU) que mencionaban a Alger Hiss como «nuestro agente».

-Foto: Hiss en 1988 © William Coupon/Corbis. Ya estaba a punto de dar a imprenta su autobiografía Recollections of a Life (Little Brown, 1989), donde no cedió un ápice en su declarada inocencia.

Share